lunes, 13 de mayo de 2019

Funfetti cake


El sábado pasado fue mi cumpleaños así que la receta de hoy no podía ser otra que esta increíble funfetti cake. Esta tarta es la que le hice a mi sobrino Darío para celebrar su primer cumpleaños. ¿A que es preciosa? Pues he de decir que además de bonita está muy buena por lo que aquí les dejo la receta. Para prepararla vamos a necesitar:


Comenzamos tamizando juntas la harina, la levadura química y la sal y mezclamos bien hasta que quede todo integrado. Reservamos.
Por otra parte, batimos las claras de huevo junto con el buttermilk hasta conseguir una mezcla homogénea y reservamos.
A continuación, añadimos el azúcar y la mantequilla al bol de la amasadora y mezclamos a velocidad media durante un par de minutos hasta conseguir una mezcla cremosa y esponjosa. Despegamos los restos de masa de los laterales y el fondo del bol, así como de la pala, con una espátula de silicona y agregamos el extracto de vainilla. Mezclamos hasta integrar por completo.


Es el momento de incorporar los ingredientes que teníamos reservados alternándolos de la siguiente manera: 1/3 de los ingredientes secos (harina, levadura y sal), la mitad de los ingredientes húmedos (mezcla de buttermilk y claras), 1/3 de ingredientes secos, el resto de ingredientes húmedos y el último 1/3 de ingredientes secos. Es decir, empezamos y acabamos con los ingredientes secos, mezclando después cada adición sólo lo justo para integrar los ingredientes.
Finalmente, agregamos los fideos de colores y, ya a mano, mezclamos hasta distribuirlos uniformemente por toda la masa con ayuda de una espátula.



Pesamos la masa y la dividimos en 3 partes iguales para repartirla entre 3 moldes de 20 cm que habremos engrasado previamente. Alisamos la superficie y damos unos golpecitos suaves contra la  encimera para que libere cualquier burbuja de aire que haya podido quedar atrapada dentro de la masa.
Horneamos durante 30-35 minutos en el horno precalentado a 175º. Antes de sacar los bizcochos, comprobamos que estén bien horneados insertando una brocheta, si sale limpia ya está, si no, vamos comprobando cada par de minutos hasta que estén horneado.
Una vez los sacamos del horno, los dejamos enfriar en sus moldes sobre una rejilla durante 10 minutos. Pasados los diez minutos desmoldamos los bizcochos y los dejamos enfriar por completo bocabajo sobre la rejilla.


Para el relleno batimos la mantequilla junto con la nata y el icing sugar. Una vez estén bien integrados los ingredientes añadimos el chocolate blanco derretido y batimos hasta incorporar. Rellenamos la tarta con esta crema y con el resto cubrimos el exterior. Con ayuda de una espátula intentamos dejarla lo más lisa posible. Decoramos con fideos de colores y con chocolate blanco derretido con nata (100g de chocolate blanco con 40ml de nata) y unas gotas de colorante azul. Ya tenemos lista una increíble tarta de cumpleaños y que además está buenísima.



lunes, 6 de mayo de 2019

Arroz estilo sudafricano


Esta recta la hice para una fiesta temática con unos amigos que acababan de llegar de Sudáfrica, un viaje que recomiendo a todo el mundo. Nunca lo había hecho y desde que lo probamos es uno de esos acompañamientos a los que solemos recurrir. Es muy sencillo y está cargado de sabor así que ahí van los ingredientes que necesitas para prepararlo.


Comenzamos poniendo en un caldero un chorrito de aceite y agregamos las especias y el azúcar. Rehogamos un minuto antes de incorporar el arroz y remover hasta que tenga un tono brillante. Incorporamos el caldo y dejamos cocer.


A media cocción incorporamos las pasas y dejamos que se cocine hasta que se evapore todo el caldo y el arroz quede cocinado y suelto. Servimos como acompañamiento de un delicioso Bobotie (la receta puedes encontrarla aquí )



lunes, 29 de abril de 2019

Tarta mousse de limón y arándanos


Esta es una de esas tartas que en cuanto la ves sabes que tienes que hacerla. Además de bonita está buenísima y es muy fácil de hacer. Para hacer esta delicia los ingredientes que vamos a necesitar son:


Comenzamos preparando el lemon curd en el microondas y para ello derretimos la mantequilla en un bol y le añadimos los huevos batidos junto con el azúcar y el zumo de limón. Mezclamos bien y lo cocinamos en intervalos de 1 minuto en el microondas. Cada minuto lo sacamos y removemos hasta que consigamos que la crema espese (ojo que cuando se enfría espesa más) Dejamos que se enfríe cubierto con film trasparente.


Para la tarta empezamos haciendo la base. Trituramos las galletas y las mezclamos con la mantequilla derretida. Lo vertemos en un molde desmontable y con ayuda de una cuchara presionamos para conseguir una base compacta. Lo dejamos en la nevera mientras preparamos la primera capa de mousse.


Para la mousse de arándanos los ponemos en un cazo y los calentamos hasta que queden blandos. Los trituramos y los pasamos por un colador para eliminar los restos de pieles y semillas. Hidratamos la gelatina en el agua y la disolvemos en el microondas. Montamos la nata junto con el azúcar. Cuando esté semimontada añadimos la gelatina disuelta y finalmente el puré de arándanos. Lo mezclaremos con movimientos envolventes hasta que se integre. Vertemos sobre la base de la tarta y lo dejamos en la nevera mientras preparamos la otra capa de mousse.


Para la mousse de limón empezamos hidratando la gelatina en el agua fría y pasados unos minutos lo ponemos unos segundos en el microondas para disolverla. Montamos la nata junto con el azúcar. Cuando esté semimontada añadimos la gelatina disuelta y finalmente el lemon curd. Lo mezclaremos con movimientos envolventes hasta que se integre. Vertemos sobre la base de la tarta y lo dejamos en la nevera para que cuaje del todo (al menos ocho horas)


Una vez la tarta esté cuajada la desmoldamos y la decoramos con nata montada con un poco de azúcar y teñida con colorante alimenticio. No me diréis que no es preciosa y lo mejor es que está buenísima.


lunes, 22 de abril de 2019

Crema de zanahoria y tahina


Esta es una deliciosa crema de zanahoria con un toque exótico que le aportan la crema de tahina y los garbanzos especiados. Para este obtener este resultado tenemos tres elaboraciones muy, muy sencillas, la crema de zanahoria, la crema de tahina y los garbanzos especiados. Para prepararlas vamos a necesitar


Comenzamos preparando los garbanzos especiados para ello escurrimos los garbanzos y los ponemos en un bol junto con la cucharada de aceite y la mezcla de las especias. Repartimos sobre una bandeja de horno y los horneamos a 200 grados durante unos 40 minutos, yo los remuevo de vez en cuando para que se doren uniformemente. Los sacamos y dejamos que se enfríen por completo antes de meterlos en un recipiente hermético.


Para la crema de zanahoria picamos los ajos, la cebolla y las zanahorias y lo ponemos a rehogar en un caldero con un poco de aceite y sal. Incorporamos las especias y una vez rehogado añadimos el caldo. Cocinamos hasta que el caldo se reduzca y las zanahorias estén blandas. Para que la crema quede espesa yo dejo que el caldo se reduzca mucho. 


Para la salsa de tahina simplemente mezclamos tahina con zumo de limón. A mí me gusta añadirle bastante zumo de limón pero si no te gusta tanto el sabor cítrico puedes añadir un poco de zumo de limón junto con un poco de agua hasta conseguir una pasta cremosa.


Trituramos la crema de zanahoria y servimos. Añadimos una buena cucharada de salsa de tahina y un buen puñado de garbanzos especiados. Incorporamos un poco de sésamo negro y perejil picado. Ya tenemos un primer plato cargado de sabor (yo suelo preparar de más para que me sobre para la cena)

lunes, 15 de abril de 2019

Tarta mousse de Kinder


Para mi ahijada, Nora, no hay nada mejor que el huevo Kinder. Es más, cada vez que me voy de viaje le pregunto ¿qué quieres que te traiga Nora? Y ella me responde "un huevo, madrina" así que ya pueden imaginar para quién hice esta tarta. Es muy sencilla de preparar, suave y deliciosa así que ahi van los ingredientes que vamos a necesitar.


Comenzamos preparando la base de la tarta y para ello trituramos las galletas y las mezclamos con la mantequilla derretida. Mezclamos hasta que la galleta quede con aspecto de arena mojada. Vertemos en un molde desmontable y presionamos con una cuchara para que la base quede compacta. La dejamos en la nevera para preparar el relleno.


Para el relleno ponemos las dos hojas de gelatina a remojo en agua fría. Ponemos la nata a batir junto con el azúcar glasé. Una vez que la nata está bien montada derretimos los 300 gramos de chocolate Kinder en el microondas.


Una vez que el chocolate esté fundido le añadimos las hojas de gelatina bien escurridas y removemos enérgicamente para que se deshagan del todo. Incorporamos a la nata montada y batimos hasta que se incorporen los ingredientes. Vertemos en el molde y dejamos que la tarta coja consistencia al menos 8 horas antes de desmoldarla y decorarla.


Una vez transcurridas las ocho horas preparamos la cobertura de chocolate. Simplemente tenemos que derretir en el microondas el chocolate junto con la misma cantidad de nata. En menos de un minuto tendremos el chocolate derretido. Mezclamos bien y dejamos atemperar antes de desmoldar la tarta y cubrirla haciendo que el chocolate gotee por los bordes.


Para terminar con la decoración montamos el resto de la nata con el azúcar glasé y la metemos en una manga pastelera con una boquilla rizada. Decoramos por todo el borde y añadimos unos trocitos de barritas de Kinder. Ta tenemos lista la tarta que hará las delicias de todos los amantes de Kinder.


lunes, 8 de abril de 2019

Bizcocho de arándanos


Muchos tendrán la suerte de estar esta semana de vacaciones así que esta semana les dejo una de esas recetas que no se tarda nada en hacer y con la que podemos sorprender a familiares y amigos. Este bizcocho de arándanos con glaseado de queso y arándanos hará las delicias de todos. Para prepararlo vamos a necesitar...


Comenzamos preparando el bizcocho y para ello mezclamos el yogur griego (natural sin azúcar) con el aceite, los huevos y el azúcar. Añadimos la harina y la levadura tamizadas. Lo mezclamos todo e incorporamos los arándanos. Vertemos en un molde engrasado y lo metemos en el horno precalentado a 175 grados durante unos 50 minutos o hasta que al pincharlo el palillo salga seco. Dejamos atemperar diez minutos antes de desmoldarlo sobre una rejilla para que se enfríe por completo.


Para el glaseado comenzamos preparando la salsa de arándanos y para ello ponemos los arándanos en un cazo con una cucharada de azúcar y un poco de agua. Mientras se va calentando machacamos con un tenedor hasta que comience a hervir. Batimos con una batidora para triturarlo todo y lo pasamos por un colador. Volvemos a ponerlo en un cazo a calentar. Diluimos una cucharadita de maicena en un poquito de agua fría y la incorporamos a la salsa. Removemos bien y retiramos del fuego cuando comience a espesar.


Batimos el queso crema con el azúcar glas y le incorporamos una cucharada de la salsa de arándanos. Cubrimos el bizcocho con el queso crema y decoramos con el resto de la salsa de arándanos. Como puedes ver es un bizcocho muy sencillo. En lo que más se tarda es en la salsa de arándanos así que si vas con prisas o no se te apetece pasar tiempo en la cocina puedes prescindir de ella, incluso del glaseado de queso. El bizcocho en sí es delicioso.

lunes, 1 de abril de 2019

Timbal de corvina y batata con mojo verde


Queda poco para Semana Santa y no hay nada más típico en Canarias que comer Sancocho en Semana Santa. El Sancocho es una mezcla de pescado salado (generalmente cherne) con papas arrugadas, batata, pella de gofio y mojo verde. Yo para esta Semana Santa he simplificado bastante este plato y lo he convertido en un timbal de corvina con puro de batata y mojo verde.  Es un plato en el que se combinan un montón de sabores, dulces, salados, aromáticos. Para prepararlo vamos a necesitar:


Comenzamos desalando el pescado y para ello primero lavamos la corvina para retirar la sal que tenga adherida. Sumergimos el pescado en un bol lleno de agua fría y lo dejamos en la nevera al menos 48 horas cambiando el agua cada 12 horas. Tras el último cambio de agua ponemos el pescado a hervir en un caldero, en cuanto el agua comience a burbujear cocinamos 5 minutos, apagamos el fuego y dejamos el pescado en el agua hasta que se enfríe.


Mientras tanto cocemos la batata pelada y cortada en cubos con un poco de sal. Desmigamos el pescado quitándole la piel y las espinas. Escurrimos la batata una vez esté tierna y la trituramos con el tenedor para hacer un puré basto.


Para hacer el mojo machacamos los ajos junto con el cilantro y el comino en un mortero. Le añadimos sal, aceite y vinagre y removemos bien. Para montar el plato ponemos una base de puré de batata cubierta con la corvina desmigada y le añadimos una cucharadita de mojo verde. Podemos comerlo caliente pero a nosotros nos gusta más frío.