jueves, 26 de marzo de 2015

Lima pie con base de nueces de Macadamia


En mi familia nos encantan los cítricos así que esta tarta os imaginaréis que nos ha encantado. No os equivocáis, incluso se ha convertido en uno de nuestros favoritos así que esta semana la he vuelto a preparar para el cumpleaños de mi marido. Es una tarta muy sencilla y se me apetecía hacer otra base distinta a la clásica así que en cuanto vi esta receta en Sift and whisky me puse manos a la obra. Para esta tarta vamos a necesitar:


Comenzamos preparando la base de la tarta. Si no tenemos las nueces tostadas podemos hacerlo extendiéndolas en una bandeja de horno y cocinándolas a 175º durante unos cinco minutos hasta que estén doradas. Unas vez tostadas las trituramos y las mezclamos con la harina, el azúcar las y la sal. 



Finalmente incorporamos la mantequilla bien fría y cortada en cubitos. Trituramos con ayuda de una picadura hasta conseguir una textura arenosa. Añadimos el huevo y batimos para incorporarlo. Estiramos la masa y cubrimos el molde que vamos a utilizar previamente engrasado (yo uso spray desmoldante) Meter la base en el congelador durante media hora.


Una vez transcurrido el tiempo cubrimos la masa con papel de hornear y lo cubrimos con garbanzos. Lo metemos en el horno precalentado a 175º durante veinte minutos. Lo sacamos, retiramos los garbanzos y el papel de hornear y volvemos a meterla en el horno diez minutos más.


Mientras tanto vamos a preparar el relleno de la tarta. Simplemente batimos todos los ingredientes que quedan. La leche condensada con el zumo y la ralladura de lima y el yogurt griego. Una vez horneada la masa la cubrimos con esta crema y la volvemos a meter en el horno durante unos 30 o 35 minutos, hasta que cuaje. 


Dejamos que se enfríe completamente antes de meterla en la nevera durante al menos dos horas. En la receta original la cobertura era de miel pero a nosotros nos gusta más con merengue así que lo preparé como hago para la lemon pie. 


Ponemos 400g de azúcar con una vaso de agua en una cacerola fuego fuerte. Mientras dejamos que se reduzca batimos cuatro claras a punto de nieve. Añadimos el jarabe de azúcar a las claras montadas poco a poco mientras continuamos batiendo.


Cubrimos la tarta con el merengue y lo gratinamos en el horno a máxima potencia durante un minuto (hasta que se dore) Rallamos un poco de piel de lima y decoramos con nueces de Macadamia. Ya tenemos una tarta lista para sorprender.


lunes, 23 de marzo de 2015

Crema tailandesa de ñame


Desde que vi esta receta en pinterest me llamó mucho la atención por la combinación de sabores: picante, dulce, ácido... toda una explosión de sabores. La verdad es que no suelo cocinar mucho con ñame así que esteraste era perfecta para probar sabores nuevos. Para hacerla vamos a necesitar:


En un caldero de fondo grueso añadimos dos cucharadas de aceite de oliva y añadimos las chalotas cortadas en trozos. Cuando estén blandas añadimos los dientes de ajo prensados junto con el chile troceado (si no queremos que pique demasiado podemos retirar las semillas) y el jengibre rallado (más o menos dos buenas cucharadas)


Rehogamos un par de minutos y añadimos las especias, la cucharadita de curry, la media cucharadita de cúrcuma y la cucharadita de hierba limón. Removemos bin y dejamos que se cocine un par de minutos sin dejar de remover para que no se nos quemen las especias.


Añadimos la zanahoria y el ñame previamente pelado y troceado e incorporamos el caldo vegetal (si no tenemos caldo vegetal podemos sustituirlo por caldo de pollo) Salpimentamos, tapamos y dejamos que se cocine a fuego medio alto durante unos veinte o veinticinco minutos (hasta que el ñame esté cocinado)


Apartamos del fuego y dejamos que repose al menos diez minutos antes de triturarla hasta convertirla en una crema fina. Le añadimos la leche de coco, el azúcar, la salsa de soja y el zumo de lima y continuamos batiendo hasta que se integren todos los sabores.


Este es el momento de probar y ajustar los sabores a nuestros gustos. Podemos añadirle unas gotas de salsa picante Sriracha para potenciar más el picante, incorporar una pizca más de azúcar para equilibrar los sabores o añadir más zumo de lima para jugar con la acidez. 


Como digo, todo depende de nuestros gustos. Yo la dejé tal cual pero a la hora de servirla le añadí un chorrito de leche de coco y unas gotas de salsa picante ya que a mi marido le encanta. Es una crema de un sabor potente que nos ha encantado así que seguiré probando cosas nuevas.


miércoles, 18 de marzo de 2015

Cebra bundt cake


Chocolate y vainilla, una combinación que me encanta, nunca falla. Este bizcocho lo vi en pinterest y me lo guardé en favoritos para probarlo. Parecía complicado pero cuando lo haces ves que es muy sencillo y el resultado merece la pena. La receta es de Bakers royale y los ingredientes que vamos a necesitar son:


Comenzamos mezclando el un bol cien gramos de azúcar con el cacao puro y las seis cucharadas de agua. Lo batimos bien hasta que se integren bien los ingredientes y reservamos.


Con la ayuda de una batidora mezclamos la mantequilla con el resto del azúcar hasta conseguir una pasta cremosa. Añadimos los huevos de uno en uno, no incorporar otro huevo hasta que el anterior esté completamente integrado. Cortamos una vaina de vainilla por la mitad y con ayuda de un cuchillo raspamos las semillas para incorporarlas a la mezcla.


En un bol tamizamos la harina junto con la levadura y la sal e incorporamos un tercio de esta mezcla a nuestra masa. Batimos bien antes de incorporar la mitad de la leche y continuamos batiendo. Mezclamos con otro tercio de los ingredientes secos tamizados y vertemos el resto de la leche antes de incorporar el último tercio de ingredientes secos. Batimos bien.


Separamos en un bol un tercio de la masa que nos ha resultado y la batimos con la mezcla que habíamos reservado del cacao con el agua y el azúcar. Mezclamos bien para que se integren todos los ingredientes. Engrasamos el molde que vayamos a utilizar con spray desmoldante y lo rellenamos de la siguiente manera. 


Comenzamos poniendo dos cucharadas de la masa de vainilla y sobre éstas una cucharada de masa de chocolate. Encima ponemos una cucharada de masa de vainilla y luego otra de chocolate y así sucesivamente. Como una imagen vale más que mil palabras os pongo esta foto de Bakers roya en la que se ve muy claro cómo hacerlo.


Una vez terminadas nuestras masas metemos el molde en el horno precalentado a 170º durante unos 50-60 minutos mas o menos (hasta que pintemos con una brocheta y nos salga completamente limpia) 


No me diréis que no queda precioso. Además de bonito está buenísimo y si no que se lo pregunten a los compañeros de mi marido, que dieron buena cuenta de él.

lunes, 16 de marzo de 2015

Pollo glaseado al limón


La combinación de dulce y salado me chifla y si a esto le añadimos un toque cítrico ya no me puedo resistir. Esto es lo que me pasa cada vez que preparo este delicioso y sencillo pollo. Para prepararlo vamos a necesitar:


Si no tenemos buttermilk podemos hacerlo casero mezclando 200ml de leche con un buen chorro de zumo de limón. Mezclamos y reservamos. Antes de preparar la pollo vamos a hacer el glaseado y para ello mezclamos la miel, la salsa de soja, el jugo de piña, el zumo del limón, el azúcar moreno, el vinagre, el aceite y el ajo en polvo en un caldero y lo llevamos a ebullición.


Una vez comience a hervir, bajamos el fuego y lo dejamos cocinar unos quince minutos, hasta que comience a espesar. Retiramos del fuego y dejamos que se vaya enfriando mientras preparamos el pollo. Cortamos las pechugas en filetes gruesos y luego en tiras no muy estrechas.


Pasamos las tiras de pollo por harina, las remojamos en el buttermilk y volvemos a rebozarlas en harina.  Freímos las tiras de pollo en aceite bien caliente y las sumergimos en el glaseado. Servimos inmediatamente acompañadas con el resto de glaseado que nos ha sobrado.


Esta es una delicia difícil de resistir y una vez que lo pruebas quedas enganchado a su sabor para siempre. Hacedme caso y probad esta delicia con sabores asiáticos que seguro que os va a encantar.   


jueves, 12 de marzo de 2015

Fudge con caramelo salado


Si, lo se, soy mala, muuuyyyyy malaaaaaa. Pero juro que lo hice para regalar, aunque había que catarlo para dar el visto bueno (y se lo dimos!!) Este es uno de esos bocados hipercalóricos que no puedes hacer más de un par de veces al año pero merece la pena. Es un postre que me trae muy buenos recuerdos de nuestro viaje por Sudáfrica y da la casualidad que mañana tenemos una charla sobre este viaje que hicimos en la sala de Ámbito Cultural de El Corte Inglés de Las Palmas.
Para prepararlos vamos a necesitar


Derretimos el chocolate troceado con la mantequilla y la leche condensada. Podemos hacerlo al baño maría o en el microondas teniendo cuidado para que no se nos queme el chocolate (yo lo hago programado un minuto a máxima potencia, lo saco y lo remuevo bien y si aún no está todo el chocolate fundido le voy añadiendo 10 segundos en cada ocasión volviendo a remover antes de añadir más tiempo)


Una vez derretido el chocolate le añadimos la vainilla y el whisky y removemos bien hasta que se integren todos los sabores. Pasamos nuestro fudge a una bandeja cuadrada cubierta con papel para hornear y lo dejamos en la nevera al menos una hora antes de cubrirla con dulce de leche.


Volvemos a llevarlo a la nevera al menos dos horas y ya estará listo para desmoldarlo y cortarlo en cuadraditos. Para que nos sea más sencillo mojaremos el cuchillo bien afilado en agua muy caliente, lo secaremos y cortaremos primero a lo ancho y luego a lo largo (o al revés, como prefiráis)


Es el momento de espolvorearlo con unos cristales de sal Maldon. Ya veréis que esa explosión salada combinada con la potencia del chocolate os encantará. No me diréis que no es fácil de hacer, ahí radica la peligrosidad de este sencillo y delicioso postre.


lunes, 9 de marzo de 2015

Crema de pollo


A mi madre siempre le han encantado las sopas y más la de pollo. Debido a su enfermedad no puede tomar nada líquido en las comidas por lo que las sopas y caldos se han tenido que sustituir por cremas. En cuanto vi esta sopa densa y cremosa de pollo en pinterest me puse manos a la obra para que pudiera comerla. Para hacerla vamos a necesitar


Comenzamos preparando la crema y para ello ponemos el caldo de pollo a hervir. Mientras tanto mezclamos la harina con la leche hasta disolverla. Cuando rompa a hervir el caldo de pollo añadimos la mezcla de leche y harina junto con la sal, la pimienta, el ajo y la cebolla en polvo y el tomillo seco.


Removemos y una vez que rompa de nuevo el hervor bajamos el fuego y dejamos que espese a fuego medio (removiendo de vez en cuando para que no se nos pegue) Apagamos el fuego en cuanto tenga una consistencia cremosa y reservamos.


En una cacerola grande ponemos a pochar la zanahoria, el apio y la cebolla cortado en trozos no demasiado pequeños junto con dos cucharadas de aceite. En cuanto comiencen a ablandarse las verduras le añadimos la pechuga de pollo previamente asada y cortada en trozos.


Finalmente incorporamos la crema que habíamos reservado y mezclamos bien. Si vemos que se nos ha quedado demasiado espesa podemos añadirle un poco más de leche. Dejamos la sopa un par de minutos más al fuego y servimos.


Mi madre ha disfrutado un montón de esta crema de pollo y espero que a vosotros os guste tanto como en mi casa porque está buenísima y es muy sencilla de hacer así que no queda más que probarla.


viernes, 6 de marzo de 2015

Rollitos rellenos de queso y fresas


Esta es una receta de aprovechamiento que nos viene genial para darnos un capricho dulce sin muchas complicaciones. Para estos pollitos vamos a necesitar 


Como veréis no pongo las cantidades de queso crema, azúcar las o fresas que vamos a necesitar ya que es una receta de aprovecharemos y haremos el número de rollitos según los ingredientes que tengamos. A mí como me quedaba poco más de cien gramos de queso crema hice tres rollitos.


Aplanamos las rebanadas de pan de molde sin corteza con la ayuda de un rodillo (las dejamos lo más finas que podamos. En un bol mezclamos el queso crema con un poco de azúcar glas (esto lo dejo a vuestro gusto si os gusta poco dulce o muy dulce añadís más o menos azúcar)


Lavamos y cortamos unas cuantas fresas en cuadraditos pequeños. Pintamos cada rebanada de pan de molde con mantequilla fundida y le damos la vuelta. Ponemos una buena cucharada de queso crema con azúcar en un extremo del pan de molde aplanado (en la cara que no tiene mantequilla) haciendo una especie de churro. 


Añadimos un montón de trocitos de fresa y enrollamos haciendo un canutillo. Repetimos la misma operación para hacer todos los rollitos. En un plato mezclamos una cucharada de azúcar con una cucharadita de canela y rebozamos nuestros rollitos con esta mezcla.


Cubrimos una bandeja de horno con papel para hornear y colocamos nuestros rollitos. Los dejamos que se hagan en el horno precalentado a 200º durante unos quince o veinte minutos, hasta que queden dorados. Ya tenemos un sencillo postre con el que quitarnos el gusanillo de dulce.