lunes, 25 de julio de 2016

Mini tarta helada de crema pastelera sin azúcar


Ya sabéis que mi padre es diabético así que siempre que hay reunión familiar me encargo de hacerle algún postre especial para él ya que es un goloso empedernido y pasa mucho desconsuelo. Desde que descubrí la tagatosa suelo hacerle muchísimos postres y la verdad es que no nota la diferencia, parece que lo hago con azúcar. Esta receta la descubrí en el blog Rico sin azúcar de donde saco muchas ideas para mi padre. Para preparar estas mini tartas heladas vamos a necesitar...


Prepararemos la crema pastelera el día anterior y para ello pondremos la nata, la mantequilla y la vainilla en un cazo a calentar. Mientras tanto batiremos en un bol la leche, las yemas de huevo, la maizena y la tagatosa (o el azúcar)


Cuando la nata esté caliente la retiramos del fuego y la dejamos atemperar un par de minutos antes de añadirle la mezcla de las yemas del bol. Volvemos a poner el cazo a fuego medio y removemos continuamente hasta que la crema espese.


Cubrimos con film trasparente en contacto con la crema para evitar que se forme una costra y dejamos enfriar antes de llevar a la nevera.


Horneamos la lámina de hojaldre entre dos papeles de hornear y con una bandera encima para evitar que el hojaldre crezca. Lo metemos al horno precalentado a 200º durante quince minutos o hasta que estén doradas y crujientes.


Una vez frío el hojaldre lo cortamos con el molde con el que vamos a hacer las mini tartas. Yo he usado aros de emplatar. Cortamos todos los aros que podamos con mucho cuidado para que no se nos rompan. Ponemos una base de hojaldre dentro del molde y lo rellenamos con la crema pastelera. Cubrimos con otra capa de hojaldre y llevamos al congelador toda la noche.


Para desmoldar damos un poco de calor a los aros y dejamos la tarta reposar fuera de la nevera al menos media hora antes de consumir. Listo ya tenemos un postre fresquito para estos días de intenso calor y lo mejor es que lo pueden disfrutar las personas con diabetes.

lunes, 18 de julio de 2016

Toad in the hole.


Esta es una receta que he copiado de mi amiga Juana, de la cocina de babel. Ello lo hace con butifarra pero yo lo he hecho con salchichas frescas de cerdo. Es una forma distinta de comer salchichas y la verdad es que está muy bueno así que aquí os dejo la receta.


Comenzamos preparando la masa para que repose una hora antes de hornear esta tarta salada y para ello batimos los huevos en un bol grande e incorporamos la leche y el agua con gas. Mezclamos bien.


Incorporamos la harina junto con la sal tamizadas y batimos para que no nos queden grumos.  Finalmente incorporamos una cucharadita de mostaza y mezclamos hasta que se integre. Reservamos mientras preparamos el resto de los ingredientes.


Cortamos las cebollas en rodajas finas y reservamos. En una sartén grande que pueda ir luego al horno ponemos un chorrito de aceite de oliva y doramos las salchichas por ambos lados. Las sacamos y en el mismo aceite freímos las cebollas hasta que queden blandas junto con los dientes de ajo prensados y el tomillo fresco.


Una vez hecha la cebolla retiramos la sartén del fuego e incorporamos las salchichas y la masa. Añadimos un poco de pimienta recién molida y unas hojas más d tomillo fresco y lo llevamos al horno precalentado a 200º durante quince minutos. Pasado ese tiempo abrimos la puerta del horno para que salga el vapor y lo dejamos cinco minutos más para que se dore.


lunes, 11 de julio de 2016

Mini tartas de limón


Estos deliciosos postres individuales tienen un intenso sabor a limón, algo que encanta a mi familia por lo que se ha convertido en uno de nuestros postres favoritos. Están rellenas de lemon curd y se cubren con un esponjoso merengue que contrarresta la acidez del limón. Para prepararlas vamos a necesitar...


Empezamos preparando la crema de limón o lemon curd y para ello batimos los huevos con el azúcar y la pizca de sal. Añadimos el zumo de limón colado y lo ponemos al fuego al baño maría sin dejar de remover hasta que espese. 


Añadimos la mantequilla y seguimos removiendo hasta que se integre. Retiramos del fuego y dejamos enfriar. Trituramos las galletas digestivo y las ponemos en el fondo de nuestros vasitos. Rellenamos con la crema de limón y reservamos.


Preparamos el merengue y para ello ponemos las claras en un bol junto con el azúcar al baño maría y removemos hasta que el azúcar se deshaga. A continuación, fuera del fuego, batimos las claras con ayuda de unas varillas eléctricas hasta conseguir las claras bien montadas, firmes y brillantes.


Metemos el merengue en una manga pastelera y cubrimos nuestras mini tartas de limón con él. Los llevamos al horno precalentado con el gril y lo dejamos un minuto hasta que el merengue se dore (ojo que se quema enseguida!!) Ya podemos llevar las mini tartas a la nevera para que se enfríen por completo antes de disfrutar de estos pequeños placeres.


lunes, 4 de julio de 2016

Ojakhuri y nuestro semana en Georgia.


En abril estuvimos una semana de vacaciones en Georgia, un país desconocido y que merece la pena visitar. Tiene muchos lugares con encanto, monumentos dignos de conocer, paisajes que te sobrecogen, una gastronomía sabrosa y una gente con la que es un placer compartir tiempo. Si a todo esto le sumamos que es un destino bastante económico para nosotros y que además hay poco turismo, lo hacen perfecto para unas vacaciones inolvidables.
En la semana que estuvimos allí, gracias a nuestro increíble guía Alex pudimos descubrir de primera mano una cultura ancestral que ha logrado permanecer hasta nuestros días. Tan buenos momentos pasamos con Alex que más que un guía terminó convirtiéndose en un amigo con el que disfrutamos mucho más nuestra estancia en Georgia y gracias al que nos han quedado ganas de volver.


Nos quedamos en Tbilisi, su capital, en un piso que alquilamos a través de Airbnb y desde allí nos movíamos en el coche de Alex para visitar todos los pueblos y ciudades que nos recomendó. Al hablar sobre el blog de cocina Alex se esforzó en mostrarme la rica gastronomía del país parando incluso en un puesto de carretera para probar un delicioso pan dulce que según dicen es el mejor del país. Probamos numerosos panes georgianos, las típicas Kinkhali (unas empanadillas enormes que pueden estar rellenas de queso, de carne, ...), los kachapuri (panes rellenos de queso y huevo), ensalada, sopas, kebabs, diversas carnes y numerosas bebidas como la limonati o el famoso vino georgiano. Incluso tuvimos la suerte de visitar un antiguo viñedo en el que pudimos degustar algunos de sus productos. ¿Sabíais que Georgia es el primer país en donde se comenzó la fabricación del vino?


El Ojakhuri es otro de esos platos típicos georgianos que probamos y tengo que confesar que junto con el Kachapuri es de mis favoritos. Para preparar esta deliciosa receta vamos a necesitar...


Troceamos la carne de cerdo en cubos y los ponemos en un recipiente amplio junto con dos cebollas cortadas en juliana. Preparamos el macerado mezclando las dos cucharadas de sour cream, la cucharada de pasta de tomate, la cucharada de perejil picado, las dos cucharadas de vinagre y los 50 mililitros de vino blanco. Mezclamos bien y lo incorporamos a la carne y las cebollas.


Incorporamos las hojas de laurel, salpimentamos y dejamos que todo se macere durante al menos ocho horas. Yo lo dejé macerando desde la noche anterior para que la carne se impregnara de todos los sabores.

Una vez transcurrido el tiempo de maceración ponemos a calentar una sartén grande con un buen chorro de aceite. Una vez que el aceite esté caliente incorporamos la carne junto con las cebollas y el macerado y lo vamos friendo, removiendo de vez en cuando. 


Añadimos medio vaso de agua y removemos. Dejamos que la salsa se reduzca y terminamos de dorar la carne. Mientras tanto vamos friendo las papas en abundante aceite caliente. Para servir la carne cortamos la cebolla morada que nos quedaba en juliana y la espolvoreamos por encima de la carne junto con un poco más de perejil fresco. Ya tenemos listo este delicioso plato que serviremos con algo de ensalada y unos gajos de limón.


Si queréis ver más fotos de nuestro viaje a Georgia podéis hacerlo en pinchando aquí.

lunes, 27 de junio de 2016

Eton mess


Este clásico postre inglés es perfecto para esta época del año, los mercados están inundados de fresas jugosas y comienza a hacer buen tiempo por lo que se apetece comer postres fresquitos como éste. Para prepararlo vamos a necesitar...


Comenzamos preparando los merengues y para ello montamos las claras a punto de nieve. Cuando estén casi montadas vamos añadiendo el azúcar poco a poco y seguimos batiendo hasta conseguir un merengue bien firme. Cubrimos la bandeja del horno con papel para hornear y vamos colocando cucharadas de merengue sobre ella dejando espacio entre cada merengue. Los metemos en el horno precalentado a 140º y los horneamos durante una hora. Una vez transcurrido el tiempo de horneado apagamos el horno y dejamos los merengues dentro con la puerta cerrada para que se terminen de secar hasta que se enfríen completamente (mejor toda la noche)


Cortamos las fresas y las ponemos en un bol junto con las dos cucharadas de azúcar las y las dos de zumo de limón. Removemos bien y dejamos reposar tapadas con film trasparente durante un cuarto de hora. Este sería el momento perfecto para montar la nata con un poco de azúcar, lo justo para endulzarla a nuestro gusto.

Para montar el postre vamos añadiendo capas de nata montada, fresas (con un poco del jugo que han soltado de la maceración) y unos trozos de merengue. Seguimos haciendo capas hasta llenar nuestras copas o vasitos de presentación.  Podemos decorarlas con unas hojas de menta fresca. Ya tenemos listo este clásico postre inglés.

lunes, 20 de junio de 2016

Pollo a la coca cola.


Siempre he tenido curiosidad por probar el famoso pollo a la coca cola pero nunca me había puesto manos a la obra con la receta. Siempre había visto hacer esta receta con un sobre de sopa de cebolla pero al ver esta sencilla receta me dispuse a probarla y la verdad es que se ha convertido en uno de los aperitivos preferidos de nuestros amigos en días de partido. Para prepararlo vamos a necesitar...


Comenzamos preparando el pollo y para ello le quitamos la piel y lo ponemos en un bol junto con una cucharada de aceite de oliva, media cucharadita de ajo en polvo, media de cebolla en polvo, sal y pimienta. Removemos bien para que el pollo se impregne con los sabores. 


Colocamos los jamoncitos de pollo en una bandeja apta para horno colocándolos en una sola capa. Los llevamos al horno precalentado a 200º y los cocinamos durante unos 45 minutos (a media cocción les daremos la vuelta para que se doren por ambos lados.


Mientras se hace el pollo vamos preparando la salsa. Trituramos la cebolla y el ajo y la ponemos en un cazo junto con el azúcar moreno y la coca cola.Lo llevamos a ebullición y bajamos a medio fuego para que se cocine unos veinte minutos y la salsa se reduzca a la mitad. 


Colamos la salsa y le añadimos una cucharada de maicena, removemos bien y la llevamos al fuego para que espese (si vemos que es necesario podemos añadir otra cucharada de maicena) Cocinamos unos cinco minutos y retiramos del fuego. Añadimos la salsa caliente al pollo y removemos para que se impregne bien en la salsa. Ya tenemos el aperitivo listo. A disfrutar!!


lunes, 13 de junio de 2016

Tarta de lima y fresa.


Ayer celebramos nuestro decimo séptimo aniversario de boda así que no podía dejar pasar la ocasión de publicar la receta de esta deliciosa tarta de lima y fresa. Es una tarta muy vistosa y he de confesar que mis hermanas se pelearon para repartirse las sobras, jajajaja, así que ya os podéis imaginar lo bueno que estaba. Para prepararla vamos a necesitar


Vamos a comenzar haciendo el bizcocho y para ello ponemos la mantequilla y el azúcar a batir hasta que quede cremosa. Vamos añadiendo los huevos de uno en uno (no incorporamos el siguiente hasta que el huevo esté completamente integrado)


A continuación vamos incorporando las yemas de una en una. Incorporamos la ralladura de dos limas y seguimos batiendo. De vez en cuando limpiamos los bordes del bol de la batidora con la ayuda de una espátula para que todo se mezcle completamente. 


Añadimos el zumo de lima, batimos e incorporamos la mitad de la harina junto con la levadura tamizadas. Seguimos batiendo y en cuanto todos los ingredientes estén bien mezclados añadimos la leche, batimos y añadimos el resto de harina y levadura tamizadas. Para terminar teñimos la masa de verde con un par de gotas de colorante.


Forramos dos moldes desmoldables de 18cm con papel de hornear y dividimos la masa en dos. Lo llevamos al horno precalentado a 175º durante una hora o hasta que al pinchar el centro del bizcocho el palillo salga limpio. 


Mientras se cocina el bizcocho vamos a preparar el frosting y para ello batimos la nata bien fría y le añadimos el azúcar y las fresas trituradas (podemos colar el puré de fresas para evitar las semillas pero yo se las he dejado) Probamos y si vemos que no ha quedado suficientemente dulce le podemos añadir un poco más de azúcar. Yo le añadí un par de gotas de colorante rosa, pero no es imprescindible. Lo dejamos en la nevera.


Una vez horneados los bizcochos esperamos diez minutos antes de desmoldarlos sobre una rejilla para que se enfríen completamente antes de cortarlos por la mitad con la ayuda de una lira.


Para montar la tarta vamos intercalando capas de bizcocho con el relleno de nata y fresa y para decorar cubrimos la tarta con el resto de la nata. Yo la he dejado con formas irregulares y la he decorado con unas lascas finas de lima y unas fresas pero eso es a gusto del consumidor.


No me diréis que no es vistosa y ya os puedo asegurar que está buenísima así que sólo queda que os animéis a hacerla y luego me contéis si he exagerado o si me quedo corta.