lunes, 17 de diciembre de 2018

Pudding de speculoos


Desde que descubrí la crema de speculoos me he aficionado mucho a ella. Es muy versátil, sobre todo para la repostería y ya la he probado en varios postres. Uno de ellos es este jugoso pudín de speculoos. Tenía un bizcocho que se me estaba quedando un poco duro y un bote de crema de speculoos crunchy así que hice la mezcla y este es el resultado. Los ingredientes que utilicé son:


Comenzamos calentando la leche con las tres cucharadas de crema de speculoos (si quieres potenciar aun más el sabor puedes ser generoso y añadir un poco más) y removemos hasta que se mezclen perfectamente. En un bol grande batimos los huevos junto con el azúcar y la nata. Le añadimos el bizcocho triturado y la leche caliente con la crema de speculoos. 


Ponemos caramelo en un molde rectangular y lo rellenamos con la crema del pudding. Lo cocinamos en el horno precalentado a 160º al baño maría durante unos 55 minutos (o hasta que al pincharlo con un palillo, éste salga limpio) Lo dejamos enfriar antes de desmoldarlo y ya lo tenemos listo para consumir.


lunes, 10 de diciembre de 2018

Tarta mousse de café


Ya estamos en plena época navideña y se suceden los encuentros con familiares y amigos. Justo para uno de estos encuentros hice esta deliciosa tarta mousse de café que tenía pendiente desde que la vi en el blog de María Lunarillos. La cena era con las compañeras del colegio (con algunas hacía más de 25 años con las que no coincidía) y como sabía que la sobremesa se iba a alargar muchísimo quise mezclar el postre con el café y he de decir que fue todo un acierto. Para preparar la tarta vamos a necesitar:


Comenzamos con la base de la tarta y para ello trituramos las galletas y las mezclamos con la mantequilla derretida. Vertemos sobre la base de un molde desmontable y presionamos hasta conseguir una capa compacta y uniforme. Lo llevamos a la nevera mientras preparamos el relleno.


Ponemos a hidratar la gelatina en polvo con el agua fría en un bol. Preparamos el café bien cargado y una vez hecho le añadimos la gelatina hidratada a los 160ml de café bien caliente. Removemos bien para que se disuelva y reservamos. En un bol montamos la nata y en otro batimos el mascarpone con el azúcar y el café con la gelatina disuelta. Mezclamos las dos elaboraciones con movimientos envolventes hasta que se integren todos los ingredientes.


Vertemos la mezcla sobre la base de la tarta que teníamos en la nevera. Alisamos la capa superior para que nos quede perfecta y damos unos golpecitos al molde sobre la encimara para que la mousse quede bien repartida y no queden burbujas de aire. Lo llevamos a la nevera y dejamos que cuaje al menos 5 horas aunque yo refiero dejarla toda la noche. Una vez esté cuajada la decoramos con el chocolate. Podemos rallarlo y cortarlo como hice yo. Ya tenemos la tarta lista para una sobremesa de lo más dulce.


lunes, 3 de diciembre de 2018

Tarta Snickers


Esta tarta la hice ya hace unos meses para el cumpleaños de un amigo y fue todo un éxito. La receta la encontré en el blog de Alma Obregón y aunque hice alguna modificación (con las cantidades de azúcar) el resultado fue espectacular. Para prepararla vamos a necesitar estos ingredientes:


Comenzamos preparando el bizcocho batiendo el aceite junto con el azúcar y los huevos hasta que estén integrados. Añadimos la mezcla de la harina, la levadura y el cacao tamizados y seguimos batiendo. Incorporamos la leche y la vainilla, mezclamos y una vez esté todo integrado incorporamos el agua hirviendo. Nos resulta una masa bastante líquida así que forraremos el molde con papel para hornear antes de verter la masa. Hornearemos en el horno precalentado a 175º durante una hora más o menos o hasta que los bordes se separen un poco del molde y al pinchar salga el palillo limpio. Lo dejamos enfriar por completo sobre una rejilla antes de desmoldarlo ya que se nos puede romper si lo hacemos cuando aún esté caliente.


Cuando el bizcocho esté ya casi frío nos pondremos manos a la obra con la crema. Para ello batimos la mantequilla (que ha de estar a temperatura ambiente) junto con la mantequilla de cacahuete y el azúcar las tamizado. Una vez esté todo bien integrado y obtengamos una crema esponjosa incorporamos la nata y batimos hasta conseguir una crema consistente (cuidado que si batimos de más se nos cortará) Pasamos la crema a una manga pastelera con boquilla 1M de Wilton y reservamos (yo la dejo en la nevera unos minutos)


Desmoldamos el bizcocho con cuidado y lo cortamos en tres partes iguales con ayuda de una lira. Vamos cubriendo cada capa con la crema que tenemos preparada y le añadimos un poco de chocolate  de caramelos toffe fundidos. Cuando terminemos de montar la tarta decoraremos con el resto de crema que nos queda y con unas mini snickers. Ya tenemos la tarta lista para hincarle el diente y ya les digo yo que es muy difícil resistirse.

lunes, 26 de noviembre de 2018

Ensalada de couscous, garbanzos especiados y dátiles.


Esta receta me la dio hace tiempo mi hermana Sonia y se ha convertido en una de nuestras favoritas para hacer cuando vienen los amigos a casa. Es muy sencilla y sorprende por la mezcla de sabores así que ahí va la receta:


Comenzamos preparando los garbanzos espaciados (yo los suelo tener preparados y los uso como snack o para completar una ensalada como ésta) Comenzamos mezclando todas las especias y el zumo del limón en un bol al que le añadiremos los garbanzos escurridos y secos.  Mezclamos con cuidado para que no se deshagan los garbanzos y una vez estén impregnados del rico sabor de las especies los colocamos en una bandeja apta para el horno y los horneamos a 200º durante 40 minutos (removiéndolos de vez en cuando para que se hagan bien por todos lados)


Una vez fuera del horno los dejaremos enfriar por completo antes de meteros en un tarro con cierre hermético para conservarlos. Para preparar la ensalada simplemente vamos a ir colocando los ingredientes por capas. Comenzamos con una base de mezclum de lechugas que cubriremos con el couscous ya cocinado y frío (para hacer el couscous simplemente lo ponemos en un bol y lo cubrimos con caldo bien caliente, lo tapamos y dejamos que el caldo se consuma por completo)


Terminamos añadiendo los tomates cherry cortados por la mitad, los dátiles deshuesados, los garbanzos espaciados y unas hojitas de hierbabuena o de menta. Aliñamos con aceite de oliva virgen extra y con un chorrito de crema de vinagre balsámico y listo. Ya tenemos la ensalada preparada y lista para disfrutar. No me diréis que no es fácil (mi hermana no se complica y la hace con los garbanzos de bote sin especiar)


lunes, 19 de noviembre de 2018

Bundt cake de plátano


Este es uno de los bizcochos más jugosos que he probado, es suave, esponjoso y desprende un aroma delicioso. La receta la vi en el blog de sabores y momentos y desde entonces lo he hecho en más de una ocasión. Para prepararlo vamos a necesitar:


El ingrediente principal de este bundt cake es el plátano así que debemos buscar un plátano cargado de sabor, como el de Canarias, y no esas bananas del súper que apenas tienen sabor. Comenzamos batiendo la mantequilla, que ha de estar a temperatura ambiente, junto con el azúcar hasta que nos quede una masa cremosa. Vamos añadiendo los huevos de uno en uno (no añadimos otro huevo hasta que el anterior se haya integrado completamente en la masa)


Incorporamos la mezcla de harina, levadura y bicarbonato previamente tamizados junto con la nata agria y batimos hasta que se integren. Finalmente añadimos los plátanos triturados (o machacados con un tenedor) y mezclamos bien. Vertemos la masa en un molde engrasado y golpeamos suavemente la base del molde contra la mesa para que la masa se reparta bien y se rompan las burbujas de aire que han quedado en el interior. 


Llevamos nuestro molde al horno precalentado a 175º y cocinamos durante unos 65 o 70 minutos o hasta que comprobemos con un palillo que está completamente hecho. Una vez fuera del horno lo dejaremos atemperar 10 minutos antes de desmoldar el bizcocho sobre una rejilla para que se termine de enfriar por completo. Una vez bien frío lo guardamos tapado para que no se nos reseque (aunque no creo que dure lo suficiente para que se de el caso)


lunes, 12 de noviembre de 2018

Tarta brownie y crema de speculoos


Esta es una de esas recetas que tenía pendiente de publicar desde hacía bastante tiempo. No se por qué he dejado que pasara tanto tiempo antes de decidirme a escribir la receta porque he de decir que fue todo un éxito. Para prepararla vamos a necesitar:


Comenzamos preparando nuestro brownie y para ello derretimos la mantequilla y el chocolate en un cazo. Mientras tanto batimos los huevos con unas varillas hasta que doblen su volumen. Incorporamos la mezcla de cacao, harina y levadura previamente tamizados al chocolate derretido con la mantequilla. Añadimos el azúcar y lo batimos para que se incorporen todos los ingredientes. Finalmente incorporamos los huevos batidos y los mezclamos con movimientos envolventes para que no se nos baje el volumen.


Vertemos la mezcla en un molde de 18cm engrasado y forrado con papel para hornear. Lo meteremos en el horno precalentado a 180º y lo dejamos cocinar una media hora o hasta que al pinchar el centro  del bizcocho el palillo salga limpio. Una vez fuera del horno lo dejamos atemperar al menos 10 minutos antes de desmoldar sobre una rejilla para que se enfríe por completo. 


Una vez frío envuelvo el bizcocho en film trasparente y lo dejo en la nevera un par de horas para que sea más fácil de cortar las capas sin que se desmigaje mucho. Mientras tanto vamos a prepara la crema del relleno y para ello batimos la nata junto con el azúcar y las tres cucharadas de speculoos (estas cantidades de azúcar y de crema podemos variarla según nuestros gustos) hasta que quede bien montada.


Es el momento de montar la  tarta y para ello partimos el bizcocho en tres capas iguales con ayuda de una lira. Rellenamos cada una de las capas con una generosa capa de nata con speculoos y terminamos decorando con el resto de nata y con unos maltesers. Dejamos en la nevera al menos 5 horas (yo suelo dejarla toda la noche para que se potencien los sabores) y ya tenemos esta deliciosa tarta lista para consumir.



lunes, 5 de noviembre de 2018

Gua Bao con pulled pork



Me encanta preparar cenas en casa para mis amigos, probar recetas nuevas y ver con qué les puedo sorprender. Hace ya un par de semanas se me ocurrió hacerles estos deliciosos panes bao rellenos de cerdo deshilachado que había visto en Las rectas de MJ. Son mucho más sencillos de preparar de lo que creía y el resultado es espectacular así que ahí van los ingredientes que necesitaremos:


Comenzamos marcando la pieza de carne en una olla con un chorrito de aceite bien caliente. Una vez dorada por todos lados la sacamos y añadimos los ajos, el jengibre rallado, los anises y la cucharadita de 5 especias chinas. Removemos bien e incorporamos media cebolla roja picada, 60ml de vino de arroz, una cucharada de salsa de soja, dos de salsa de ostras, una de aceite de sésamo y tres de azúcar. Removemos bien y añadimos de nuevo la pieza de carne. Cubrimos con agua y cerramos la olla exprés. Desde que suena el pitorro de la presión la dejamos a fuego medio durante dos horas.


Cuando termine de cocinarse la carne la sacamos de la olla y la dejamos enfriar para poder desmenuzarla. Colamos el caldo y lo dejamos reducir durante 30 minutos a fuego medio. Le incorporamos carne y dejamos que se siga reduciendo la salsa durante 15 minutos más.
Para preparar los pepinos marinados los cortaos en láminas finas y las colocamos en una bandeja. Le echamos una cucharada de sal en escamas y dos de azúcar, lo removemos bien y lo dejamos en la nevera unos 20 minutos.


Para preparar los panecillos echamos dos gramos y medio de levadura seca en 125ml de agua tibia. Removemos bien, añadimos 15 gramos de azúcar y lo dejamos reposar 5 minutos. En un bol grande pondremos la harina y el bicarbonato, lo mezclaremos y haremos un hueco en el centro para ir incorporando poco a poco el agua con el azúcar y la levadura. Vamos mezclando con unas varillas hasta conseguir una masa más compacta que terminaremos de amasar con las manos. Sacamos del bol y amasamos hasta conseguir una masa lisa y poco pegajosa. Haremos una bola y la dejaremos reposar en un bol tapado con un paño húmedo durante 20 minutos. 


Enharinamos la superficie de trabajo, cortamos porciones de masa de 30 gramos y les damos forma de bola. Con ayuda de un rodillo le damos forma ovalada y las doblamos por la mitad colocando un trocito de papel de hornear en medio para que no toque masa con masa y así no se nos peque al cocinar. Lo dejamos reposar en una bandeja otros 20 minutos. Para hacerlos al vapor ponemos un caldero con agua hirviendo del tamaño de nuestra vaporera de bambú. En la base ponemos papel de hornear y colocamos los panecillo con el papel en medio sin que se toque entre ellos (los haremos en varias tandas) Los tapamos y dejamos cocinar unos 5 minutos (dependiendo del tamaño del gua bao) hasta que se hinchen y queden esponjosos. 


Una vez hechos los sacamos de la vaporera, retiramos el papel del centro con cuidado y los rellenamos con el pepino macerado, la carne deshilachada, unos gajos de cebolla morada, iros cacahuetes fritos y alguna hoja verde (cilantro, perejil o lechuga) Ya tenemos unos bocados deliciosos difíciles de resistir. Repetiremos este proceso hasta terminar de preparar todos los panecillos (unos 10 o 12 más o menos)