domingo, 21 de diciembre de 2014

Brazo gitano de marisco


Este es un entrante imprescindible en las navidades de mi casa. Es más, según mi hermana Noemi "si no hay brazo gitano de marisco parece que no es Navidad" La receta la tengo desde hace muchísimos años y me la dio una compañera del trabajo de mi marido. Para hacerlo necesitaremos


Podemos preparar la plancha de bizcocho nosotros mismos pero he de decir que con todo lo que tengo que hacer en estas fechas siempre compro la plancha de bizcocho hecha. Así que comenzamos preparando a preparar el relleno.


Ponemos los cuatro huevos a cocer y mientras tanto pelamos los langostinos y los troceamos (reservamos unos cuantos langostinos para decorar). Picamos los palitos de cangrejo y un puñado de pepinillos (si no os gustan los pepinillos, como es el caso de mi madre, podemos sustituirlos por aguacate)


Pelamos los huevos cocidos y los picamos (reservamos una yema de huevo cocida para decorar). Preparamos la salsa rosa mezclando la mahonesa con el ketchup, un chorrito de coñac y el zumo de media naranja. Picamos la lechuga finita y estendemos la plancha de bizcocho para comenzar a rellenarla.


Cubrimos el bizcocho con una buena cantidad de salsa rosa (dejamos lo justo para cubrirlo por fuera) y extendemos la lechuga troceada. A continuación ponemos los langostinos, el cangrejo, el huevo duro y los pepinillos. Con mucho cuidado hacemos rodar el bizcocho sobre sí mismo para formar el brazo gitano y lo cubrimos con el resto de salsa rosa. Lo decoramos con langostinos, rodajas de pepinillo y yema de huevo duro desmenuzada. Así, sin complicaciones tenemos un entrante de lujo para nuestra mesa navideña. Espero que os guste y aprovecho para desearos FELIZ NAVIDAD.


miércoles, 17 de diciembre de 2014

Tarta mousse de turrón


Siempre he asociado el turrón a la Navidad, desde que tengo uso de razón me acuerdo de ese plato con trocitos de turrón que ponía mi tía en su casa para agasajar a todo el que la visitara por estas fechas, o a mi abuela que se escondía una tableta entera para ella y si le preguntabas te lo negaba!! Es un dulce que me trae muchos recuerdos y hace más de diez años que preparo esta mousse para mi familia, después de aprender a hacerla en una charla de cocina navideña en El Corte Inglés. Aquí van los ingredientes que vamos a necesitar.  


Comenzamos haciendo el bizcocho de chocolate. Batimos la mantequilla blanda con el azúcar glass tamizada hasta que blanquee y quede esponjosa. Mientras hervimos el agua y la mezclamos con el azúcar moreno y el cacao sin azúcar. Mientras tanto vamos añadiendo los huevos de uno en uno a la mezcla de mantequilla y azúcar glass. Incorporamos la mitad de los ingredientes secos tamizados (harina, levadura y bicarbonato) y batimos hasta que se mezclen. Añadimos el agua con el azúcar y el cacao, batimos y finalmente incorporamos el resto de los ingredientes secos. Batimos bien y lo vertemos en un molde grande engrasado. Yo he usado una bandeja de pyrex bastante grande ya que lo que quería era un bizcocho bajo para usar como base de mi tarta. Lo llevamos al horno precalentado a 180º durante una media hora. Esto dependerá del molde que usemos ya que si usamos unos redondo pequeño para hacer un bizcocho más alto necesitaremos algo más de tiempo. Una vez fuera del horno lo dejamos enfriara unos 10 minutos antes de desmoldarlo para que se enfríe completamente.


Mientras se enfría el bizcocho de chocolate vamos preparando nuestra ousse de turrón y para ello comenzamos poniendo a hidratar la gelatina con un poco de agua. Trituramos el turrón y lo ponemos en un cazo junto con la mitad de la nata y el azúcar. Lo batimos bien para que se integren y sin dejar de remover (para que no se nos pegue) añadimos la gelatina bien escurrida para que se disuelva en nuestra mezcla. Retiramos del fuego y dejamos enfriar. Mientras, batimos las claras a punto de nieve y las reservamos en la nevera. Una vez fría la crema de turrón, montamos el resto de la nata y le añadimos la crema. Batimos con cuidado y finalmente con la ayuda de una espátula incorporamos las claras montadas a punto de nieve con movimientos envolventes, de abajo hacia arriba.


Yo he presentado esta tarta en porciones individuales y para ello he hecho lo siguiente. Con ayuda de una cortapasta redondo (o de un aro de emplatar) he cortado los círculos de bizcocho de chocolate (si lo hemos hecho muy alto lo cortamos por la mitad para que nos quede una base no muy alta) Engrasamos el cortapasta y lo cubrimos con papel de hornear. Rellenamos con la mousse de turrón y lo llevamos al frigorífico al menos seis horas.  Si queremos hacer una única tarta horneamos el bizcocho en un molde desmoldable, lo dejamos enfriar y lo rellenamos con la mousse de turrón.


Una vez esté bien frío lo desmoldamos y lo decoramos como más nos guste. En esta ocasión he dibujado unos arbolitos navideños con chocolate fundido y los de decorado con bolitas de azúcar de colores (nonpareil). Espero que os guste.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Whisky caramel ribs


Siempre he sido una gran fan de las costillas pero nunca me había atrevido a prepararlas en casa con otra salsa que no fuera barbacoa. Sabéis que me encantan las combinaciones de dulce y salado así que en cuanto vi esta receta en la revista de Donna Hay supe que no podría resistirme. Aquí van los ingredientes para dos personas.


Comenzamos preparando las costillas y para ello ponemos el vinagre, la cebolla, el azúcar, la sal y el agua en un caldero alto y lo llevamos a ebullición. Entonces introducimos los dos costillares enteros y reducimos el fuego a la mitad. Si vemos que los costillares no están cubiertos de agua le añadimos un poco más.


Dejamos cocinar los costillares unos treinta o cuarenta minutos, hasta que estén tiernas. Mientras las costillas se están cocinando preparamos la salsa para marinarlas. Simplemente mezclamos todos los ingredientes de la salsa en un bol y reservamos hasta sacar las costillas.


Unas vez cocinadas las costillas las colocamos en una bandeja grande (en donde quepan completamente estiradas) y las bañamos con la salsa. Cubrimos con film transparente y lo dejamos macerando en la nevera al menos veinticuatro horas.


Pasadas las veinticuatro horas precalentamos el horno a 220º y colocamos los costillares sobre la bandeja del horno cubierta con papel para hornear. Cocinamos en el horno durante veinte minutos, abriendo cada cinco minutos para pintar con la salsa. Mientras tanto podemos preparar unas piñas como acompañamiento.


Ponemos las dos piñas a hervir con un puñado de sal. Mientras tanto mezclamos la mantequilla, el perejil picado bien fino, el ajo prensado, la sal y el medio chile bien picado (si no os gusta mucho el picante, quitarle las semillas) 


Una vez hervidas, pasamos las piñas por la plancha y las embadurnamos con la mantequilla espaciada que hemos preparado. Con la salsa de whisky y caramelo que nos ha sobrado podemos espesarla para servirla en la mesa y rebañar las costillas en ella. Para ello simplemente la llevamos a ebullición en un cazo y tendremos una espesa y deliciosa salsa para chuparse los dedos.


Servimos cada costillar en una tabla acompañado con una piña y un cuchillo y listo. Os prometo que se van a chupar los dedos, nadie se puede resistir a esta delicia.


miércoles, 10 de diciembre de 2014

Espirales de hojaldre con nueces, chocolate y caramelo.


Este es uno de esos dulces peligrosos. Si, peligrosos de verdad porque son tan fáciles de hacer y están tan buenos que podemos engancharnos sin darnos cuenta. Se los hice a un compañero de mi marido que nos hizo un favor con una instalación en casa y desde entonces son un desayuno habitual los fines de semana. Para hacerlos vamos a necesitar


Estiramos la lámina de hojaldre y la espolvoreamos con azúcar moreno. Le pasamos un rodillo para que el azúcar se pegue bien a la masa ( igual que hice al preparar las palmeritas de ambrosía Tirma)


Picamos las nueces y los caramelos en trocitos pequeños y cubrimos la lámina de hojaldre con las nueces, los caramelos y las chips de chocolate. Enrollamos la masa y la metemos en la necera al menos una hora.


Una vez transcurrido el tiempo, sacamos la masa de la nevera y cortamos las espirales. Las colocamos sobre una bandeja cubierta con papel para horno y las llevamos al horno precalentado a 200º unos diez minutos o hasta que veamos que están bien doradas.


Las dejamos enfriar completamente antes de consumirlas ya que al tener caramelo podemos quemarnos muy fácilmente (lo digo por experiencia) Así que no seáis impacientes y esperar al menos hasta que se templen.


lunes, 8 de diciembre de 2014

Ensalada de otoño


Esta ensalada es una interpretación de una que probamos este otoño en nuestras vacaciones en Sudáfrica. Es una ensalada templada en la que se combinan unos sabores deliciosos (o eso es lo que nos pareció a nosotros) y para prepararla vamos a necesitar


Comenzamos preparando el aliño de miel y mostaza y para ello batimos el aceite, el vinagre, la mostaza y la miel y lo reservamos en un a jarrita para servir junto a la ensalada.


En una sartén pequeña ponemos a dorar los taquitos de beicon sin nada de aceite a fuego alto y ponemos una parrilla a calentar con una pizca de aceite. 


Mientras se dora el beicon y se calienta la parrilla comenzamos a montar la ensalada. En un plato o bol colocamos un buen puñado de canónigos junto con unos cuantos tomates pera. Colocamos un buen filete de enterito en la parrilla bien caliente (yo los pido de algo más de un dedo de ancho)


A nosotros nos gusta la carne en su punto por lo que lo dejamos cocinar unos tres o cuatro minutos por cada lado (si os gusta más hecho lo dejaréis más tiempo en la parrilla) Lo sacamos y lo dejamos reposar al menos cinco minutos de reposo en la tabla. Sacamos el bacon bien tostado y lo dejamos sobre un papel absorbente para eliminar toda la grasa.


Cortamos el entrecot en tiras, lo salpimentamos y lo colocamos sobre la ensalada. Espolvoreamos con el baicon y la cebolla crujiente. Cortamos unos trocitos de queso roquefort y le añadimos unas cucharaditas del aliño. servimos inmediatamente y a disfrutar.


jueves, 4 de diciembre de 2014

Spaguettis con aceitunas, piñones y anchoas


Ésta es una receta de Nigella Lawson y la ví en un programa de Canal cocina. Me gustó mucho por su sencillez y para este verano es una receta que haré en más de una ocasión ya que no tardo nada en prepararla y en casa gusta mucho. Aquí van los ingredientes.


Cocemos la pasta con abundante agua salada y mientras tanto trituramos todos los ingredientes de la salsa, las aceitunas (sin hueso!!), los filetes de anchoa bien escurridos de aceite, un puñado de piñones y el zumo y la ralladura de un limón. 


Una vez estén cocidos los espagueti añadimos a la salsa un buen chorlito del agua de la cocción  y añadimos los espaguetis y la salsa a una sartén. Removemos bien para que se integren todos los sabores y listo. 


Servimos y a disfrutar. no me diréis que es una receta rápida y deliciosa, para los días que llegamos de la playa muertos de hambre pero sin ganas de meternos mucho en la cocina. Incluso podemos dejar la salsa preparada con antelación y simplemente hacer la pasta en el último momento.


lunes, 1 de diciembre de 2014

Vasitos de S´more


Los S´more son un postre típicamente americano que se suele hacer en acampadas y barbacoas y que consiste en un sandwich hecho con galletas Graham, un trozo de chocolate y una nube tostada al fuego, toda una delicia. He visto infinidad de recetas basadas en estos sabores, tartas, cheescake, ... pero en cuanto vi estos vasitos me enamoré. Me encantan los postres individuales y estos vasitos son perfectos para una comida con los amigos. Para hacerlos vamos a necesitar


Comenzamos preparando unas natillas de chocolate y para ello batimos los huevos con un poco de leche y diluimos en la mezcla la harina de maíz con cuidado para que no nos queden grumos. Troceamos el chocolate y lo derretimos al baño maría o en el microondas (echarle un ojo cada pocos segundos para que no se nos queme)


Ponemos el resto de la leche con el azúcar y la nata a calentar a fuego medio. Mientras tanto mezclamos el chocolate con los huevos batidos con la harina de maíz y lo incorporamos a la mezcla que tenemos al fuego. Batimos continuamente hasta que espese y si queremos lo podemos aromatizar con un poco de vainilla.


Pasamos el resultado a un bol y dejamos que las natillas se enfríe completamente y para que no se nos haga costra la tapamos con film de manera que el plástico toque la capa superior de las natillas. Una vez estén bien frías vamos a montar nuestros vasitos y para ellos machacamos las galletas hasta hacerlas polvo (aunque a mí me gusta que queden algunos trocitos sin moler del todo)


Cubrimos el fondo de cada vasito con una buena capa de galletas trituradas y rellenamos el resto del vasito con natillas de chocolate. La capa superior la llenamos con mini nubes y justo antes de servirlos doramos las nubes con ayuda de un soplete de cocina o, si no tenéis soplete, con el gratinado del horno (pero ojo que se queman enseguida)


Ya tenemos un postre de esos que sorprende a quien lo prueba y no me podréis decir que es complicado así que ya estáis tardando en probarlo!!