jueves, 30 de octubre de 2014

Bundt cake de uvas silvestres



Mi padre me trajo el otro día unas uvas silvestres pequeñitas y muy dulces así que me dispuse a hacer un bundt cake con ellas a ver que tal quedaban. Aquí van los ingredientes que utilicé.


Comenzamos batiendo los huevos, a temperatura ambiente, con el azúcar. Ua vez que espumen le añadimos el aceite y continuamos batiendo. Mezclamos en un bol a parte la harina y la levadura tamizadas.


Añadimos la mitad de la harina y la levadura tamizadas a la mezcla que teníamos hecha con el azúcar, los huevos y el aceite y mezclamos hasta que se integren todos los ingredientes. Incorporamos la nata y seguimos batiendo.


Terminamos añadiendo el resto de harina y levadura y batimos hasta que quede una masa suave y sin grumos. Podemos aromatizar el bizcocho con las semillas de una vaina de vainilla o con una cucharadita de extracto de vainilla.


Antes de pasar la mezcla a nuestro molde de bundt cake añadiremos las uvas silvestres rebozadas en un poco de harina (esto lo hacemos para que no se nos vaya toas al fondo) y removemos con cuidado con una espátula. Pasamos la masa a un molde engrasado.


Metemos el molde en el horno precalentado a 175º durante unos 30 o 40 minutos, hasta que al pintar el bizcocho en un palillo, éste salga limpio. Lo dejamos reposar unos diez minutos antes de desmoldarlo sobre una rejilla para que se enfríe completamente. Listo, ya tenemos un postre erecto para acompañar el café de la tarde.


lunes, 27 de octubre de 2014

Guinness cake


La verdad es que en casa no somos muy amantes de la cerveza negra, aún recuerdo a mi marido en Dublín haciendo grandes esfuerzos por beberse la cerveza sin que le diesen arcadas, jajaja, que mal lo pasó el pobre. Cuando vi esta receta en la web de Nigella me echó para atrás lo de utilizar la cerveza que tan poco nos gustaba así que aproveché la ocasión para hacerla para un asadero con los compañeros de mi marido (total, seguro que a más de uno le gustaría) y fue todo un éxito así que animáis y probadla porque no sabe a cerveza!!


Comenzamos calentando la cerveza junto con la mantequilla hasta que se derrita y lo retiramos del fuego. En un bol mezclamos la harina, el cacao y el bicarbonato tamizados junto con el azúcar hasta que se integren todos los ingredientes secos.


Con ayuda de la batidora mezclamos la nata junto con el extracto de vainilla y los huevos y cuando estén bien mezclados añadimos la cerveza junto con la mantequilla derretida y continuamos batiendo.  Añadimos poco a poco la mezcla de los ingredientes secos y continuamos batiendo hasta integrar todos los componentes de la masa. Queda bastante líquida así que no os asustéis.


Pasamos la mezcla a un molde engrasado y lo llevamos al horno precalentado a 180º durante unos cincuenta minutos (ya sabéis que cada horno es un mundo así que para comprobar que está hecho simplemente lo pinchamos con un palillo y si sale limpio eso significa que nuestro bizcocho está hecho) Lo sacamos del horno y lo dejamos reposar diez minutos en el molde antes de desmoldar y dejar que se enfríe completamente sobre una rejilla.


Mientras tanto prepararemos el frosting de nuestra tarta y para ello mezclamos, con ayuda de una batidora, el queso crema junto con el azúcar goas tamizado hasta conseguir una crema suave. Montamos la nata y se la añadimos a la crema de queso removiendo con movimientos envolventes.  Cubrimos la tarta (debe de estar completamente fría) con la crema y con un tenedor hacemos círculos concéntricos para decorar. La dejamos en el frigorífico un par de horas (está mejor de un día para otro) y listo.


jueves, 23 de octubre de 2014

Albóndigas en salsa de champiñones.


Me encanta el blog de Alicia de Potingues y fogones y más de una vez he preparado alguna de sus recetas, como estas albondigas en salsa de champiñones. Mi madre está delicada de salud y la verdad es que tiene problemas a la hora de comer por lo que suelo preparar todo lo que se apetece. Me dijo que tenía ganas de comerse unas albóndigas pero con una salsa distinta así que me saqué esta receta de los pendientes y me puse manos a la obra. La verdad es que le encantaron así que aquí os dejo los ingredientes que necesitaremos.


Comenzamos preparando las albóndigas y para ello poneos las rebanadas de pan de molde en remojo con un chorlito de leche. En un bol mezclamos la carne con los dientes de ajo triturados, el huevo batido, las dos cucharadas de almendra molida y un puñado de perejil bien picado. Sazonamos con sal y pimienta, una pizca de nuez moscada, de canela y de hierbas provenzales. Incorporamos las rebanadas de pan de molde bien escurridas y desmenuzadas. Mezclamos todo muy bien hasta que se integren todos los ingredientes y dejamos reposar en la nevera una media hora.


Mientras tanto preparamos la salsa y para ello picamos finamente la cebolla y el ajo y lo sofreímos con un par de cucharadas de aceite de oliva. Mientras la cebolla se vuelve trasparente picamos los champiñones (podemos hacerlo en láminas o triturado con ayuda de la picadora) y los incorporamos a la sartén para sofreirlo todo junto un par de minutos. Incorporamos el vino y lo llevamos a ebullición para que se evapore el alcohol antes de incorporar el caldo junto con un vaso de agua. Cocinamos a fuego vivo unos diez minutos antes de incorporar la leche evaporada. Removemos bien y si queremos que la salsa nos quede más fina podemos pasarla por la batidora aunque como yo había pasado por la picador todos los ingredientes no me pareció necesario.


Una vez hecha la salsa sacamos la carne de la nevera y formamos las albóndigas. Las enharinamos y las freímos en abundante aceite caliente. Una vez fritas las pasamos a un plato con papel absorbente para eliminar los restos de grasa antes de pasar las albóndigas a la sartén con la salsa. Ponemos esta sartén de nuevo al fugo y dejamos que cueza todo junto unos diez minutos más. Ya tenemos un delicioso plato de albóndigas listo para comer junto con una buena barra de pan para no dejar restos de la salsa.


lunes, 20 de octubre de 2014

Trufas


Estamos de celebración, mañana el blog cumple 3 años!!! Pensé en crear este blog mientras estaba de viaje y no es extraño que este tercer aniversario me pille fuera (solemos coger vacaciones en octubre) Estamos muy lejos, en Sudáfrica, seguro que pasándolo de lujo pero no podía dejar pasar la oportunidad de dejar algo preparado para esta fecha tan especial. Los que me conocéis sabéis que me apasiona el chocolate, es algo superior a mis fuerzas, no me puedo resistir y menos a una deliciosa tentación en forma de trufa. 


¿Quién se puede resistir? El que pueda que me cuente su truco por favor. Ya os digo que ésta no es una receta que nos ayude a conservar la línea, más bien nos la redondea, pero para esta celebración del tercer aniversario se lo merece. Aquí tenéis los ingredientes que vamos a necesitar.


Ponemos en un bol apto para microondas el chocolate troceado y la mantequilla. Vamos fundiendo el chocolate poco a poco en el microondas. Se quema con facilidad así que lo haremos de 30 segundos en 30 segundos. removiendo cada vez que se pare el microondas para ver como se va fundiendo.


Una vez fundido el chocolate le añadimos la leche condensada y removemos bien hasta que se integre completamente. Llevamos nuestra masa la nevera cubierta con film trasparente hasta que se solidifique (un par de horas) Una vez sólida, con ayuda de una cuchara pequeña, sacamos porciones pequeñas y formamos bolitas.


Las rebozamos con cacao en polvo, nopareils (bolitas de colores) o almendra granulada. Ya veis que el único trabajo el formar las bolitas y rebozarlas, pero para hacer más entretenida esta labor la podemos hacer con los niños (ojo que no se coman la masa antes de comenzar!!) Espero que las probéis y que os gusten tanto como a mí.


miércoles, 15 de octubre de 2014

Trenza de nutella


Mis sobrinos se presentaron en casa a comer y por supuesto me pidieron un postre bien rico así que con ellos en casa los metí en la cocina y me ayudaron a preparar esta sencilla receta (realmente la hicieron ellos, salvo el trenzado) Vamos a necesitar...


Estiramos la masa con ayuda de un rodillo. Extendemos una buena cantidad de nutella por toda la masa, llegando bien hasta los bordes y la enrollamos.


Con la ayuda de un cuchillo bien afilado cortamos el rulo longitudinalmente sin cortar unos de los extremos para que quede unido y con cuidado vamos formando la trenza teniendo en cuenta que la parte estriada debe quedar hacia arriba.



Lo pasamos a una bandeja de horno cubierta con papel de hornear y lo pintamos con huevo batido. Lo horneamos en el horno precalentado a 180º durante unos quince minutos o hasta que veamos que está doradita. Lo dejamos enfriar sobre una rejilla y lo espolvoreamos con un poco de azúcar glass. Ya tenemos un postre o una merienda apañada en un momento.


lunes, 13 de octubre de 2014

Croquetas de pescado con salsa tártara


Para mí, como seguro que le pasa a más de uno, las croquetas de mi madre son las mejores, nunca me canso de comerlas así que aquí os traigo la receta que me vuelve loca y espero que os guste.


Comenzamos haciendo la masa de las croquetas y para ello ponemos el aceite a calentar en una sartén grande. Añadimos el ajo y la cebolla bien picadillos y dejamos que se doren antes de incorporar las migas de bacalao. Espolvoreamos con las dos cucharadas de harina y rehogamos bien antes de incorporar la leche tibia. Salpimentamos y añadimos un poco de nuez moscada y de perejil picado y removemos hasta conseguir la textura de la masa de croquetas (ni muy líquida ni muy densa) y la dejamos enfriar.


Mientras se enfría la masa hacemos la salsa tártara y para ello simplemente mezclamos la mayonesa casera con todos los ingredientes bien picaditos y aderezamos con un chorlito de zumo de limón. Lo dejamos en la nevera para consumirla bien fresquita.


Ahora damos forma a nuestras croquetas y las pasamos por harina, huevo batido y pan rallado antes de freirías en abundante aceite caliente. Podemos comerlas inmediatamente o dejarlas que se enfríen (a mí me gustan más las croquetas frías pero eso es a gusto del consumidor) Ya tenemos unas deliciosas croquetas listas para comer. Espero que os gusten.


miércoles, 8 de octubre de 2014

Yogurt natural en el lavavajillas


Si, habéis leído bien, en el lavavajillas y no, no me he vuelto loca. Llevaba mucho tiempo penando en comprarme una yogurtera pero no me cabe un cacharro más en mi cocina así que desde que vi estos yogures en lavavajillas en el blog de Gallecookies me lancé a probarlos. Son deliciosos así que espero que os animéis a probarlos.


Mezclamos cien mililitros de leche con el yogur y reservamos. Mientras vamos templando el resto de la leche junto con la nata en un cazo. 


Digo templar y no calentar porque no debe superar los 50º de temperatura lo comprobamos con un termómetro de cocina o si os pasa como a mí que no tenéis lo hacéis metiendo un dedo y si está caliente pero no nos quema está en su punto.


Lo retiramos del fuego y le incorporamos el yogur batido con el poco de leche que apartamos. Repartimos la mezcla en tarros con cierra hermético o con la tapa de rosca y los metemos en el lavavajillas con un programa que no supera los 50º.


Yo pongo el lavavajillas por la noche y así dejamos los yogures que se cuajen durante toda la noche. Por la mañana simplemente abrimos el lavavajillas y metemos los yogures un par de horas en la nevera antes de consumirlos. Esta vez los he comido con una cucharadita de miel pero ya me veo haciéndolos con mermeladas caseras, que rico.


Las próximas semanas no voy a poder visitar vuestros blogs, ME VOY DE VACACIONES A SUDÁFRICA!!!!! He dejado algunas entradas programadas para que sigan publicándose recetas en estas tres semanas que voy a estar fuera pero no podré contestar los comentarios hasta que regrese así que muchas gracias de antemano por seguir visitándome y NOS VEMOS A LA VUELTA.