domingo, 20 de abril de 2014

Ternera con salsa de ostras y arroz tres delicias


Este es uno de mis platos favoritos de la comida china y he de decir que con la receta de Mercado Calabajio por fin he dado con una receta que sabe prácticamente igual a la nos sirven en el restaurante. Aquí van los ingredientes que vamos a necesitar.


Comenzamos preparando las verduras. Para ello cortamos en bastones finos el pimiento, el puerro y la zanahoria y laminamos los champiñones. Cortamos la ternera en tiras y la ponemos a macerar en un buen chorro de salsa de soja. No la dejaremos mucho tiempo ya que esta salsa sala muy rápido, con cinco minutos bastará.


Ponemos un wok al fuego con un chorrito de aceite de girasol y vamos salteando las verduras por separado. No las haremos mucho para que se mantengan enteras con un toque crujiente. Reservamos las verduras y escurrimos bien la carne para saltearla en el wok. 


Para preparar la salsa usamos el aceite de la carne y en ella doramos un poco de apio bien picado junto a una cucharada de jengibre fresco rallado y un par de dientes de ajo muy picados. Una vez dorados añadimos una cucharada rasa de maicena y removemos para integrarla bien. Es el momento de añadir el caldo de pollo, con medio vaso será suficiente. Removemos para incorporarlo perfectamente y añadimos la cucharada de miel y media cucharadita de salsa de ostras. Esta salsa la podemos comprar en supermercados en donde vendan productos chinos.


Debemos tener en cuenta que la salsa espesa una vez se enfría así que si vemos que nos ha quedado muy espesa podemos aligerarla con un chorrito de caldo de pollo. Incorporamos la carne y la verdura y les damos un hervor para que se integren los sabores. Como acompañamiento no hay nada mejor que un delicioso arroz tres delicias así que aquí van los ingredientes que necesitaremos.


Ponemos a hervir el arroz con un poco de sal mientras troceamos la zanahoria, el jamón york y un poco de puerro (la parte verde). Hacemos una tortilla francesa y la cortamos en cuadraditos. Una vez escurrido el arroz lo llevamos a un wok con un poco de aceite vegetal y le añadimos el resto de ingredientes, las verduras, el jamón, la tortilla. Lo salteamos rápidamente sin dejar de remover para que el arroz no se nos pegue.


Ya lo tenemos todo listo, la ternera con salsa de ostras y el arroz tres delicias así que sólo nos queda disfrutar de un almuerzo al más puro estilo chino. Espero que lo probéis y que luego me contéis qué os ha parecido.

domingo, 13 de abril de 2014

Ruffle milk pie sin azúcar


Ya sabéis que mi padre es diabético así que cuando hay reunión familiar me encargo de hacerle algún postre que él se pueda comer. Esta receta, que vi en el blog de Food and cook, la he hecho en varias ocasiones para casa ya que tiene un sabor a leche merengada que me chifla. Aquí os dejo los ingredientes tanto para hacerla con azúcar como la versión para diabéticos.


Comenzamos preparando las rosas de pasta filo. Para ello cogemos una hoja y la pincelamos ligeramente con mantequilla derretida. La colocamos en posición horizontal y hacemos pliegues hasta conseguir una tira que enrollaremos sobre sí misma para formar la rosa (es muy sencillo) Colocamos la rosa en el molde que vamos a utilizar para hacer la tarta embadurnado con mantequilla derretida (que no sea desmoldable o el relleno se nos saldrá por todas partes) y repetimos el mismo procedimiento para formar cada rosa. Podemos hacer varias rosas pequeñas o una grande. Aquí os dejo el enlace del vídeo de Martha Stewart para que veáis cómo se forma.


Espolvoreamos las rosas con canela en polvo y llevamos el molde al horno precalentado a 180º durante unos veinticinco minutos. Mientras se van dorando en el horno aprovechamos para hacer el relleno de la tarta y para ello ponemos en un cazo la leche, la mitad de la tagatosa (o el azúcar blanca), la ramita de canela y la cáscara de limón. Lo ponemos al fuego hasta que rompa a hervir y lo retiramos del fuego para que se atempere.


Batimos los huevos con la otra mitad de la tagatosa (o con el azúcar glass) hasta que se integren. Quitamos la ramita de canela y la cáscara de limón de nuestra leche y la vamos vertiendo poco a poco a la mezcla de los huevos sin dejar de batir hasta conseguir una mezcla uniforme.


Sacamos el molde del horno y vertemos con cuidado la mezcla que hemos batido. Volvemos a meterlo en el horno media hora más hasta que cuaje y se dore. Lo sacamos del horno y lo desmoldamos para que se enfríe totalmente. Antes de servir lo espolvoreamos con un poco de tagatosa (o azúcar glass) y canela en polvo. Listo ya podemos servir un posee delicioso y que pueden disfrutar los diabéticos.



domingo, 6 de abril de 2014

Crema de millo


Hoy os traigo una receta de esas bien facilitas en las que en un pis pas, con ingredientes que normalmente tenemos en la nevera, podemos apañar un primer plato delicioso. Hace tiempo que tenía ganas de hacer una crema con un toque dulce y el ingrediente que más me pegaba era el millo o maíz dulce, como queráis llamarle. Busqué en internet y me decidí por la sencilla receta de Love food. Aquí van los ingredientes.


Comenzamos dorando la cebolla, el ajo y el puerro bien cortaditos en la mantequilla y la cucharada de aceite. Cuando estén transparentes le añadimos la papa cortada en cubos pequeños y rehogamos todo junto un par de minutos. Añadimos el caldo de pollo y la leche y lo dejamos cocer unos quince minutos hasta que la papa esté cocida.


Añadimos el millo bien escurrido y lo dejamos cocer unos diez minutos más. Si vemos que se nos queda sin caldo podemos añadirle un chorrito más. Salpimentamos y lo pasamos por el pasapuré para eliminar las pieles del millo. Ya tenemos un primer plato listo ¿a que ha sido sencillo? Pues sólo os queda probarlo.


lunes, 31 de marzo de 2014

Chocolate Mud Bundt Cake


Desde que vi este impresionante bizcocho en el blog de Recelandia supe que no iba a tardar mucho en probarlo. Así fue, esa misma semana, y con el disimulo del cumpleaños de mi hermana, lo hice. Ni que decir tiene que fue todo un éxito, mi cuñado incluso me dijo que era orgásmico y no exageró. Para los amantes del chocolate este tiene que entrar en los imprescindibles así que aquí van los ingredientes que vamos a necesitar.


Comenzamos fundiendo el chocolate en el microondas (poco a poco que se quema facilmente) Lo mezclamos con la mantequilla blanda y continuamos batiendo mientras le agregamos el azúcar y el azúcar moreno. Cuando estén bien integradas incorporamos el Baileys (la verdad es que yo no tenía Baileys pero sí tenía una botella de crema de chocolate de Arehucas así que sustituí uno por otro)


Añadimos los huevos de uno en uno, batiendo bien antes de incorporar el siguiente. Ahora es el turno de los ingredientes secos. Incorporamos la harina, el cacao sin azúcar, la sal, la levadura y el bicarbonato previamente tamizados y continuamos batiendo a velocidad baja hasta que que esté todo bien mezclado. Lo vertemos en un molde previamente engrasado y enharinado y lo llevamos al horno precalentado a 160º durante unos 45 minutos. El bizcocho tiene que quedar húmedo así que más vale quedarnos un poco cortas que pasarnos de cocción porque el bizcocho se secaría mucho.


Una vez fuera del horno lo dejamos reposar unos diez minutos antes de desmoldarlo para que se enfríe completamente sobre una rejilla. Una vez frío preparamos la cobertura y para ello fundimos 100 gramos de chocolate de cobertura en el microondas y le añadimos 100 mililitros de nata (yo sustituí dos cucharadas de nata por dos cucharadas de crema de chocolate). Mezclamos bien para que nos quede una crema sin grumos y bañamos el bizcocho con ella.


A ver quien es capaz de resistir la tentación de este húmedo y decadente bizcocho, yo no ¿y tú?

domingo, 16 de marzo de 2014

Arroz negro

Seguimos con la reforma pero por fin puedo decir que mi hermana ha salido del hospital. Después de algo más de un mes hospitalizada ya está en casa y con ánimo para seguir con la recuperación, es un camino largo y doloroso pero ella es fuerte y será capaz de mejorar su mano. Muchísimas gracias por vuestras palabras de ánimo y por seguir comentándome a pesar de no poder visitar vuestros blogs (ya queda menos para volver a mi casa y a internet, no sabía lo enganchada que estaba hasta que me he visto sin wifi y con un 3G más lento que una tortuga) Aquí os dejo otra receta rescatada de las recetas sin publicar.
El arroz es uno de mis platos favoritos, ya sea con marisco o a la cubana, pero he de reconocer que el arroz negro es el que más me gusta.


Es uno de mis platos estrella para hacer cuando recibo a extranjeros en casa. Les resulta un plato de lo más exótico y más de uno se ha vuelto a su país con unas bolsitas de tinta de calamar. Aquí os dejo mi receta.


Separamos los tentáculos y las aletas de los chipirones y cortamos el cuerpo en anillas. Los doramos en la paellera con un chorrito de aceite de oliva y los reservamos a parte. Incorporamos la cebolla, el pimiento y los dientes de ajo bien picaditos y sofreímos bien. Incorporamos el tomillo, la hoja de laurel, la sal y la pimienta. 


Una vez esté el sofrito le añadimos el vino blanco y dejamos que el alcohol se evapore. Incorporamos el arroz y le damos unas vueltas hasta que se vuelva transparente. Es el momento de añadirle la tinta de calamar. Removemos bien y volvemos a incorporar los chipirones. Cubrimos con el fumet de pescado y lo dejamos a fuego medio durante una media hora. 


Diez minutos antes de que termine de cocinarse el arroz le añadimos las gambas ya que si las ponemos desde el principio se pasarán. El tiempo de cocinarse el arroz depende de muchos factores por lo que el tiempo es orientativo, es conveniente ir probando el punto del arroz. Cuando esté cocinado lo retiramos del fuego y lo dejamos reposar unos diez minutos cubierto con un paño limpio. A la hora de servir me gusta acompañar el arroz negro con una buena cucharada de alioli. 


lunes, 10 de marzo de 2014

Muffins de chocolate y naranja


Seguimos de reformas y con mi hermana en el hospital así que ésta es otra receta rescatada del baúl de los recuerdos, espero que os guste.
Estos muffins han sido el capricho del padre de un amigo. La combinación del chocolate con la naranja siempre me ha parecido deliciosa y más cuando es un buen chocolate negro así que cuando me dijo que se le apetecían unos muffins de chocolate negro y naranja me puse manos a la obra. Aquí van los ingredientes que vamos a necesitar.


Comenzamos batiendo el huevo con el azúcar moreno. Rallamos la piel de la naranja y se la añadimos al huevo y el azúcar junto con las tres cucharadas de aceite de girasol. Tamizamos la harina, la levadura y el cacao en polvo y añadimos la mitad a la mezcla. Batimos bien hasta incorporar todos los ingredientes. Añadimos una pizca de sal.


Exprimimos el zumo de la naranja y lo ponemos en un vaso medidor. Tenemos que tener 125 mililitros de líquido así que le añadimos al zumo la leche necesaria hasta llegar a esta cantidad. Vertemos estos 125 mililitros en la masa y batimos hasta que se incorpore perfectamente. Por último introducimos el resto de la harina, levadura y cacao tamizados. 


Para darle algo más de textura a nuestros muffins le añadimos a la masa trocitos de chocolate negro con naranja. Yo he usado una tableta de Lind de dark chocolate con naranja y almendras cortada en trocitos que le aportaban un aroma delicioso. Colocamos nuestros moldes de papel en un molde para magdalenas y los rellenamos tres cuartas partes. Los metemos en el horno precalentado a 200º durante unos 20 minutos y listo. Los dejamos atemperar 5 minutos en el molde antes de pasarlos a una rejilla para que se enfríen completamente.


Qué, ¿os animais a probarlos? El padre de mi amigo es muy exigente y a él le han encantado así que si queréis sorprender a alguien os animo a prepararlos. Ya me contaréis.

domingo, 2 de marzo de 2014

Crema de guisantes y menta


Los que me conocéis sabéis que en casa come mi sobrino de 5 años y el único modo de conseguir que coma verduras a diario es haciéndole purés y cremas. La gracia es que siempre que la crema es verde le digo que es de calabacín porque se que le encanta y así no tendremos problemas a la hora de comer, pobrecito mira que hago experimentos y él se los come sin rechistar. Recuerdo cuando hice esta crema de coliflor, él me preguntó tita Debo, de qué es la crema de hoy? De calabacín Enzo, de la que a ti te encanta. ¿Y por qué es blanca? Pues porque pelé los calabacines. Jajaja y tan contento se comió la crema.


Desde que vi esta crema en el libro de Master Chef me dije, ésta para Enzo y así ha sido. la hice bastante ligerita para que él se la pudiera beber y le ha encantado así que aquí van los ingredientes que vamos a necesitar para prepararla.


En una sartén freímos el jamón serrano cortado en tiritas con una pizca de aceite. Cuando esté crujiente lo sacamos y le quitamos el exceso de grasa en un papel absorbente. Calentamos el caldo y añadimos los guisantes y las hojas de menta. Lo llevamos a ebullición, tapamos y lo dejamos hervir unos cinco minutos. Colamos los guisantes y reservamos el caldo.


Trituramos los guisantes con las hojas de menta y la nata. Vamos añadiendo el caldo poco a poco hasta conseguir una pasta suave. Lo volvemos a verter en el cazo y si queremos una crema más fina le añadimos más caldo (cosa que yo hice) Salpimentamos y calentamos de nuevo antes de servir sin dejar que hierva. Acompañamos la crema con el jamón crujiente y listo. A disfrutar de esta delicia sin más complicaciones. Espero que os guste.