lunes, 16 de septiembre de 2019

Tarta de Speculoos


Esta tarta la hice para una reunión con las amigas del cole en la que dos de ellas cumplían años y fue todo un éxito. La crema de speculoos gusta mucho así que es una opción infalible. Para prepararla vamos a necesitar:


Comenzamos preparando el bizcocho y para ello batimos la mantequilla junto con el azúcar y la sal hasta que quede cremosa. Añadimos la crema de speculoos y continuamos batiendo hasta incorporarla. Ahora vamos añadiendo los huevos de uno en uno, no añadiremos otro hasta que el anterior no esté completamente integrado en la masa. 


Incorporamos la harina y la levadura tamizadas y la mezclamos con el accesorio de la pala de nuestra batidora hasta conseguir una masa densa y aromática. La dividimos en tres partes iguales y la vertemos en tres moldes de 16cm previamente engrasado con spray desmoldante. Llevamos al horno precalentado a 175º y horneamos unos 25 minutos o hasta que veamos que el bizcocho está hecho (pincharemos con un palillo y éste debe salir limpio) Dejamos atemperar diez minutos fuera del horno antes de desmoldar sobe una rejilla para enfriarlos por completo.


Mientras se enfrían los bizcochos montamos la nata con dos buenas cucharadas de crema de especulo (si nos gusta más dulce podemos añadirle un poco de azúcar) Si no conseguimos la nata Ermol (es una nata vegetal) podemos sustituirla por medio litro de nata para montar con un 35% de materia grasa. Preparamos la ganaché de chocolate fundiendo el chocolate junto con la nata.


Para montar la tarta ponemos una capa de bizcocho y la cubrimos con la nata de speculoos. Repetimos con los otros bizcochos y cubrimos los laterales con muy poca nata. Alisamos con una espátula y retiramos el exceso de lata de los laterales para que se vea parte del bizcocho. Cubrimos la parte superior con la ganaché de chocolate y dejamos que gotee por los lados. Terminamos de decorar con el resto de la nata en una manga pastelera con la boquilla 1M de Wilton. Ya la tenemos lista, ahora solo falta dejarla enfriar al menos 5 horas en la nevera.


lunes, 9 de septiembre de 2019

Cheesecake de frutos bosque


Después de casi un año de rehabilitación del tobillo por mi caída en China, por fin he recuperado prácticamente la totalidad de la movilidad del tobillo y me han dado el alta así que hay que celebrarlo por todo lo alto con este pedazo de cheesecake de frutos del bosque. Es una tarta preciosa y aunque es un poco laboriosa merece la pena el trabajo a la vista del resultado. Para prepararla vamos a necesitar:


Comenzamos preparando la base de la tarta y para ello trituramos las galletas junto con el azúcar y la canela y la mezclamos con la mantequilla derretida hasta conseguir que se mezclen todos los ingredientes. Lo volcamos en un molde desmoldable (el mío es de 16cm) y presionamos para que quede una capa lisa y compacta. Lo llevamos a la nevera mientras preparamos el relleno.


Ponemos a hidratar 3 hojas de gelatina en agua bien fría. Con ayuda de nuestra batidora mezclaremos el queso crema con el azúcar y la vainilla. Añadimos la nata líquida y seguimos batiendo hasta que monte y la masa espese. Repartimos la masa en tres partes iguales. A la primera parte le añadimos el puré de arándanos y moras y mezclamos bien hasta integrarlo. Derretimos las hojas de gelatina con un par de cucharadas de agua y le añadimos dos cucharadas de la mezcla para bajarle la temperatura antes de incorporarla al resto de la mezcla. Removemos bien y vertemos sobre la base de la tarta. La dejamos en la nevera media hora para que esté semicuajada antes de añadir la otra capa.


Para la segunda capa ponemos a remojo otras tres hojas de gelatina en agua bien fría. Añadimos a la masa del segundo bol el puré de frambuesas y mezclamos bien hasta integrarlo. Derretimos las hojas de gelatina con un par de cucharadas de agua y le añadimos dos cucharadas de la mezcla para bajarle la temperatura antes de incorporarla al resto de la mezcla. Removemos bien y vertemos sobre la primera copa de cheesecake con cuidado para que no se mezclen las capas. Volvemos a poner la tarta en la  nevera media hora antes de terminar con la última capa.


Para la última capa mezclamos la masa con el zumo de limón y repetimos el paso de la gelatina (hidratar, fundir y mezclar) batimos bien y vertemos sobre la capa de cheesecake de frambuesa. Como la tarta es pequeña pude hacer 6 vasitos de esta deliciosa cheesecake. Dejamos que la tarta cuaje por completo dejándola en la nevera de un día para otro. Desmoldamos la tarta al día siguiente y decoramos con frutos del bosque. Ya la tenemos lista.


lunes, 2 de septiembre de 2019

Gazpacho andaluz


La verdad es que soy más de salmorejo que de gazpacho, sobre todo porque el pimiento no me sienta demasiado bien. Sin embargo a mi marido le encanta, así que es uno de nuestros platos en casa. Aquí les dejo la receta de cómo lo hago:


Para hacer un rico gazpacho simplemente tenemos que poner todos los ingredientes en una batidora y triturar hasta conseguir una crema fina. Dejamos enfriar en la nevera al menos tres horas antes de servir.


Podemos acompañarlo con unos trocitos de pimiento, cebolla y tomate y un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Ya lo tenemos listo, más fácil imposible.

lunes, 24 de junio de 2019

Bundt cake de bienmesabe


Hoy celebramos el día de San Juan y las fiestas fundacionales de Las Palmas de Gran Canaria por lo que habrá que celebrarlo con un postre con un toque canario. Para los que no conozcan el bienmesabe canario, es una crema a base de almendra, yema de huevo y miel que se consume sobre todo como acompañamiento para postres como el helado o el flan. A mí me gusta tanto que puedo comérmelo a cucharadas y en esta ocasión lo he usado para hacer un bizcocho para el que vamos a necesitar:


Comenzamos batiendo la mantequilla junto con el azúcar y el bienmesabe hasta conseguir que quede  una masa esponjosa. Incorporamos los huevos de uno en uno, no añadimos un huevo hasta que el anterior quede incorporado a la masa. 


Vamos incorporando la harina, junto con la levadura y la sal tamizados, y la leche alternativamente sin batir demasiado, solo hasta incorporarlos, para que no se desarrolle el gluten. Vertemos en un molde engrasado y lo llevamos al horno precalentado a 175º durante una hora o hasta que al pinchar el bizcocho salga el palillo limpio.


Dejamos atemperar 10 minutos antes de desmoldar sobre una rejilla para enfriarlo completamente. Decoramos con un poco de azúcar las espolvoreado y unas cucharadas de bienmesabe escurriendo por los bordes. Irresistible, ¿verdad? Con esta receta cerramos el blog por vacaciones. No publicaré nuevas recetas hasta septiembre pero en Instagram seguiremos interactuando con nuevas y antiguas recetas. FELIZ VERANO Y NOS VEMOS EN SEPTIEMBRE 


lunes, 17 de junio de 2019

Lentejas con kale y cúrcuma


En casa nos encantan las recetas especiadas así que desde que vi esta sopa en Instagram me puse manos a la obre para probarla y he de decir que nos ha encantado. Para prepararla vamos a necesitar:


Comenzamos cortando la cebolla en cuadritos y rallando la zanahoria. Ponemos un chorrito de aceite de oliva en un caldero y cuando esté caliente incorporamos la cebolla junto con los dos dientes de ajo prensados, la cúrcuma y el comino. En cuanto comiencen a coger un poco de color le añadimos la zanahoria rallada.


una vez la zanahoria esté blanda incorporamos los tomates troceados, las lentejas y el caldo vegetal.  Salpimentamos y una vez comience a hervir bajamos el fuego y cocinamos lentamente unos 20 minutos hasta que las lentejas estén tiernas. 


En el último minuto añadimos el kale troceado y retiramos del fuego. Servimos y exprimimos un poco de zumo de limón en cada plato. Ya tenemos un plato de la más sano y cargado de sabor con el que sorprender en casa.


lunes, 10 de junio de 2019

Cheesecake de speculoos


En casa nos gusta mucho la crema de speculoos así que siempre que tengo un bote de esta deliciosa crema en casa ideo algún postre en el que incorporarla. Esta cheesecake es muy fácil de hacer y está para chuparse los dedos así que anímate a prepararla. Los ingredientes que vamos a necesitar son:


Comenzamos preparando la base de la tarta y para ello calentamos la crema de speculoos unos segundos en el microondas y la mezclamos con las galletas trituradas. Vertemos en un molde desmontable de 18cm y presionamos con una cuchara para que quede lisa y compacta. Lo dejamos reposar en la nevera mientras prepararmos el relleno.


Para el relleno ponemos las hojas de gelatina a remojo en agua bien fría. Ponemos a calentar la nata junto con los dos tipos de azúcar y removemos hasta que se disuelvan. Incorporamos la crema de speculoos y removemos para incorporarla. Retiramos del fuego y le añadimos las hojas de gelatina escurridas y batimos para que se disuelvan. 


Batimos el queso crema y le añadimos la mezcla de la nata, el azúcar, la crema de speculoos y la gelatina. Batimos hasta que todos los ingredientes se mezclen y obtengamos un resultado cremoso. Lo vertemos en el molde y lo dejamos en la nevera al menos 8 horas antes de desmoldar la tarta para decorarla.


Para decorar la tarta calentamos tres cucharadas de crema de speculoos (yo he usado la variedad crunchy pero podemos usar la clásica) junto con tres cucharadas de nata y removemos para que nos quede una crema homogénea. Dejamos que la crema se atempere para que no quede muy líquida a la hora de decorar la tarta. Cubrimos la tarta con la crema y list. Ya podemos disfrutar de este delicioso cheesecake.


lunes, 3 de junio de 2019

Bizcocho de manzana, almendra y miel


De vez en cuando me gusta sorprender a mi madre con algún bizcocho y en esta ocasión le hice un bizcocho de manzana, almendra y miel para chuparse los dedos. Los ingredientes para hacerlo son:


Comenzamos cortando la manzana en trozos y salteándola en una sartén junto con la mantequilla, el azúcar moreno y la canela. Cuando la manzana comience a ablandarse retiramos del fuego y dejamos atemperar.


Mezclamos el resto de ingredientes y cuando tengamos la mezcla para el bizcocho añadimos las manzanas mochadas. removemos bien y lo vertemos en un molde de plumas cake previamente engrasado. Cubrimos con almendras laminadas y una cucharada de azúcar moreno.


Lo llevamos al horno precalentado a 175 grados durante unos 50 minutos o hasta que al pincharlo con una brocheta salga limpia. Lo dejamos enfriar por completo en el molde. Al desmoldarlo podemos disfrutar de un pedacito de este delicioso y jugoso bizcocho.