lunes, 19 de febrero de 2018

Wellington de carne picada y salsa de Pedro Ximenez


Estas navidades me sobró una plancha de hojaldre y se me apetecía hacer un pastel de carne. En cuanto vi esta receta de Wellington con carne picada de Mi gran diversión me puse manos a la obra. Si quieres prepararlo vamos a necesitar:


Comenzamos preparando el relleno y para ello picamos la cebolla y ponemos a pocharla en un poco de aceite. En cuanto esté traslúcida añadimos el ajo, el bacon ahumado contado en tiritas, las setas  y las castañas troceadas. Rehogamos hasta que se cocinen todos los ingredientes y reservamos. 


Salpimentamos la carne picada y le añadimos la manzana rallada. Mezclamos bien y la colocamos extendiéndola sobre un film trasparente formando un rectángulo. Colocamos el relleno en el centro (reservamos una cucharada para la salsa) y formamos el rollo de carne con ayuda del film. Lo envolvemos y lo dejamos reposar en la nevera mientras preparamos el hojaldre.
Estiramos el hojaldre formando un rectángulo grande y cubrimos nuestro rollo de carne sin el film. Dejamos el rollo cubierto de hojaldre en la nevera para que el hojaldre se enfríe y así quede más crujiente. Lo pintamos con huevo batido y lo llevamos al horno precalentado a 200º durante media hora.


Mientras se va horneando nuestro wellington vamos a preparar la salsa. Ponemos el Pedro Ximenez en un cazo a reducir junto con la cucharada del relleno que habíamos reservado. Una vez pasados unos minutos añadimos la nata y retiramos del fuego cuando se espese.
Una vez dorado nuestro Wellington lo sacamos del horno y o servimos junto con la salsa. Este es un plato sencillo y delicioso que podemos servir perfectamente en una reunión familiar.


lunes, 12 de febrero de 2018

Tarta de chocolate y frambuesas


Me declaro adicta al chocolate y siempre que puedo hado alguna receta en la que el ingrediente principal sea este adictivo dulce. En esta ocasión he mezclado el chocolate con las frambuesas para crear esta delicia. Los ingredientes que vamos a necesitar son:


Comenzamos preparando el bizcocho y para ello mezclamos el cacao con el agua hirviendo y  removemos hasta conseguir una pasta. Reservamos y en otro bol ponemos a batir la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar. Batimos un par de minutos y vamos añadiendo los huevos de uno en uno (no añadimos uno hasta que el anterior esté integrado en la mezcla)

Incorporamos la cucharadita de vainilla. Añadimos la mitad de la mezcla de harina y levadura tamizadas, batimos, vertemos la masa de cacao y agua hirviendo y cuando esté incorporada añadimos el resto de harina y levadura tamizados. Batimos bien y vertemos en un molde bien engrasado. 
Lo horneamos en el horno precalentado a 180º durante unos 50-60 minutos o hasta que al pincharlo con un palillo, éste salga limpio. Dejamos atemperar diez minutos antes de desmoldar sobre una rejilla para que se enfríe completamente.


Mientras tanto vamos a preparar el relleno y para ello derretimos el chocolate en el microondas y dejamos que se enfríe a temperatura ambiente. Una vez frío comenzamos a batir la mantequilla hasta que blanquee y le añadimos el azúcar las tamizado. Cuando esté incorporada vertemos el chocolate derretido y frío y la vainilla. Batimos hasta que queda un relleno cremoso. Lo vertemos en una manga pastelera con boquilla estriada.


Cortamos el bizcocho en tres capas iguales y montamos la tarta poniendo sobre cada capa de bizcocho unas frambuesas frescas y un tercio de la crema de chocolate. Ya tenemos esta deliciosa y decadente tarta lista para disfrutar.


lunes, 5 de febrero de 2018

Amaretti


Estas delicadas galletas de almendra son de origen italiano además de ser el complemento perfecto para una tarde de lectura. Me encanta sentarme con un buen libro y disfrutar de un te y algo dulce mientras me meto de lleno en el relato. Son muy fáciles de hacer y para todos aquellos a los que les gusten las almendras son un vicio difícil que obviar. Para prepararlas vamos a necesitar:



En un bol ponemos las claras de huevo junto con la harina de almendras y el azúcar glass tamizado. Batimos bien hasta que se integren todos los ingredientes y finalmente incorporamos una cucharadita de licor de almendras. Revolvemos hasta que se mezclen todos los sabores y cubrimos con film trasparente. Dejamos reposar en  la nevera al menos dos horas.


Transcurridas las dos horas sacamos el bol de la nevera y vamos formando bolitas pequeñas, de unos 12 gramos cada una y las colocamos un poco separadas entre ellas en una bandeja de horno cubierta con papel de hornear. Las aplanamos un poco con la mano (muy poco para que nos queden con esta forma tan bonita)


Las llevamos al horno precalentado a 170 grados y las cocinamos unos 12 minutos o hasta que estén ligeramente doradas. las sacamos y las dejamos reposar cinco minutos antes de pasarlas a una rejilla para que se terminen de enfriar. Una vez fría las meteremos en un bote hermético para su conservación. Ya podemos disfrutar esta delicia.


lunes, 29 de enero de 2018

Tartaletas de panna cotta y Baileys


Este es un postre que me gusta preparar cuando vienen amigos a cenar a casa ya que lo puedo preparar con antelación y queda muy vistoso. Para prepararlo vamos a necesitar:


Comenzamos preparando la base de las tartaletas y para ello trituramos las galletas y las mezclamos con la mantequilla fundida. Repartimos cucharadas de esta mezcla en los moldes de tartajeas que vamos a usar. Presionamos con una cuchara pequeña o con lo dedos para que quede una base de galleta firme. dejamos reposar en la nevera mientras preparamos la panna cotta.


Empezamos hidratando la gelatina en 50ml de nata. Mientras tanto ponemos a calentar el resto de la nata con el mascarpone, el azúcar, el Baileys y la vainilla y removemos para que se integren los ingredientes. Cuando esté caliente, pero sin llegar a hervir incorporamos la gelatina hidratada y removemos para que se disuelva. Retiramos del fuego y repartimos en los moldes de tartaleta que teníamos en la nevera.


Dejamos enfriar en la nevera para que la crema cuaje al menos cuatro horas aunque yo prefiero dejarla toda la noche. Antes de servirla, desmoldamos y decoramos con cacao en polvo. Yo he usado unas plantillas para decorarlas y han quedado estupendas.


lunes, 22 de enero de 2018

Pollo con lima y coco



Yo soy totalmente carnívora pero mi marido prefiere el pollo así que de vez en cuando busco recetas nuevas con las que sorprenderle. Esta receta tiene pocos ingredientes y se consigue un sabor delicioso. Acompañándolas con un poco de arroz blanco tenemos un plato principal perfecto. Para preparar estas pechugas de pollo con lima y coco vamos a necesitar:


Comenzamos poniendo un poco de aceite en una sartén. Mientras se calienta intentamos aplanar las pechugas golpeando la parte más gruesa para que quede todo del mismo grosor. Salpimentamos y llevamos a la sartén para dorarlas por ambos lados.
Una vez estén bien doradas, sacamos las pechugas de la sartén y añadimos la media cebolla morada picada y el chile cortado en tiras y sin los nervios ni las pepitas. Salteamos un par de minutos hasta que la cebolla se ponga trasparente. Añadimos el caldo, el zumo de la lima, la cucharada de cilantro picado y las pechugas de pollo.


Dejamos a fuego alto hasta que comience a hervir y en ese momento bajamos a medio fuego y dejamos que se cocine unos diez minutos, hasta que reduzca el caldo. En ese momento incorporamos la leche de coco y la cucharadita de cúrcuma. Removemos para que se mezclen los ingredientes y por último añadimos la cucharada de almidón de maíz diluido en una cucharada de agua fría. 
Removemos bien para que la salsa espese y no se formen grumos. Retiramos del fuego una vez ese la salsa en su punto, espolvoreamos con más cilantro picado y listo. Acompañamos con un poco de arroz blanco y a disfrutar!


lunes, 15 de enero de 2018

Bundt cake de chocolate y zanahoria sin azúcar


Mi padre no era muy amante de la zanahoria así que siempre que podía se la camuflaba en alguna receta y en cuanto vi esta receta sabía que no tendría problema porque con lo goloso que era y con lo que le gustaba el chocolate no iba a poner ningún reparo a este bizcocho. Yo lo hice con tagatosa porque mi padre era diabético pero si en casa podes tomar azúcar simplemente tenemos que cambiar la tagatosa por 180g de azúcar moreno. Para preparar esta bundt vamos a necesitar:


Comenzamos batiendo las yemas de huevo junto con la tagatosa. Una vez bien mezcladas le añadimos el aceite y continuamos batiendo. Incorporamos poco a poco la harina, el bicarbonato, el cacao, la canela y la nuez moscada tamizados. 


Seguimos batiendo para que se incorpore mientras añadimos la zanahoria pelada y rallada. Añadimos las nueces picadas y por último las claras montadas a punto de nieve. Las vamos incorporando con movimientos envolventes para que no se nos baje el volumen. 


Engrasamos los moldes de bundt cake con spray desmoldante y llenamos cada molde hasta 3/4 partes de su capacidad. Los horneamos durante 40 minutos en el horno precalentado a 175º. Una vez comprobado que todos los bundt estén bien cocinados los dejamos atemperar entes de desmoldarlos sobre una rejilla para que se enfríen completamente. 


lunes, 8 de enero de 2018

Pastel de Kiev.


He de reconocer que en cuanto vi esta tarta en las stories de Un pedacito de cielo no me pude resistir y me fui directa a la despensa a ver qué necesitaba comprar para hacerla. Le mandé la imagen a mi hermana pequeña y me dijo que la hiciera para la cena de fin de año y me puse manos a la obra. Lleva varias elaboraciones pero el resultado es tan delicioso que merece la pena el esfuerzo. Para prepararla vamos a necesitar:


La primera elaboración que hay que preparar son los merengueros y para ello ponemos a batir las claras de huevo con una pizca de sal. En cuanto estén semi montadas vamos añadiendo poco a poco el azúcar y seguimos batiendo hasta que nos quede un merengue firme y brillante. Lo pasamos a una manga pastelera con una boquilla de estrella y vamos formando nuestros merenguitos de distinto tamaño sobre una bandeja cubierta con papel de horno. Los metemos en el horno precalentado a 90 grados durante dos horas. Una vez pasado el tiempo apagamos el horno y lo dejamos cerrado al menos cuatro horas más para que se terminen de secar los merenguitos (yo los dejo toda la noche en el horno sin abrir)

Lo siguiente con lo que nos vamos a poner es con el bizcocho genovés. Batimos los huevos con el azúcar hasta que doblen su volumen y en ese momento le vamos añadiendo la harina tamizada poco a poco. Vamos incorporándola con ayuda de una espátula haciendo movimientos envolventes para que no se baje el volumen de los huevos. Cubrimos la base de un molde de 20cm con papel de hornear y no engrasamos las paredes del molde para que la masa se agarre al subir. Vertemos la masa y la llevamos al horno precalentado a 175º durante 35 minutos. Una vez comprobemos que está cocinado lo dejamos enfriar en el molde antes de desmoldarlo. Pasamos un cuchillo o espátula por el molde para separar el bizcocho de las paredes con cuidado de no romperlo. Lo demolamos y lo cortamos por la mitad.


Preparamos el almíbar y para ello calentamos el agua junto con el azúcar hasta que se disuelva y le añadimos la vainilla. Dejamos que se enríe.
Para hacer el buttercream ruso ponemos a batir la mantequilla hasta que blanquee. Una vez esté cremosa y más clara vamos añadiendo la leche condensada poco a poco, teniendo en cuenta que debemos raspar los laterales y el fondo del bol para que todo se mezcle homogéneamente. Batimos unos diez minutos hasta que estén integrados los ingredientes y nos quede una buttercream bien cremosa. 

Ahora toca montar la tarta. Vamos usar el molde en donde cocinamos el bizcocho para ayudarnos a crear la tarta perfecta. Colocamos una base con la mitad del bizcocho y lo humedecemos con almíbar. Ponemos una capa de buttercream y cubrimos con merenguitos. Espolvoreamos con las avellanas picadas y rellenamos con más buttercream (hasta que no se vean los picos de los merenguitos) Cubrimos con la otra mitad del bizcocho y lo humedecemos con almíbar. Lo dejamos en la nevera al menos una hora. Pasado el tiempo lo desmoldamos y lo cubrimos con buttercream. Decoramos la parte inferior co avellanas picadas. Volvemos a llevar la tarta a la nevera y mientras tanto prepararnos la ganache de chocolate.  Calentamos la nata junto con el chocolate y removemos hasta que se funda. Le añadimos la mantequilla y dejamos que coja consistencia antes de verter en la parte superior de la tarta. Dejamos la tarta en la nevera y decoramos con los merenguitos antes de servir ya que en la nevera cogerían humedad y nos estropearía el resultado.