lunes, 22 de agosto de 2016

Kasutera.


La Kasutera es un típico bizcocho japonés descendiente de la Castella portuguesa. Es un bizcocho súper esponjoso con el que solíamos desayunar en nuestro viaje a Japón. Es muy fácil de hacer y aguanta perfectamente un par de días así que se ha convertido en un desayuno muy recurrente en casa. Para hacerlo vamos a necesitar


Comenzamos batiendo los huevos y el azúcar con unas varillas eléctricas hasta que tripliquen su volumen. Mezclamos las cinco cucharadas de miel con las dos cucharadas de agua caliente y se las añadimos a los huevos batidos con el azúcar. Mezclamos bien.


Poco a poco vamos incorporando la harina de fuerza tamizada y removemos con una espátula para evitar que se nos baje el volumen del bizcocho. Engrasamos un molde rectangular y añadimos la masa.


Lo metemos en el horno precalentado a 160º durante una hora (si dividimos la masa en dos moldes pequeños lo tendremos listo en media hora) Una vez transcurrido el tiempo pinchamos con una brocheta para comprobar que el bizcocho está hecho y lo sacamos del horno. 


Lo dejamos atemperar 5 minutos antes de desmoldarlo sobre una rejilla. Mientras aún está caliente lo glaseamos con la mezcla de agua caliente y miel. Dejamos que se enfríe completamente y ya podemos disfrutar de este delicioso y esponjoso bizcocho.


lunes, 15 de agosto de 2016

Cheesecake de fresa en vasitos.


Esta es una de esas recetas que surge cuando abres la nevera y ves lo que hay dentro. Tenía una tarrina de queso para untar y unas fresas que estaban madurándose demasiado por lo que era urgente hacer algo con ellas. Se me ocurrió hacer una crema de queso acompañada de una compota de fresas y este es el resultado, simple y delicioso. Para prepararlo vamos a necesitar:


Comenzamos preparando la compota de fresas así que diluimos la maicena en un poco de agua fría, troceamos las fresas y las ponemos en un cazo junto con el agua, el azúcar y la maicena diluida. Lo llevamos a ebullición y dejamos que la compota espese. Retiramos del fuego y dejamos enfriar.


Trituramos las galletas y las mezclamos con una cucharada de mantequilla derretida. Distribuimos las galletas en los vasitos y reservamos. Ahora es el turno del cheesecake así que batimos el queso crema con el zumo de los dos limones y la leche condensada. Si vemos que ha quedado poco dulce podemos añadirle un poco más de leche condensada, dependiendo de nuestro gusto.


Rellenamos los vasitos con la crema de queso, dejando espacio para rellenar con la compota de fresa. A mi con estas cantidades me ha dado para siete vasitos y ha sobrado algo de galleta y algo de compota de fresas.


Después de rellenar los vasitos los llevamos a la nevera para que se enfríe por completo antes de consumirlo. Estos vasitos están buenísimos y como podéis comprobar son muy fáciles de hacer así que espero que lo probéis.


lunes, 8 de agosto de 2016

Rollitos de pollo, mostaza y miel.


Esta es una de esas recetas sencillas con la que podemos quedar bien con los amigos. Es perfecta para un cumpleaños, para un picoteo informal o incluso para llevárnosla a la playa. La receta surgió como una receta de aprovechamiento ya que me había sobrado algo de pollo asado y algo de la salsa de mostaza y miel que suelo hacer para una de nuestras ensaladas favoritas (aquí tienes la receta) Para prepararlos vamos a necesitar


Si nos ha sobrado algo de pollo asado simplemente lo desmenuzamos o lo trituramos. Si no tenemos podemos dorar un par de felices de pechuga y triturarlos una vez frío. Hacemos la salsa mezclando la mahonesa con la mostaza, la miel y la leche. Removemos hasta que se integren todos los ingredientes. Si vemos que la salsa queda aún espesa le podemos añadir un poco más de leche (tenemos que conseguir una consistencia de nata espesa)


Mezclamos el pollo triturado y la salsa hasta conseguir una masa uniforme. Rallamos la zanahoria y picamos finamente la col y la col lombarda. Untamos una buena cucharada de masa de pollo en la tortilla mexicana y añadimos un poco de zanahoria y de la mezcla de las dos coles. Enrollamos con cuidado y cortamos en porciones individuales. Ya lo tenemos listo. No me diréis que no es fácil y podemos idear un montón de rellenos distintos cambiando la salsa o las verduras.



lunes, 1 de agosto de 2016

Galletas de maizena y dulce de leche.


Estas galletas se las preparé a Viggo, el hijo de mi amiga Lorna, un precioso niño de un año que las disfrutó en su cumple. Para prepararlas vamos a necesitar...


Batimos bien el aceite junto con la yema de huevo y el dulce de leche. Añadimos la maizena tamizada y batimos hasta incorporarla. 


Formamos bolitas de masa de galleta y las colocamos en una bandeja de horno cubierta con papel para hornear. Dejamos las bolitas separadas entre sí para que no se nos peguen a la hora de hornear y las aplastamos un poco con la mano.


Las horneamos en el horno precalentado a 200º durante unos 10 o 12 minutos (dependiendo del tamaño de nuestras galletas) o hasta que estén doradas. Las dejamos atemperar en la bandeja antes de pasarlas a una rejilla para que se enfríen completamente.


lunes, 25 de julio de 2016

Mini tarta helada de crema pastelera sin azúcar


Ya sabéis que mi padre es diabético así que siempre que hay reunión familiar me encargo de hacerle algún postre especial para él ya que es un goloso empedernido y pasa mucho desconsuelo. Desde que descubrí la tagatosa suelo hacerle muchísimos postres y la verdad es que no nota la diferencia, parece que lo hago con azúcar. Esta receta la descubrí en el blog Rico sin azúcar de donde saco muchas ideas para mi padre. Para preparar estas mini tartas heladas vamos a necesitar...


Prepararemos la crema pastelera el día anterior y para ello pondremos la nata, la mantequilla y la vainilla en un cazo a calentar. Mientras tanto batiremos en un bol la leche, las yemas de huevo, la maizena y la tagatosa (o el azúcar)


Cuando la nata esté caliente la retiramos del fuego y la dejamos atemperar un par de minutos antes de añadirle la mezcla de las yemas del bol. Volvemos a poner el cazo a fuego medio y removemos continuamente hasta que la crema espese.


Cubrimos con film trasparente en contacto con la crema para evitar que se forme una costra y dejamos enfriar antes de llevar a la nevera.


Horneamos la lámina de hojaldre entre dos papeles de hornear y con una bandera encima para evitar que el hojaldre crezca. Lo metemos al horno precalentado a 200º durante quince minutos o hasta que estén doradas y crujientes.


Una vez frío el hojaldre lo cortamos con el molde con el que vamos a hacer las mini tartas. Yo he usado aros de emplatar. Cortamos todos los aros que podamos con mucho cuidado para que no se nos rompan. Ponemos una base de hojaldre dentro del molde y lo rellenamos con la crema pastelera. Cubrimos con otra capa de hojaldre y llevamos al congelador toda la noche.


Para desmoldar damos un poco de calor a los aros y dejamos la tarta reposar fuera de la nevera al menos media hora antes de consumir. Listo ya tenemos un postre fresquito para estos días de intenso calor y lo mejor es que lo pueden disfrutar las personas con diabetes.

lunes, 18 de julio de 2016

Toad in the hole.


Esta es una receta que he copiado de mi amiga Juana, de la cocina de babel. Ello lo hace con butifarra pero yo lo he hecho con salchichas frescas de cerdo. Es una forma distinta de comer salchichas y la verdad es que está muy bueno así que aquí os dejo la receta.


Comenzamos preparando la masa para que repose una hora antes de hornear esta tarta salada y para ello batimos los huevos en un bol grande e incorporamos la leche y el agua con gas. Mezclamos bien.


Incorporamos la harina junto con la sal tamizadas y batimos para que no nos queden grumos.  Finalmente incorporamos una cucharadita de mostaza y mezclamos hasta que se integre. Reservamos mientras preparamos el resto de los ingredientes.


Cortamos las cebollas en rodajas finas y reservamos. En una sartén grande que pueda ir luego al horno ponemos un chorrito de aceite de oliva y doramos las salchichas por ambos lados. Las sacamos y en el mismo aceite freímos las cebollas hasta que queden blandas junto con los dientes de ajo prensados y el tomillo fresco.


Una vez hecha la cebolla retiramos la sartén del fuego e incorporamos las salchichas y la masa. Añadimos un poco de pimienta recién molida y unas hojas más d tomillo fresco y lo llevamos al horno precalentado a 200º durante quince minutos. Pasado ese tiempo abrimos la puerta del horno para que salga el vapor y lo dejamos cinco minutos más para que se dore.


lunes, 11 de julio de 2016

Mini tartas de limón


Estos deliciosos postres individuales tienen un intenso sabor a limón, algo que encanta a mi familia por lo que se ha convertido en uno de nuestros postres favoritos. Están rellenas de lemon curd y se cubren con un esponjoso merengue que contrarresta la acidez del limón. Para prepararlas vamos a necesitar...


Empezamos preparando la crema de limón o lemon curd y para ello batimos los huevos con el azúcar y la pizca de sal. Añadimos el zumo de limón colado y lo ponemos al fuego al baño maría sin dejar de remover hasta que espese. 


Añadimos la mantequilla y seguimos removiendo hasta que se integre. Retiramos del fuego y dejamos enfriar. Trituramos las galletas digestivo y las ponemos en el fondo de nuestros vasitos. Rellenamos con la crema de limón y reservamos.


Preparamos el merengue y para ello ponemos las claras en un bol junto con el azúcar al baño maría y removemos hasta que el azúcar se deshaga. A continuación, fuera del fuego, batimos las claras con ayuda de unas varillas eléctricas hasta conseguir las claras bien montadas, firmes y brillantes.


Metemos el merengue en una manga pastelera y cubrimos nuestras mini tartas de limón con él. Los llevamos al horno precalentado con el gril y lo dejamos un minuto hasta que el merengue se dore (ojo que se quema enseguida!!) Ya podemos llevar las mini tartas a la nevera para que se enfríen por completo antes de disfrutar de estos pequeños placeres.