lunes, 8 de febrero de 2016

Bacalao gratinado con papas y cebolla.


Me encanta el bacalao así que en cuanto di con esta receta de Directo al paladar supe que iba a triunfar. Es una receta muy sencilla y con unos cuantos ingredientes tenemos un plato listo en menos de media hora. Para prepararlo para dos personas vamos a necesitar...


Comenzamos cortando la papa en láminas finas y las pochamos en aceite a fuego medio hasta que estén blandas y comiencen a dorarse. Sacamos las papas, les añadimos sal y las ponemos en un plato con papel absorbente para eliminar el exceso de aceite. 


Cortamos la media cebolla en juliana y el diente de ajo en láminas y los freímos en la misma aceite que las papas. Una vez que la cebolla esté trasparente la sacamos al mismo plato que las papas. En una fuente pata para el horno cubrimos el fondo con las papas y la cebolla y colocamos encima los lomos de bacalao. Salpimentamos.


Con la mantequilla, la harina y la leche hacemos una bechamel. Ponemos en un cazo una cucharadita de mantequilla y cuando se derrita le añadimos una cucharadita de harina. Rehogamos un minuto para quitar el sabor a harina cruda y le añadimos la leche caliente. Removemos bien para que no nos queden grumos e incorporamos un poco de sal y nuez moscada recién rallada.


Cubrimos el pescado con la bechamel y espolvoreamos con el queso para gratinar. Lo llevamos al horno precalentado a 180 grados durante diez minutos. Si no se nos ha dorado el queso podemos gratinar un minuto más y listo. Este pedazo de bacalao y un poco de ensalada y ya tenemos el almuerzo listo. ¿Qué os parece?


jueves, 4 de febrero de 2016

Bizcochitos de almendra sin azúcar.


Ya sabéis que mi padre es diabético así que de vez en cuando adapto alguna receta que encuentro por la red para preparársela y que así disfrute de uno de sus vicios, los dulces! Esta receta está adaptada del blog de Nina´s kitchen y la verdad es que pienso repetirlos más de una vez. Para prepararlos vamos a necesitar: 


Comenzamos batiendo la mantequilla a temperatura ambiente con la tagatosa tamizada. Vamos añadiendo los huevos de uno en uno (no añadimos el siguiente hasta que el primero no esté integrado) Incorporamos la almendra molida y continuamos batiendo.


Finalmente incorporamos la harina, la levadura y la sal tamizadas en tres veces (añadimos una vez y no volvemos a añadir hasta que esté completamente integrada a la masa) Vertemos la mezcla en moldes pequeños previamente engrasados.


Los metemos en el horno precalentado a 180º durante unos quince o veinte minutos, dependiendo del tamaño de nuestros moldes. Una vez cocinados, pinchamos en el centro para ver si están hechos y los sacamos del horno. Los dejamos cinco minutos en los moldes antes de desmoldarlos y dejar que se enfríen sobre una rejilla. 


Solos están buenísimos pero dice mi padre que acompañados de unas natillas sin azúcar está para morirse así que podéis probar las dos versiones.

lunes, 1 de febrero de 2016

Galleta en taza.


Rápido, sencillo y delicioso, qué más puedo decir de esta galleta. Muchas veces llegamos cansados del trabajo y se nos apetece algo dulce. No tenemos ni tiempo ni ganas de meternos en la cocina así que esta receta es perfecta para esos momentos. Para prepararla vamos a necesitar:


Para preparar esta deliciosa galleta mezclamos todos los ingredientes en un bol y pasamos nuestra mezcla a una taza o una cazuelita apta para el microondas y que habremos engrasado previamente con una servilleta y un poco de aceite.


Ponemos nuestro recipiente en el extremo del plato giratorio de nuestro microondas y lo programamos 30 segundos a máxima potencia. 


Una vez transcurrido el tiempo abrimos el microondas y giramos el recipiente 180º para que se cocine uniformemente. En esta ocasión programamos 20 segundos. Dejamos reposar un par de minutos para no quemarnos y listo.


Ya les digo que es una tentación difícil de resistir así que les recomiendo que la prueben y que me cuenten lo que les ha parecido!!

jueves, 28 de enero de 2016

Spanakopita (pastel griego de espinacas y queso feta)


Me encanta Jamie Oliver y además de comprar sus libros suelo ver sus programas de cocina y es precisamente en un programa en donde lo vi preparar este sencillo y delicioso pastel de origen griego. Me pareció una combinación de sabores sencilla y con lo que nos gusta en casa el queso feta no tardé mucho en prepararla. Para hacerla vamos a necesitar.


Comenzamos tostando os piñones en una sartén con cuidado de no quemarlos. Mientras tanto picamos la cebolla finamente. Cuando comiencen a dorarse los piñones los retiramos de la sartén y reservamos. 


Añadimos un chorrito de aceite a la sartén y ponemos la cebolla a pochar. En cuanto comience a dorarse le añadimos las espinacas previamente lavadas, bien escurridas y troceadas. Removemos bien, salpimentamos y en cuanto la espinaca se reduzca la retiramos del fuego.


En un bol grande batimos el huevo con un par de cucharadas de leche y le incorporamos la cebolla con las espinacas, los piñones tostados y el queso feta desmenuzado. Removemos bien para que todos los sabores se mezclen y reservamos.


Derretimos un poco de mantequilla en el microondas y engrasamos el molde que vayamos a usar (uno que sea apto para el horno) Con la ayuda de un pincel pintamos las hojas de pasta filo con la mantequilla y cubrimos el fondo con varias capas dejando que la pasta filo sobresalga por los bordes para luego cerrar el pastel. 


Vertemos el relleno de espinacas y queso feta en el molde y lo cubrimos con un pas de hojas de pasta filo engrasadas. Terminamos de cerrar el pastel con las hojas que sobresalían por los bordes y con ayuda de los dedos vamos haciendo arrugas con las finas láminas para que nuestro pastel quede decorado.


Lo metemos en el horno precalentado a 180º durante unos quince o veinte minutos (o hasta que esté crujiente y dorado) Lo sacamos del horno y servimos. Tenemos un primer plato de verduras que se sale de lo común y con el que sorprenderemos a más de uno.


lunes, 25 de enero de 2016

MInicheesecake de calabaza.


Este postre fue una petición especial que me hizo mi prima Mónica en su última visita y la verdad es que nos encantó. Son unas mini tartas de queso y calabaza con un toque muy especial de especias que nos ha encantado. Para preparar seis minicheesecakes de calabaza vamos a necesitar:


Comenzamos haciendo la base de estas mini tartas y para ello trituramos las galletas y las mezclamos con la mantequilla derretida y una pizca de canela. Forramos los moldes que vamos a usar embadurnándolos con un poco de mantequilla y cubriendo con unas tiras de papel para hornear (yo he usado aros altos de empatar) Los colocamos en una bandeja apta para el horno, cubrimos el fondo de cada molde con esta mezcla de galletas trituradas y presionamos bien para que nos quede una capa compacta sin fisuras para que no se nos salga el relleno. Reservamos.


El siguiente paso es cocinar la calabaza y para ello la pelamos y la troceamos. Colocamos la calabaza en un bol de cristal y la tapamos con film trasparente. Lo ponemos en el microondas a máxima potencia unos diez minutos  (dependiendo del tamaño de los trozos de calabaza) Una vez cocida, retiramos el exceso de agua y trituramos para conseguir un puré espeso.


Con ayuda de una batidora de varillas mezclamos el queso crema, con el azúcar y el huevo. Le añadimos la vainilla y el puré de calabaza y continuamos batiendo para que se integren todos los ingredientes. Finalmente incorporamos la harina y las especias tamizadas y mezclamos bien para que no queden grumos. 


Rellenamos cada molde con esta mezcla y lo llevamos al horno precalentado a 175º durante unos 25 minutos o hasta que al pinchar veamos que el cheesecake está cocido. Sacamos del horno y los dejamos enfriar antes de desmoldar. Podemos servirlos con un poco de nata montada y listo. Tenemos un postre con el que disfrutaremos un montón.


jueves, 21 de enero de 2016

Vena mechada


Este es un plato muy típico de la cocina canaria, como pasa con este tipo de platos en cada casa se cocina de una forma así que aquí voy a dejar al receta de mi madre, la que siempre hemos comido en casa y la que más me gusta. La vena viene siendo un redondo de ternera o también llamado paceto y para prepararla vamos a necesitar:


Ponemos una sartén grande con un chorrito de aceite a calentar y mientras tanto embadurnamos el redondo de carne con pimentón (en casa usamos el dulce) Doramos la carne en la sartén por todos lados para que la carne quede sellada y la pasamos a una olla exprés.


Añadimos en la olla la cebolla, el pimiento y la zanahoria cortada en trozos medianos. Incorporamos los ajos machacados con el tomillo y la hoja de laurel. Mojamos con el vino blanco y el agua y finalmente añadimos la cucharada de miel, un poco de sal y pimienta recién molida junto con las pasas y las almendras.


Tapamos la olla y la dejamos cocinar unos 30 minutos desde el momento que nos suene el pitorro. Transcurrido el tiempo retiramos del fuego y dejamos que se enfríe antes de abrir la olla. Una vez abierta, sacamos la carne y reservamos mientras sacamos la hoja de laurel y trituramos la salsa.


Cortamos la carne en lonchas bien finas y las servimos con la salsa y una barra de pan al lado para mojar porque esta salsa está para comérsela a cucharadas. Espero que os guste.

lunes, 18 de enero de 2016

Carrot cake en microondas.


Esta es una de esas recetas que nadie diría que está hecha en el microondas. Está buenísima y a penas tardamos diez minutos en prepararla por lo que se convierte en una receta de esas peligrosas por lo sencilla y deliciosa que es. Para preparar este bizcocho vamos a necesitar:


En un bol batimos los huevos con el azúcar. Añadimos la harina y la levadura tamizadas y continuamos batiendo. Incorporamos el aceite y las especias y seguimos batiendo.


Finalmente incorporamos la zanahoria rallada y las nueces troceadas y removemos bien para que se mezclen todos los ingredientes. Lo vertemos en un molde engrasado apto para el microondas. En esta ocasión yo he dividido la masa en dos y lo he hecho en un molde de plum cake de silicona pero lo he llegado a hacer en un tupper de plástico redondo.


Metemos el bizcocho en el microondas unos siete minutos y medio a máxima potencia (mi microondas es de 800W) Mientras se cocina vamos a hacer el frosting y para ello batimos el queso crema con el azúcar las tamizado. Podemos añadirle una cucharadita de extracto de vainilla y lo dejamos que se enfríe en la nevera para que coja consistencia.


Una vez pasados los siete minutos y medio dejamos el bizcocho en el microondas un minuto más antes de comprobar que el centro esté cocinado. Lo sacamos del microondas y lo dejamos atemperar en el molde un par de minutos antes de desmoldarlo sobre una rejilla para que se enfríe por completo.


Una vez que el bizcocho esté bien frío le añadimos el fortín de queso crema y listo. Ya tenemos la merienda preparada en un momento. Con este bizcocho segur que triunfáis así que espero que lo hagan porque ya no hay excusa de que no tenemos tiempo!!