lunes, 19 de octubre de 2020

Chuletas estilo coreano


Los sabores asiáticos me pierden así que estas chuletas se han convertido en unas de mis favoritas. No se tarda nada en hacerlas y seguro que sorprendemos a quien se siente a nuestra mesa. Para prepararlas vamos a necesitar:


Comenzamos mezclando en un bol la salsa de soja con la miel, el aceite de sésamo, el jengibre rallado, los dientes de ajo prensados y la sriracha. Mezclamos bien y poneos las chuletas a macerar en la nevera durante media hora


Una vez pasado el tiempo escurrimos las chuletas y las cocinamos en una sartén con una cucharada de aceite de oliva. Una vez están hechas las chuletas añadimos el macerado a la sartén y reducimos la salsa con la que bañaremos las chuletas. Servimos con el acompañamiento que más nos guste y listo.


jueves, 15 de octubre de 2020

París Brest Cupcakes

Tercera vez que participo en el reto DALE UNA VUELTA A y he de reconocer que en esta ocasión me ha costado un poco más ya que es la primera vez que hago una de las elaboraciones, pero bueno, eso ya lo explicaré más adelante. Este mes Esther nos propuso darle la vuelta al Paris Brest. Para quien no conozca este postre se trata de una corona de masa choux rellena de una crema y praliné y decorado con almendra fileteada. Nunca había hecho masa choux y he tenido que hacer varias pruebas hasta dar con una receta que me gustara. Otra de las dificultadas que me he encontrado es cómo darle la vuelta a este clásico postre que no había probado y tras buscar muchas ideas vi un vídeo de Testmade en el que hacían un cupcake coronado con un mini Paris brest así que me inspiré en esta idea y este ha sido el resultado. Primero vamos a preparar los mini París Brest para lo que vamos a necesitar:

Comenzamos preparando la masa choux y para ello ponemos un cazo al fuego con el agua (podemos hacerlo la mitad agua y la otra mitad leche desnatada) junto con el azúcar, la sal y la mantequilla. Cuando rompa a hervir, retiraos del fuego y añadimos la mezcla de harina y Maicena de golpe. Removemos enérgicamente con una cuchara de madera y llevamos a fuego medio-bajo para cocinar hasta que la masa se despegue perfectamente de los bordes. Pasamos a un bol y dejamos que pierda bastante temperatura antes de añadir poco a poco el huevo mientras batimos con unas varillas eléctricas hasta conseguir una masa lisa y elástica. La pasamos a una manga pastelera con una boquilla estriada.

Cubrimos una bandeja de horno con papel para hornear y vamos haciendo pequeños círculos de masa choux (ten en cuenta que crecen así que hazlos bastante pequeños pero altos, con doble circunferencia, una encima de otra) Pincelamos con una mezcla de leche y huevo batido. Llevamos al horno precalentado a 200º y colocamos la bandeja en la parte baja del horno, sin ventilador. La masa tarda bastante en cocinarse bien, unos 50 minutos (ten paciencia y no abras el horno antes de tiempo) Una vez pasados los 50´, apagamos el horno y dejamos la puerta entreabierta (yo pongo la cuchara de madera para que quede un poco abierta) hasta que se enfríe. Mientras tanto preparamos la muselina del relleno. 

Comenzamos preparando una crema pastelera de chocolate. Ponemos las hojas de gelatina en remojo con agua fría. Batimos las yemas con el azúcar y la Maicena  y reservamos. Ponemos la leche a calentar y en cuanto rompa el hervor lo retiramos del fuego. Añadimos un poco de leche a la mezcla de yemas y batimos bien. Incorporamos al resto de la leche y llevamos al fuego sin dejar de remover con unas varillas hasta que espese. Retiramos, añadimos la mantequilla y las hojas de gelatina bien escurridas y removemos bien hasta integrarlas por completo. Añadimos el chocolate fundido y batimos. Pasamos a un bol, cubrimos con film (pegamos el film a la crema para que no haga costra) y dejamos enfriar por completo. 

Una vez completamente fría batimos esta crema pastelera de chocolate con 250 gramos de mantequilla cortada en cubitos. Batimos hasta conseguir una crema lisa y sedosa y la metemos en una manga pastelera con boquilla estirada. Doramos las almendras fileteadas en una sartén y reservamos. Preparamos una jarabe mezclando 50g de azúcar con un poquito de agua y calentándolo hasta que el azúcar se disuelva. Cortamos las roscas de masa choux por la mitad. Bañamos la parte superior con el jarabe frío y decora con las láminas tostadas de almendras. Rellena la parte de abajo de la corona con la muselina de chocolate y cubre con la parte superior.Repite este procedimiento hasta que rellenes todas las coronas (yo hice 12) Ahora les dejo los ingredientes para hacer los cupcakes de avellana. 

Comenzamos haciendo un praliné de avellanas y para ello ponemos a calentar 40 gramos de azúcar con 15g de agua. En cuanto se disuelva el azúcar le añadimos las avellanas tostadas previamente y removemos bien para que todas las avellanas se recubran de este jarabe. Continuamos cocinando a fuego medio hasta que las avellanas queden garrapiñadas. Dejamos que se enfríen por completo antes de triturarlas hasta conseguir una pasta. Para la masa de los cupcakes batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta que blanquee. Incorporamos los huevos de uno en uno mientras continuamos batiendo. Añadimos la harina y la levadura tamizadas y mezclamos hasta integrar. Por último mezclamos la masa con el praliné de avellanas y repartimos la masa en 12 cápsulas para cupcakes. Horneamos con el horno precalentado a 175º durante unos 30 minutos o hasta que al pinchar salga el palillo limpio. Dejamos enfriar sobre una rejilla antes de decorar con un poco de muselina dxi chocolate y coronándolo con nuestros mini Paris Brest.

La próxima en lanzarnos el reto es Teresa de La cocina de Tesa. Si quieres ver las rectas que han propuesto el resto de mis compañeras y ver cómo le han dado la vuelta a este clásico postre parisino pincha sobre cada uno de los nombres que te dejo a continuación. 

De flores comestibles

El zurrón de los postres

Repostería con emoción

La cocina de Tesa

Edana cuenta

Panes con garra

lunes, 5 de octubre de 2020

Carrot cake


Esta es una de esas tartas que me gusta mucho pero que nunca había publicado en el blog y la verdad es que no se por qué ya que está buenísima. Para los bizcochos utilizo la receta de Megasilvita pero el relleno lo hago a mi gusto. Aquí te dejo los ingredientes:


Comenzamos batiendo los huevos con el azúcar, la vainilla y el aceite. Tamizamos la harina junto con  la levadura, el bicarbonato y las especias y lo vamos incorporando poco a poco a la mezcla anterior sin batir demasiado (solo hasta integrar). Finalmente añadimos la zanahoria rallada y las nueces picadas. Mezclamos bien y repartimos la masa en tres moldes de 18cm previamente engrasado. 

Lo horneamos en el horno precalentado a 170º durante unos 35 minutos o hasta que al pinchar con una brocheta ésta salga limpia. Dejamos atemperar en el molde 10 minutos antes de desmoldar sobre una rejilla para que los bizcochos se enfríen por completo. Mientras tanto vamos a hacer el relleno y para ello tamizamos el azúcar glas en el bol de la batidora y batimos junto con la mantequilla blanda. 


Batimos hasta conseguir una crema esponjosa. Incorporamos el queso crema y batimos hasta integrar. Rellenamos cada una de las capas de bizcocho con esta crema y con la que nos sobra hacemos la decoración de la parte superior. Para hacer la decoración he mezclado la crema de queso con unos toques de colorante naranja y con ayuda de la manga pastelera a la que le he puesto la boquilla 1M de Wilton. Dejamos la tarta en la nevera para que la crema se compacte antes de consumirla.

lunes, 28 de septiembre de 2020

One bowl banana bread


Este es uno de esos postres que improvisas cuando te encuentras con unos plátanos maduros en el frutero. Es super sencilla y rápida, no ensucias casi nada y el resultado está buenísimo. ¿Qué más se puede pedir? Aquí te dejo los ingredientes.


La elaboración es tan simple como machacar los plátanos en un bol grande, añadirle el resto de los ingredientes y mezclar hasta integrar todos los ingredientes. Vertemos la masa en un molde engrasado y lo llevamos al horno precalentado a 170º durante 45 minutos a hasta que al pinchar con un palillo éste salga limpio. Atemperamos diez minutos antes de desmoldar sobre una rejilla para que se enfríe completamente antes de consumir. Yo lo preparé por la noche y a la mañana siguiente tenía un desayuno de lujo.


lunes, 21 de septiembre de 2020

Ceviche de atún, aguacate y mango


La verdad es que no soy muy de pescado crudo pero este ceviche me ha conquistado. Bien fresquito es un plato de lo más completo para soportar las altas temperaturas del verano. Es super fácil de hacer, yo lo suelo preparar por la mañana temprano y así a la hora de comer tiene la temperatura idónea. Para prepararlo vamos a necesitar:


Comenzamos cortando el atún en trozos muy pequeños y los ponemos a macerar con el zumo de limón, de naranja y la salsa de soja. Reservamos en la nevera entre una y dos horas. Transcurrido el tiempo añadimos la cebolla, los tomates, el mango y el aguacate troceado. Salpimentamos y le añadimos perejil (o cilantro) picados. Removemos y servimos bien frío.


martes, 15 de septiembre de 2020

Mini Dobos de chocolate #dale1vueltaa


Estamos a día 15 y volvemos con el Reto DALE UNA VUELTA A, en esta ocasión Irmina nos propuso trabajar con la Tarta Dobos proponiéndoselas que el postre debía tener, al menos, cinco capas de bizcocho, el relleno de chocolate y con caramelo. Para darle la vuelta cambié los sabores de esta típica tarta húngara haciendo el bizcocho de chocolate, el relleno de chocolate blanco y la decoración con caramelo. Si quieres probar esta versión vas a necesitar:



Comenzamos preparando el bizcocho. Como quería unas capas finas hice un bizcocho para brazo gitano así que batí los huevos (deben estar a temperatura ambiente) junto con el azúcar hasta que tripliquen su volumen (unos diez minutos con batidora) Tamizamos encima la harina y el cacao y lo mezclamos con una espátula haciendo movimientos envolventes para evitar que se nos baje mucho el volumen. Cubrimos una placa de horno con papel para hornear engrasado con spray desmoldante y vertemos la masa, repartiéndola por toda la superficie y alisando para que quede del mismo grosor por todas partes. Lo metemos en el horno precalentado a 175º durante 10 minutos. Una vez cocinado lo sacamos del horno y dejamos atemperar antes de cortar con un molde redondo las capas que vamos a necesitar (de esta plancha saqué 12 capas) y las dejamos enfriar sobre una rejilla.


Mientras tanto hacemos una ganache de chocolate blanco y para ello fundimos el chocolate al baño maría y batimos la nata hasta montarla. Dejamos atemperar el chocolate antes de añadirlo a la nata montada. Batimos bien para incorporar el chocolate y lo pasamos a una manga pastelera con la boquilla redonda. Preparamos el caramelo salado (la receta la tienes aquí) y dejamos enfriar completamente. Cuando el caramelo esté frío montamos 100ml de nata y le añadimos un par de cucharadas de caramelo para hacer la ganache que usaremos para decorar. Dejamos que ambas ganaches se enfríen bien (si voy con prisa la pongo en el congelador, entre 10 y 20 minutos, dependiendo de la cantidad)


Para montar la tarta vamos alternando capas de bizcocho con ganache de chocolate blanco y unos hilos de caramelo salado hasta terminar con la quinta capa de bizcocho que decoraremos con un toque de ganache de caramelo y un triángulo de chocolate blanco (yo he derretido un poco de chocolate blanco y lo he puesto en un molde de silicona, una vez frío he cortado los triángulos con un cuchillo caliente) Ya tenemos el postre listo así que espero que se animen a prepararlo y que me cuenten qué les ha parecido. 


El resto de participantes del reto son:

lunes, 7 de septiembre de 2020

Berlinas rellenas de chocolate


Esta receta la hicimos un grupo de amigas durante el confinamiento. Quedamos una tarde y con una videollamada grupal nos pusimos todas a la vez a preparar esta receta. Nos basamos en la receta de Irmina, de El zurrón de los postres, ya que cocinaba con nosotras y así podíamos preguntar dudas en directo. La verdad es que nos divertimos mucho y el resultado me encantó así que aquí te dejo los ingredientes:


Comenzamos poniendo en el bol de nuestra amasadora 200g de harina, la levadura, el azúcar y la sal. Mezclamos y le añadimos la leche tibia, la mantequilla derretida, las yemas de huevo y la vainilla. Batimos con unas varillas. Tapamos con film transparente y dejamos reposar 10 minutos a temperatura ambiente hasta que aparezcan unas pequeñas burbujas.


Pasado el tiempo añadimos el resto de la harina y amasamos con el gancho de la amasadora hasta conseguir una masa que se despegue de las paredes (si ves que la masa no se despega después de unos minutos amasando puedes añadirle 1 cucharada de harina) Una vez bien amasada dejamos tapada en un recipiente a temperatura ambiente hasta que doble su volumen.


Una vez doble su tamaño volcamos la masa sobre una superficie enharinada y la estiramos con ayuda de un rodillo hasta dejarla con 1cm de grosor. Cortamos círculos con un cortador y los colocamos separados en una bandeja de horno cubierta con papel para horno. Volvemos a unir y estirar los recortes para cortar más círculos de masa. Cubrimos con un paño y dejamos levar hasta que vuelvan a duplicar su tamaño.


Una vez doblen su tamaño los metemos en el horno precalentado a 190º durante unos 10 minutos (o hasta que se doren, todo depende de cada horno) Una vez sacado del horno, en caliente, pincelamos con la mantequilla derretida y rebozamos en azúcar. Dejamos enfriar sobre una rejilla antes de rellenar con nutella. Yo lo hice con una manga pastelera con una boquilla especial para rellenar (larga y fina)