lunes, 16 de enero de 2017

Bundt cake de canela y nueces


Esta receta venía en el envoltorio de este molde de Nordic Ware y no pude resistir la tentación de hacerlo. Además, lo preparé para alguien muy especial como regalo para el desayuno del día de su boda. Sobra decir que fue un rotundo éxito, tanto que la novia me confesó que es lo único que comió ese día antes de la ceremonia. Para prepararlo vamos a necesitar los siguientes ingredientes:


Comenzamos tamizando en un bol la harina, la levadura, el bicarbonato y la sal. En otro bol batimos la mantequilla con las varillas hasta conseguir una masa más clara y cremosa. Le vamos añadiendo el azúcar poco a poco y seguimos batiendo. Ahora es el momento de ir incorporando los huevo de uno en uno (no añadimos otro huevo hasta que el anterior esté completamente incorporado)


Continuamos batiendo mientras añadimos el extracto de vainilla y la ralladura de una naranja. Finalmente incorporamos la mezcla de la harina con la levadura y el bicarbonato en tres tandas intercalando el sour cream. Añadimos un tercio de la harina, luego la mitad del sour cream, luego otro tercio de la harina, el sour cream restante y la harina que nos quede. Todo esto batiendo hasta incorporar los ingredientes antes de la siguiente adición. 


Ahora preparamos el relleno de nueces y canela y para ello mezclamos en un bol las nueces trituradas junto con el azúcar, el azúcar moreno, la canela y el cacao puro. Mezclar bien hasta que los ingredientes estén incorporados. Engrasamos el molde de bundt con spray desmoldante y rellenamos el fondo con un par de cucharadas de masa. Añadimos un tercio del preparado de nueces y canela y cubrimos con más masa de bizcocho. Repetimos el proceso de añadir otro tercio de las nueces con la canela y cubrir con más masa hasta terminar con lo ingredientes. 


Introducimos un cuchillo y hacemos unos remolinos para que los sabores se entremezclen. Introducimos el molde en el horno precalentado a 175º y lo dejamos cocinar durante una hora o hasta que comprobemos que al pinchar el palillo nos sale limpio. Dejamos atemperar durante diez minutos antes de desmoldar nuestro bizcocho y lo dejamos enfriar completamente sobre una rejilla. Ya lo tenemos listo.


lunes, 9 de enero de 2017

Tiramisu.


ya estamos de vuelta. Estas han sido unas navidades especiales. Siempre me han gustado mucho estas fiestas y las he disfrutado a tope pero las de este año han sido agridulces. Mi padre falleció a finales de noviembre, algo que no esperábamos, y se ha notado mucho su falta. Sin embargo he intentado seguir adelante con las tradiciones, he decorado la casa, nos hemos reunido todos y he cocinado todo lo que he podido. Una de las recetas que más éxito ha tenido es este sencillo Tiramisu. En vez de usar el típico licor Amaretto he usado uno que se elabora aquí, el licor de Bienmesabe de Arehucas, todo un acierto. Para prepararlo vamos a necesitar:


Comenzamos preparando el almíbar y para ello ponemos a hervir el agua y el azúcar durante cinco minutos. Retiramos del fuego y le añadimos el café y el licor de bienmesabe. Dejamos enfriar por completo.
Ahora vamos a preparar la crema para el relleno. Batimos las yemas de huevo con el azúcar y le incorporamos el mascarpone. Seguimos batiendo hasta que no queden grumos. Montamos las claras a punto de nieve y las unimos a la crema de mascarones, yemas y huevo. Mezclamos con movimientos envolventes para que no se nos bajen las claras y comenzamos a montar la tarta. 


Mojamos los bizcochos de huevo en el almíbar (escurrimos bien para que no se deshagan) y cubrimos el fondo del molde que utilicemos (yo en esta ocasión he usado un molde rectangular desmoldante y con estos ingredientes me ha dada para dos tartas) Rellenamos con la crema, volvemos a cubrir con los bizcochos emborrachados y terminamos con la crema. Espolvoreamos con cacao puro y refrigeramos al menos doce horas (mejor si es de un día para otro) Desmoldamos y a disfrutar!!


lunes, 14 de noviembre de 2016

Albóndigas sweet & sour


Me chiflan los sabores asiáticos así que no me pude resistir a preparar estas deliciosas albóndigas con salsa agridulce. Para prepararlas vamos a necesitar: 


Comenzamos mezclando la carne con el jengibre rayado, el ajo triturado y las cinco especias chinas. Salpimentamos y le añadimos el aceite de sésamo. Mezclamos bien y formamos las albóndigas (a mí me salieron unas 24)


Añadimos un buen chorro de aceite de girasol a la sartén y freímos nuestras albóndigas hasta que queden bien doradas. Las sacamos a un plato con papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.


Para preparar la salsa ponemos en una sartén todos los ingredientes menos la maicena y el agua y removemos. Cuando comience a hervir añadimos la maicena dolida en el agua fría y mezclamos para que se integre. Añadimos las albóndigas a la sartén y le damos un hervor.


A la hora de servir podemos añadirle unas semillas de sésamo y algo de cebolleta picada, para darle algo de color. Podemos acompañarlo con un sencillo arroz tres delicias. Ya tenemos listo un plato de lo más completo. 

lunes, 7 de noviembre de 2016

Tarta de plátano y miel de caña.


Esta tarta es una versión de una tarta de Donna Hay que le hice a mi hermana Zeneida para el cumpleaños de una amiga. Queda increíblemente deliciosa así que aquí les dejo los ingredientes que necesitan para prepararla:


Comenzamos preparando el bizcocho y para ello ponemos la harina con levadura y el azúcar en un bol y mezclamos bien. En el centro de la mezcla añadimos los huevos batidos, la vainilla, la mantequilla fundida, las pasas sultanas y los plátanos molidos. Lo mezclamos todo bien.


Vertemos la masa en un molde engrasado y lo llevamos al horno precalentado a 160º durante una hora o hasta que al pinchar con un palillo nos salga limpio. Dejamos que se atempere diez minutos en el molde antes de desmoldar sobre un rejilla para que se enfríe completamente.


Montamos la nata junto con el sur cream con ayuda de una batidora eléctrica y cuando haga picos añadimos las dos cucharadas de miel de caña. Batimos hasta que se incorpore y lo pasamos a una manga pastelera con una boquilla de estrella. Cortamos el bizcocho en dos mitades y lo rellenamos con la nata. Cubrimos la parte superior con más nata y listo. 


lunes, 31 de octubre de 2016

Curry de garbanzos y calabaza.


Este es un plato sano y sabroso con el que podemos disfrutar de un buen plato de verduras. Un plato principal con sabores exóticos que nos trasladan hasta la India. Para prepararlo vamos a necesitar los siguientes ingredientes.


Comenzamos añadiendo un chorrito de aceite de oliva a un caldero grande. Cuando el aceite esté caliente le añadimos los dientes de ajo prensados y las cebollas cortadas en trozos pequeños y lo cocinamos unos diez minutos hasta que la cebolla comience a tomar algo de color.


Mientrastanto cortamos la calabaza en trozos un poco más grandes que el tamaño de los garbanzos. añadimos la pasta de curry a las cebollas y cocinamos un minuto antes de añadir la calabaza troceada, los garbanzos escurridos, la leche de coco, el coco rallado, el agua y una pizca de sal. Bajamos el fuego, tapamos el caldero y cocinamos una media hora removiendo de vez en cuando para que no se nos pegue. Si a media cocción vemos que hay mucho caldo lo dejamos destapado para que se evapore.


Al mismo tiempo que se prepara nuestro curry podemos cocinar el arroz siguiendo las instrucciones del fabricante. Pasada la media hora comprobamos que la calabaza esté tierna y que el curry tenga una consistencia espesa, si no es así cocinamos unos minutos más. En este momento añadimos los guisantes congelados y las espinacas troceadas. Apagamos el fuego y volvemos a tapar para que estos últimos ingredientes se terminen de cocinar en un par de minutos.


Servimos el curry con un poco de arroz y listo. Podemos comerlo así o acompañarlo con un poco de pan tipo naan o chapatti y disfrutar aún más sin dejar nada de este delicioso curry. Espero que os guste.


lunes, 24 de octubre de 2016

S´mores cake.


¿Sabéis lo que es el s´more? ¿No? Pues es algo muy típico en las acampadas americanas. Es una especie de sándwich hecho con dos galletas graham rellenas con una onza de chocolate y una nube tostada en la hoguera. ¿A que se os hace la boca agua? A mí si así que en cuanto vi esta receta supe que tenía que probarla. Para prepararla vamos a necesitar...


Comenzamos preparando el bizcocho. En un bol mezclamos la harina, las galletas digestive trituradas, la levadura y el bicarbonato. Lo mezclamos bien. En el bol de la batidora ponemos la mantequilla y la batimos hasta que quede cremosa. Añadimos el azúcar moreno y el azúcar blanca y batimos un par de minutos a velocidad media. 


Reducimos la velocidad y vamos incorporando los huevos de uno a uno. No añadimos otro huevo hasta que el anterior esté completamente integrado en la masa. Incorporamos la vainilla y seguimos batiendo. Incorporamos un tercio de la mezcla de la harina y las galletas y seguimos batiendo hasta integrarlas. Añadimos la mitad de la buttermilk y batimos.


Añadimos otro tercio de la harina y las galletas, el resto de la buttermilk y terminamos con la mezcla de harina y galletas. Con una espátula rebañamos los lados del bol para que todo quede bien mezclado y batimos hasta conseguir una masa cremosa y homogénea. Repartimos en tres moldes de 20cm y los metemos en el horno precalentado a 175º durante unos 40 minutos o hasta que estén cocinado.


Mientras se hace el bizcocho vamos a preparar el ganaché de chocolate con leche y para ello troceamos el chocolate en un bol apto para microondas y lo fundimos a máxima potencia durante un minuto, lo sacamos removemos con una espátula y si no se ha fundido del todo repetimos la operación añadiendo 20 segundos. Dejamos que se enfríe a temperatura ambiente mientras montamos la nata con ayuda de una batidora eléctrica.


Mezclamos la nata montada con el chocolate y la vainilla y lo mezclamos con una espátula para que no se baje la nata. Reservamos en la nevera. Ahora toca hacer la crema de nubes y para ello ponemos el agua, el azúcar y el sirope de maíz en un cazo y removemos hasta que se mezclen todos los ingredientes. Lo calentamos a fuego medio y con la ayuda de un termómetro lo retiramos del fuego cuando llegue a los 120º. Mientras tanto vamos montando las claras a punto de nieve.


Cuando las claras hagan picos suaves vamos añadiendo el jarabe poco a poco mientras continuamos batiendo hasta conseguir un merengue brillante y firme. Por último añadimos la vainilla y terminamos de batir. Una vez hecho los bizcochos y enfriados sobre una rejilla vamos a montar la tarta.


Rellenamos cada una de las capas con la ganaché de chocolate y utilizamos la crema de nubes para cubrir la tarta. Con ayuda de un soplete vamos quemando la crema para darle ese sabor característico a nubes tostadas y listo!! Es algo trabajosa de hacer pero merece la pena todo el trabajo para disfrutar de esta delicia.


lunes, 17 de octubre de 2016

Pastela moruna.


La pastela (o bastela) se ha convertido en uno de nuestros platos favoritos. No es ningún secreto que adoro las especias y sobre todo la mezcla de sabores dulce y salado. Esta receta tiene de todo eso y en cuanto vi la receta publicada en el blog de mi queridísima Teresa, de "La cocina de Tesa" me puse manos a la obra y la preparé. Menudo acierto, tanto que nos confesamos enganchados así que aquí tienen los ingredientes que necesitan para preparar esta delicia:


Comenzamos con el relleno y para ello ponemos en un caldero un chorrito de aceite. Cuando esté caliente le añadimos las cebollas cortadas en trocitos y rehogamos. Cuando comiencen a volverse traslúcidas añadimos los dientes de ajo prensados. Poco a poco iremos añadiendo las especias y removiendo par que se integren bien todos los sabores.


Añadimos los contramuslos de pollo y doramos. Cubrimos con agua y añadimos la cucharada de miel. Dejamos que el pollo se cocine a fuego medio durante media hora. Retiramos del fuego y sacamos el pollo a un plato. Dejamos que se enfríe, le retiramos la piel y lo troceamos.


Incorporamos el pollo desmenuzado al caldero y le añadimos las almendras tostadas y bien picadas. Batimos los huevos y los incorporamos removiendo bien para que la salsa quede bien espesa. Salpimentamos y añadimos cilantro y perejil bien picado. Removemos y dejamos enfriar por completo.


Para montar la tarta usamos un molde resistente al horno. Pintamos las hojas de masa philo con mantequilla derretida y las vamos colocando para que cubran el fondo y quede al menos la mitada de cada hoja colgando por fuera del molde. Cuando el fondo esté cubierto con siete u ocho hojas vertemos el relleno de pollo en su interior. 


Llevamos los bordes hacia el centro y si queda algún hueco sin cubrir añadimos más hojas de masa philo. Pintamos la parte superior con mantequilla derretida y lo llevamos al horno precalentado a 180º durante unos treinta minutos. Sacamos unos cinco minutos antes de terminar de cocinar y espolvoreamos con azúcar las y canela y dejamos que la tarta se termine de dorar. Ya la tenemos lista. Tanto fría como caliente está de vicio.