miércoles, 28 de enero de 2015

Jamoncitos glaseados con sirope de arce y naranja


Me encantan los jamoncitos de pollo desde pequeña, cuando mi madre me los preparaba con "pelotillas de limón" y suelo prepararlos de varias maneras como éstos con tomillo, ajo y limón. Para hacerlos con este glaseado vamos a necesitar:


Comenzamos limpiando los jamoncitos y para ello les quitamos la piel con ayuda de un cuchillo bien afilado.  Los salpimentamos y los ponemos una sartén con un chorrito de aceite a fuego medio alto.


Mientras se va dorando el pollo vamos a preparar el glaseado. Ponemos el zumo de naranja colado junto con el sirope de arce y la salsa worcester en un cazo a fuego alto.


En cuanto comience a hervir bajamos la temperatura a fuego medio y dejamos que reduzca tres cuartas partes, hasta que espese y quede más oscuro. 


Vamos dando la vuelta a los jamoncitos de pollo para que se doren perfectamente por todos los lados. Debemos tener en cuenta que el pollo debe quedar perfectamente cocinado así que por eso es mejor hacerlo a fuego medio.


Una vez reducida la salsa, con ayuda de una brocha de silicona, bañamos los jamoncitos con el glaseado y subimos el fuego para que se caramelicen. Cada poco les vamos dando la vuelta y volvemos a pincelar con el glaseado.


Finalmente le añadimos unas hojas de tomillo fresco y servimos acompañados de un poco de puré de papas sobre el que podemos dejar caer unas gotas de glaseado) o con papas fritas, como más os guste. Sólo queda disfrutar y chuparnos los dedos!!


lunes, 26 de enero de 2015

Financiers con frambuesas en el microondas


Una receta sencilla, perfecta para cuando nos sobran unas pocas frambuesas y no sabemos lo que hacer con ellas. este ha sido mi caso, me sobraron unas pocas frambuesas después de preparar solomillo en sala de frambuesas y como ésta receta es para dos me venía de perlas. Estos deliciosos bizcochitos se hacen en el microondas en un minuto y medio así que no hay excusa para no prepararlos. La receta la saqué de Directo al paladar. Los ingredientes para dos ramequines son:


En un bol mezclamos la harina, el azúcar glas y la levadura química, todo previamente tamizado. Le añadimos la almendra molida.


Incorporamos la mantequilla derretida y batimos hasta integrarla por completo. En último lugar le echamos por encima la clara de huevo batida (simplemente la batimos hasta que haga espuma) y removemos para que se incorpore a la masa.


Engrasamos dos ramequines y vertemos en cada uno de ellos la mitad de la masa. Colocamos por encima unas cuantas frambuesas y lo metemos en el microondas a 800W durante un minuto y medio. Lo dejamos reposas treinta segundos antes de sacarlo.


Lo servimos aún caliente y le espolvoreamos un poco de azúcar las por encima. Podemos comerlos sólo o acompañados de un poco de helado. No me diréis que no es sencillo de preparar y ya os digo yo que están buenísimos. Por cierto, aún sigo en Londres pero ya regreso mañana así que a ver si esta misma semana puedo contaros algo de mi escapada.

viernes, 23 de enero de 2015

Tagliatelle con cebolla caramelizada, portobello y queso de cabra


A esta hora estoy volando rumbo a Londres pero antes de marcharme quería dejaros una sencilla receta para este fin de semana. Esta pasta se prepara en un periquete y más si utilizamos pasta fresca. Mientras hervimos la pasta prepararmos la salsa y listo, ya tenemos una cena rápida y deliciosa hecha con algunas cosas que teníamos en la nevera. Para hacerla vamos a necesitar:


Comenzamos poniendo una cacerola con abundante agua hervir y mientras tanto vamos picando la cebolla en cuadradillos pequeños. Ponemos una sartén grande con dos cucharadas de aceite y una de mantequilla. Añadimos la cebolla y la sofreímos hasta que esté blanda y transparente.


Le añadimos la cucharada de azúcar y caramelizamos la cebolla. Añadimos un puñadito de sal al agua que está hirviendo y ponemos los tagliatelle a cocer el tiempo que recomiende el fabricante, en mi caso cuatro minutos.


A la sartén de la cebolla añadimos los champiñones portobello cortados en láminas y los saltemos mientras se cocina la pasta. Una vez salteados añadimos la mitad del queso de cabra junto con una cucharón del agua de cocción de la pasta. Removemos bien para que el queso se deshaga e incorporamos la pasta. Salpimentamos y añadimos un puñado de perejil picado.


Si vemos que la pasta se nos queda un poco seca podemos añadirle un poco más del agua de cocción. Removemos bien, añadimos el resto de queso de cabra desmenuzado y servimos inmediatamente.


Podemos rallarle un poco de parmesano y listo. Una cena deliciosa y preparada en un momento. Podemos hacer variaciones con la receta según lo que tengamos en la nevera en ese momento como sustituir los portobello por champiñones o cualquier seta que tengamos. Espero que os guste y a la vuelta ya os contaré que tal me ha ido esta pequeña escapada a Londres.

miércoles, 21 de enero de 2015

Vasitos de mousse de nutella y Ferrero Rocher


En navidad me toca preparar los postres de todas las celebraciones y teniendo en cuenta que mi padre es diabético (por lo que le hago un postre sólo para él) y es el cumpleaños de mi hermana Sonia entenderéis por qué intento simplificar al máximo. Suelo hacer postres sencillo con los que no me complique mucho y éste es perfecto para ello. Utilizo los recortes de bizcocho de chocolate que suelo tener congelados y hago una mousse de lo más sencilla. Aquí tenemos los ingredientes que vamos a necesitar.


Si tenemos un bizcocho preparado simplemente tenemos que triturarlo para hacerlo migas si no comenzamos haciendo el bizcocho de chocolate. Batimos la mantequilla blanda con el azúcar glass tamizada hasta que blanquee y quede esponjosa. Mientras hervimos el agua y la mezclamos con el azúcar moreno y el cacao sin azúcar. 



Mientras tanto vamos añadiendo los huevos de uno en uno a la mezcla de mantequilla y azúcar glass. Incorporamos la mitad de los ingredientes secos tamizados (harina, levadura y bicarbonato) y batimos hasta que se mezclen. Añadimos el agua con el azúcar y el cacao, batimos y finalmente incorporamos el resto de los ingredientes secos. Batimos bien y lo vertemos en un molde grande engrasado. 



Lo llevamos al horno precalentado a 180º durante unos cuarenta y cinco minutos. Esto dependerá del molde que usemos ya que si usamos unos redondo pequeño para hacer un bizcocho más alto necesitaremos algo más de tiempo. Una vez fuera del horno lo dejamos enfriara unos 10 minutos antes de desmoldarlo para que se enfríe completamente.



Mientras se enfría el bizcocho preparamos la mousse de nutella. Calentamos un poco la nutella en el microondas para que sea más fácil mezclarla. Montamos la nata y la batimos con la crema de nutella. Reservamos en la nevera.



Montamos las claras a punto de nieve y la mezclamos con la nata y la nutella con movimientos envolventes. Metemos la mousse en la nevera un par de horas. Para montar el postre cubrimos el fondo de los vasitos con las migas de bizcocho de chocolate. 



Rellenamos con la mousse de nutella y decoramos con Ferrero Rocher. Ya veis que es un postre bastante sencillo, sobre todo si ya tenemos el bizcocho preparado, por lo que podemos ahorrarnos bastante tiempo.


lunes, 19 de enero de 2015

Crema de espárragos trigueros


Esta es una crema deliciosa y muy sencilla de preparar para estos días de frío en los que se nos apetece algo bien calentito. Los ingredientes que vamos a necesitar para la crema son:


Comenzamos cortando los espárragos trigueros en trozos con la mano, desechando la parte dura y reservando las puntas aparte. Cortaremos los tallos por la mitad y los escaldaremos, junto con las puntas, en un cazo con agua hirviendo con sal durante un par de minutos. Los sacamos y los sumergiremos en agua fría con hielo para que mantengan el verdor. 


Ponemos una cazuela al fuego con la mantequilla y el aceite y cuando esté caliente le añadimos las cebollas y el puerro cortados en cuadritos. Rehogamos hasta que estén traslúcidos. Añadimos los espárragos (no las puntas) y la papa cortada en cuadraditos y salpimentamos. Continuamos rehogando un par de minutos más.


Añadimos el caldo y dejamos que cueza lentamente unos veinticinco minutos minutos minutos. Si al final de la cocción vemos que hay demasiado caldo, lo retiramos antes de añadirle la nata y trituramos. Lo pasamos por el pasapuré para que nos quede una crema fina y lo servimos con las puntas de espárrago, un poco de nata, cebolla crujiente y trocitos de parmesano. Simplemente deliciosa.


viernes, 16 de enero de 2015

Granola con frutos secos


Mi marido siempre desayuna con cereales así que de vez en cuando le preparo granola con frutos secos. Es muy sencilla de hacer y está buenísima. Podemos añadir todos los frutos secos que queramos, mientras más mejor. Los ingredientes que vamos a necesitar son:


Ponemos la avena en una sartén grande y la tostamos a fuego medio hasta que esté dorada. Vertemos la avena en un cuenco y le añadimos los frutos secos troceados.


Añadimos tres cucharadas de miel y removemos bien hasta que todos los ingredientes se mezclen. Servimos la granola en un cuenco y le añadimos un poco de yogur casero y algo de fruta como arándanos. Si a esta granola la acompañamos con un zumo de naranja y unas tostadas tenemos un desayuno de campeones.


miércoles, 14 de enero de 2015

Solomillo en salsa de frambuesas


En cuanto vi esta receta en Potingues y fogones supe que la haría tan pronto como me fuera posible. Me llamó mucho la atención, sobre todo la intensidad del color de la salsa. He hecho este plato en varias ocasiones ya que en casa nos encanta y he probado a hacer la salsa con frambuesas frescas y con las congeladas y he de decir que no noto la diferencia así que podemos disfrutar de este plato en cualquier época del año. Los ingredientes que vamos a necesitar son


Para preparar la salsa ponemos la hoja de gelatina a remojo en agua fría para que se hidrate. Hervimos el vino en un cazo para que se evapore el alcoholy le añadimos el agua. Agregamos el azúcar y las frambuesas y lo cocinamos hasta que la fruta se deshaga (unos 10 minutos)


Retiramos del fuego y pasamos la salsa por un colador para quitar las semillas. Volvemos a poner la salsa en un cazo y añadimos la hoja de gelatina escurrida.  Removemos a fuego lento hasta que espese la salsa.


Limpiamos la pieza de solomillo de grasa y lo cortamos en medallones gruesos. Los salpimentamos y los doramos a fuego fuerte en una sartén con un chorrito de aceite de oliva.


Para servir colocamos los medallones de solomillo y le añadimos un poco más por encima. Podemos acompañar la carne con unas papas asadas en el horno con un poco de sal, pimienta y mantequilla.  Un plato perfecto para sorprender.