lunes, 10 de febrero de 2020

Red Velvet para San Valentín


No hay una tarta que me enamore más que la red velvet. Mis hermanas siempre me la piden pero se me apetecía hacer otra receta distinta a la que tengo publicada aquí. Esta vez me he guiado por la receta que Cristina, de Un pedacito de cielo publicó en My Karamelli. Para hacerla vamos a necesitar:


Comenzamos tamizando la harina junto con la sal y el cacao y reservamos. Batimos el aceite con el azúcar y añadimos los huevo de uno en uno mientras batimos hasta conseguir una mezcla esponjosa. Incorporamos la vainilla y batimos. Añadimos el colorante al buttermilk y mezclamos para ver el color que nos quedará (si no vemos suficiente intensidad podemos añadir más colorante)


Añadimos la mitad de la mezcla que tamizamos al principio y cuando esté integrada incorporamos el buttermilk. Terminamos con el resto de harina y cacao. Mezclamos el bicarbonato con el vinagre y lo vertemos en la masa. Mezclamos hasta integrarlo por completo. Repartimos la masa en tres moldes engrasados (los míos son de 16cm) y los llevamos al horno precalentado a 180º para cocinarlos 30 minutos o hasta que al pinchar con un palillo salga limpio. Dejamos atemperar sobre una rejilla 10 minutos antes de desmoldar y los envolveremos en film trasparente para llevarlos a la nevera en caliente (así quedarán más jugosos)


Para la crema de queso batimos la mantequilla, que debe estar a temperatura ambiente, junto con el azúcar hasta que quede una crema esponjosa. Añadimos la vainilla y el queso crema bien frío y batimos un poco a velocidad baja. Para evitar que se nos corte la crema terminamos de integrar con una espátula. Rellenamos cada capa con esta crema de queso y decoramos con lo que nos ha sobrado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchísimas gracias por vuestros comentarios, me hacen mucha ilusión.
Por falta de tiempo no participo en cadenas de premios pero muchas gracias por pensar en mí.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.