lunes, 21 de enero de 2019

Cheesecake de calabaza sin horno


Esta es una de las tartas que he preparado para las pasadas fiestas y la verdad es que gustó muchísimo. Lo bueno es que no necesitamos encender el horno para prepararla y que no necesitamos de muchos cacharros para prepararla. Los ingredientes que vamos a necesitar son:



Comenzamos preparando la base de la tarta y para ello trituramos las galletas hasta hacerlas polvo y las mezclamos con la mantequilla derretida. Cubrimos la base de un molde desmontable con las galletas y presionamos con la base de un vaso hasta conseguir una capa del mismo grosor por toda la superficie. Dejamos en la nevera mientras preparamos el relleno. 


A continuación asamos la calabaza. Para ello la pelamos y la troceamos en cubitos pequeños. La ponemos en un recipiente apto para el microondas, la cubrimos con film transparente y la cocinamos entre 13 y 15 minutos a máxima potencia, hasta que quede blandita (cuidado al retirar el film que nos podemos quemar). Trituramos la calabaza y la dejamos a parte para que se enfríe.

Ponemos las hojas de gelatina a remojo en agua fría. Batimos el queso crema con el azúcar hasta conseguir una mezcla cremosa. Le añadimos la calabaza asada y fría junto con las especias y batimos hasta incorporar todos los sabores.



Calentamos la nata en el microondas y le añadimos las hojas de gelatina bien escurridas. Las removemos hasta que se disuelvan por completo y las incorporamos a la mezcla. Batimos y vertemos en el molde en donde tenemos la base de galletas. Lo dejamos enfriara en la nevera al menos 8 horas (yo lo dejo de un día para otro) antes de desmoldar y decorar con nata montada. 


2 comentarios:

  1. Además de que estará buenísima, es preciosa! :)

    ResponderEliminar
  2. Menuda pintaza...dan ganas de probarla. Saludos

    http://directoalamesa.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Muchísimas gracias por vuestros comentarios, me hacen mucha ilusión.
Por falta de tiempo no participo en cadenas de premios pero muchas gracias por pensar en mí.