lunes, 24 de octubre de 2016

S´mores cake.


¿Sabéis lo que es el s´more? ¿No? Pues es algo muy típico en las acampadas americanas. Es una especie de sándwich hecho con dos galletas graham rellenas con una onza de chocolate y una nube tostada en la hoguera. ¿A que se os hace la boca agua? A mí si así que en cuanto vi esta receta supe que tenía que probarla. Para prepararla vamos a necesitar...


Comenzamos preparando el bizcocho. En un bol mezclamos la harina, las galletas digestive trituradas, la levadura y el bicarbonato. Lo mezclamos bien. En el bol de la batidora ponemos la mantequilla y la batimos hasta que quede cremosa. Añadimos el azúcar moreno y el azúcar blanca y batimos un par de minutos a velocidad media. 


Reducimos la velocidad y vamos incorporando los huevos de uno a uno. No añadimos otro huevo hasta que el anterior esté completamente integrado en la masa. Incorporamos la vainilla y seguimos batiendo. Incorporamos un tercio de la mezcla de la harina y las galletas y seguimos batiendo hasta integrarlas. Añadimos la mitad de la buttermilk y batimos.


Añadimos otro tercio de la harina y las galletas, el resto de la buttermilk y terminamos con la mezcla de harina y galletas. Con una espátula rebañamos los lados del bol para que todo quede bien mezclado y batimos hasta conseguir una masa cremosa y homogénea. Repartimos en tres moldes de 20cm y los metemos en el horno precalentado a 175º durante unos 40 minutos o hasta que estén cocinado.


Mientras se hace el bizcocho vamos a preparar el ganaché de chocolate con leche y para ello troceamos el chocolate en un bol apto para microondas y lo fundimos a máxima potencia durante un minuto, lo sacamos removemos con una espátula y si no se ha fundido del todo repetimos la operación añadiendo 20 segundos. Dejamos que se enfríe a temperatura ambiente mientras montamos la nata con ayuda de una batidora eléctrica.


Mezclamos la nata montada con el chocolate y la vainilla y lo mezclamos con una espátula para que no se baje la nata. Reservamos en la nevera. Ahora toca hacer la crema de nubes y para ello ponemos el agua, el azúcar y el sirope de maíz en un cazo y removemos hasta que se mezclen todos los ingredientes. Lo calentamos a fuego medio y con la ayuda de un termómetro lo retiramos del fuego cuando llegue a los 120º. Mientras tanto vamos montando las claras a punto de nieve.


Cuando las claras hagan picos suaves vamos añadiendo el jarabe poco a poco mientras continuamos batiendo hasta conseguir un merengue brillante y firme. Por último añadimos la vainilla y terminamos de batir. Una vez hecho los bizcochos y enfriados sobre una rejilla vamos a montar la tarta.


Rellenamos cada una de las capas con la ganaché de chocolate y utilizamos la crema de nubes para cubrir la tarta. Con ayuda de un soplete vamos quemando la crema para darle ese sabor característico a nubes tostadas y listo!! Es algo trabajosa de hacer pero merece la pena todo el trabajo para disfrutar de esta delicia.


5 comentarios:

  1. ese corte es de lo mas tentador, que rico ! bicos

    ResponderEliminar
  2. El corte lo dice todo, menuda tarta¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. Madre mía que pinta tiene el corte! Tengo la boca hecha agua. Pero es que la tarta tiene una pinta espectacular!

    ResponderEliminar
  4. Nunca he probado a cocinar con los s`mores, pero por la pinta debe ser una delicia!

    ResponderEliminar
  5. Estoy salivando a tope frente a la pantalla......qué pinta madre mía!!!!!! Tengo que hacerlo YA!
    Besos enormes
    Ana

    ResponderEliminar

Muchísimas gracias por vuestros comentarios, me hacen mucha ilusión.
Por falta de tiempo no participo en cadenas de premios pero muchas gracias por pensar en mí.