lunes, 18 de marzo de 2019

Cookies rellenas


Si con ese chocolate chorreando no te he convencido para hacer estas galletas no se me ocurre con qué otra cosa convencerte. El sabor de estas galletas te atrapará desde el primer mordisco por lo que te recomiendo que te pongas manos a la obra porque para saborearlas en todo su esplendor vas a tener que esperar unos días. 


Son muy fáciles de hacer pero para que la galleta sea perfecta deberemos dejarlas en el congelados un mínimo de cinco días ya que en ese tiempo los sabores se han potenciado y podremos disfrutar de la cookie perfecta (lo bueno se hace esperar) Suelo preparar una buena cantidad de galletas, así siempre tengo en el congelador. Para preparar unas 24 galletas rellenas vamos a necesitar:


Comenzamos triturando el azúcar moreno. Batimos la mantequilla junto con el azúcar durante un buen par de minutos, hasta conseguir una masa cremosa. Incorporamos los huevo, que han de estar a temperatura ambiente, y seguimos batiendo hasta incorporarlos por completo.


Añadimos el queso crema y el extracto de vainilla y seguimos batiendo. Ahora incorporamos los ingredientes secos, es decir, la harina, la maicena, la sal y el bicarbonato (todo ello tamizado) y mezclamos hasta integrarlo todo. Finalmente vertemos 300 gramos de chips de chocolate (yo reservo 100 gramos para ponerlas encima de las galletas, una vez están formadas)


Hacemos una bola con la masa resultante y la envolvemos con film trasparente. La dejamos reposar en la nevera de un día para otro. Una vez transcurrido el tiempo veremos que la masa está más compacta así que es el momento de formar las galletas. Hacemos bolas de masa de 40 gramos cada una y las aplastamos con la mano.


Rellenamos la mitad de las galletas con una buena cucharada de Nutella (Nocilla o nuestra crema de cacao favorita) y cubrimos con la otra mitad de las galletas. Sellamos bien los bordes para que a la hora de hornear no se nos salga el relleno) Repartimos los 100 gramos de gotas de chocolate que habíamos reservado por la parte superior de todas las galletas.


Colocamos las galletas en bandejas y las metemos en el congelador (una vez que están congeladas yo las paso a bolsas con cierre zip) Debemos dejarlas al menos cinco días en el congelador antes de sacarlas para hornearlas. Lo bueno es que no hace falta descongelarlas antes de hornearlas sino que van directas del congelador al horno precalentado a 180 grados.


Una vez transcurrido el tiempo de congelación, precalentamos el horno a 180 grados y una vez esté caliente colocamos las galletas en la bandeja del horno dejando bastante espacio entre ellas (yo las horneo en tandas de seis galletas) y las horneamos unos 13-16 minutos o hasta que veamos que están empezando a dorarse (dependiendo de cada horno). 


Las sacamos del horno y las dejamos en la bandeja cinco minutos antes de pasarlas a una rejilla para enfriarlas por completo. Una vez estén frías las metemos en un recipiente con cierre hermético para no comérnoslas de una sentada. A disfrutar! que después de tanto esperar toca la recompensa.


3 comentarios:

  1. Hola! qué maravilla de cookies! esperamos poder hacerlas pronto y aguantar los 5 días de congelación jeje! muchas gracias por la receta! besis

    ResponderEliminar
  2. Costumo fazer mas assim com recheio nunca , tem um aspecto tão guloso.
    Adorei!
    Boa semana

    ResponderEliminar
  3. ufffff... me has dejado muerta, esto tiene que ser pecado mortal

    ResponderEliminar

Muchísimas gracias por vuestros comentarios, me hacen mucha ilusión.
Por falta de tiempo no participo en cadenas de premios pero muchas gracias por pensar en mí.