lunes, 5 de febrero de 2018

Amaretti


Estas delicadas galletas de almendra son de origen italiano además de ser el complemento perfecto para una tarde de lectura. Me encanta sentarme con un buen libro y disfrutar de un te y algo dulce mientras me meto de lleno en el relato. Son muy fáciles de hacer y para todos aquellos a los que les gusten las almendras son un vicio difícil que obviar. Para prepararlas vamos a necesitar:



En un bol ponemos las claras de huevo junto con la harina de almendras y el azúcar glass tamizado. Batimos bien hasta que se integren todos los ingredientes y finalmente incorporamos una cucharadita de licor de almendras. Revolvemos hasta que se mezclen todos los sabores y cubrimos con film trasparente. Dejamos reposar en  la nevera al menos dos horas.


Transcurridas las dos horas sacamos el bol de la nevera y vamos formando bolitas pequeñas, de unos 12 gramos cada una y las colocamos un poco separadas entre ellas en una bandeja de horno cubierta con papel de hornear. Las aplanamos un poco con la mano (muy poco para que nos queden con esta forma tan bonita)


Las llevamos al horno precalentado a 170 grados y las cocinamos unos 12 minutos o hasta que estén ligeramente doradas. las sacamos y las dejamos reposar cinco minutos antes de pasarlas a una rejilla para que se terminen de enfriar. Una vez fría las meteremos en un bote hermético para su conservación. Ya podemos disfrutar esta delicia.


1 comentario:

  1. Madre como tienen que estar esos amaretti, el corte se ve escandalosamente apetecible, solo con verlo dice como tienen que estar de ricos. Besinos

    ResponderEliminar

Muchísimas gracias por vuestros comentarios, me hacen mucha ilusión.
Por falta de tiempo no participo en cadenas de premios pero muchas gracias por pensar en mí.