lunes, 18 de abril de 2016

Snikerdoodle.


Estas galletas son un vicio, son suaves y con un delicioso sabor a canela que las hace perfectas para una tarde de esas en las que se te apetece tirarte en el sofá a leer un buen libro. Para prepararlas vamos a necesitar...


Comenzamos tamizando el un bol la harina, el cremor tártaro y el bicarbonato y dejamos a un lado. En el bol de nuestra batidora continuamos batiendo el azúcar junto con la mantequilla blanda hasta que quede una masa cremosa. Incorporamos los ingredientes secos y mezclamos bien. 


Formamos bolitas de unos 20 gramos cada una y las rebozamos en la mezcla de azúcar y canela. Las colocamos sobre una bandeja de horno cubierta con papel para hornear y las aplastamos un poco con la palma de la mano. Dejamos espacio alrededor de cada una porque en el horno crecen (yo las hice en tandas de 9) 


Las metemos en el horno precalentado a 175ª durante unos ocho minutos o hasta que comiencen a dorarse. Las sacamos y dejamos que reposen en la bandeja un par de minutos antes de pasarla o una rejilla para que se enfríen completamente. Ya tenemos un montón de galletas para disfrutar de esas tardes de morriña en el sofá.


5 comentarios:

  1. no la conocia y la verdad q te ha quedado una delicia!!! me la apunto para hacer!!!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la receta al igual que los vasitos anteriores ....es que con el dulce me tengo que dosificar .Me lo comeria todo todo ... besos las fotos preciosas ...

    ResponderEliminar
  3. No he tenido la ocasion aun de probarlas pero por los ingredientes seguro que son un acierto!
    Besotes preciosa

    ResponderEliminar
  4. se ven estupendas¡¡ con lo que me gustan las galletas¡¡.
    besos crisylaura

    ResponderEliminar

Muchísimas gracias por vuestros comentarios, me hacen mucha ilusión.
Por falta de tiempo no participo en cadenas de premios pero muchas gracias por pensar en mí.