lunes, 14 de septiembre de 2015

Chlodnik y nuestra breve visita a Polonia


Este verano también hemos visitado Polonia. Nos hacía mucha ilusión volver a ver amigos que se habían alojado en casa a través de couchsurfing y habíamos hablado tantas veces de visitarlos que en cuanto tuvimos oportunidad nos fuimos para allá. Sólo fue una semana, muy poco tiempo para ver toda la historia de este hermoso país pero suficiente para visitar algunas de sus más emblemáticas ciudades y de paso conocer algo más de su gastronomía. Fue precisamente en casa de una de nuestras amigas, Kasia, en donde probamos esta deliciosa sopa de remolacha, perfecta para los días de calor. Para prepararla vamos a necesitar:


Comenzamos triturando las remolachas junto con el kéfir o el yogur griego y la nata agria. Lavamos bien el pepino y le quitamos parte de la piel (dejamos algunas tiras verdes). Luego lo cortamos en daditos (si os hace daño porque lo repetís mucho le podéis quitar las semillas y con eso ya no tendremos ese problema) y lo ponemos en un bol. 


Troceamos los rabanitos en bastoncillos y los añadimos a los trozos de pepino. Finalmente picamos la cebolleta y la incorporamos al resto de las verduras. Rociamos todo con el zumo de un limón y lo removemos bien para que se impregnen del zumo.


Incorporamos las verduras a la crema de yogur, nata y remolacha y removemos bien. Añadimos un buen puñado de eneldo bien picado y lo dejamos en la nevera para que se enfríe bien (mejor si lo preparamos la noche anterior)


A la hora de servir podemos acompañarlo con un huevo duro cortado en cuartos y con unas rodajas de pepino y rabanito. Añadimos un poco más de cebolleta y eneldo y listo para servir. Tenemos un plato sencillo, muy colorido y fresquito para el verano. Además, está delicioso así que no dejéis de prepararlo.


Como contaba al principio sólo estuvimos en Polonia una semana, muy poco tiempo para descubrir este enorme país pero como nuestro principal objetivo era visitar a viejos amigos que habían estado en casa años atrás disfrutamos un montón de esta escapada. Comenzamos visitando el Monasterio de Jasna Gora, el más importante de Polonia y uno de los más impresionantes.


Tras esta visita recorrimos la conocida Ruta de los Nidos de Águila en la que pudimos visitar numerosas ruinas de castillos medievales.


Para terminar el día visitamos una de las atracciones turísticas más importantes de Polonia, las minas de sal de Wieliczka, inscritas en el Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Es una de las minas de sal activa más antigua del mundo y se puede hacer un recorrido a pie por parte de la mina viendo numerosas esculturas de sal.


El día siguiente fue bastante duro ya que visitamos Auschwitz, el tristemente conocido campo de concentración de los alemanes en Polonia. Lo visitamos con nuestra amiga Annia y además de la historia que todos conocemos nos contó que el abuelo de su marido estuvo detenido en ese campo de concentración y que logró huir cuando lo iban a fusilar. Aún se me pone la carne de gallina al pensar las barbaries que se cometieron en ese lugar.


Por la tarde visitamos el pueblo natal de Juan Pablo II, Wadowice en donde se puede visitar la casa en donde nació, justo al lado de la iglesia. Luego nos acercamos al Monasterio de Kalwaria Zebrzydowska, Patrimonio de la Humanidad, en donde se puede hacer un vía crucis por más de cuarenta capillas situadas en un colina. Nosotros sólo visitamos algunas de ellas.


Esa noche disfrutamos de una barbacoa con la familia de Annia y lo pasamos genial. He de decir que nos dieron a probar un montón de platos típicos y por supuesto no faltó la buena cerveza y la mejor compañía.


El día siguiente lo pasamos en Cracovia, una ciudad con miles de rincones llenos de historia y en los que se te pasa el tiempo volando sin poder verlo todo. Es una excusa perfecta para volver y más con tan buena gente como la familia de Annia. Recorrimos su casco histórico, subimos hasta su castillo visitando la cueva del dragón, caminamos por el barrio judío y probamos uno de los chocolates más deliciosos que he comido nunca.


Dejamos la casa de Annia para visitar a otra gran amiga, Johanna pero antes hicimos una parada en otra ciudad Patrimonio de la Humanidad, Wroclaw, cuyo casco histórico está invadido por pequeños duendecillos que te encuentras en los lugares más insospechados.


Esa tarde la pasamos con Johanna y su marido Omarek en Lodz. Disfrutamos paseando por sus calles y con una deliciosa cena en uno de sus restaurantes favoritos.


Nuestro último día en Polonia fue visitando a Kashia y Andrei en Varsovia. Nos tenían una sorpresa preparada ya que después de comer se nos unió un guía turístico que nos acompañó a visitar el casco histórico de Varsovia. Al final terminamos todos sentados en una terraza del centro y tomando una cerveza bien fría. Lo pasamos genial y por la noche Kashia nos preparó una deliciosa cena en la que me enseñó a preparar el chlodnik.


Como veis lo pasamos genial y lo mejor de todo fue reencontrarnos con amigos que hacía años que nos habían visitado a través de couchsurfing y con los que congeniamos muy bien.  Este ha sido un viaje muy deferente a lo que acostumbramos ya que nuestra prioridad era pasar tiempo con ellos así que seguro que volveremos.

14 comentarios:

  1. Un viaje precioso, sin duda alguna. Me gustan muchos de los platos regionales de la cocina de países de centro Europa o del norte de Europa. Italia, Francia, España etc.. tienen más variedad de productos naturales y vendemos más gastronomía, pero hay guisos, salsas y sopas muy a tener en cuenta. Para muestra tu receta. La nata agria cuesta más de encontrar en España, yo uso crême fraiche o yogur, pero no llega a ser lo mismo, son como más "dulces". Y no te digo nada de la pastelería. La primera vez en mi vida que conseguí comer un trozo de la clásica "Sara" fue en Alemania.. España no he podido nunca terminar de comerla por la cantidad de azúcar que lleva.
    Recuerdo que me trajeron el trozo de tarta que era de grande como dos veces las que ponemos aquí y pensé ¡Qué horror! Yo no me como eso ni loca. Por educación tomé un trozo y madre miaaaaa. El bizcocho se deshacia literalmente en la boca, el dulzor era suave y las almendras fresquísimas encima de una capa fina de crema batida, una mantequilla suave que no se pegaba al paladar para nada. ¡Muy rica!..
    Dan ganas de repetir estos viajes ¿Verdad?
    Un post precioso
    Saludos,

    ResponderEliminar
  2. Hola preciosa !
    Me alegra mucho saber lo bien que te lo has pasado, no es para menos, visitando esos bellos lugares pero sobre todo disfrutando de la compañía de buenos amigos, eso es lo mejor !!! Qué fotos tan hermosas !
    El colorido del plato ya entra por la vista y apetece probarlo al instante. Me ha encantado !!!
    Besinos y feliz semana.

    ResponderEliminar
  3. que viaje tan bonito, no conozco Polonia y despues de ver tus fotos creo que no tardaré ! que rica tiene que estar esta sopa ademas llena de vitaminas por todas partes, me gusta! bicos

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué fotos tan bonitas! Dan ganas de hacer la maleta en un momento y salir volando a Polonia.

    La receta me parece muy original, especialmente me llama la atención el color ¡es tan bonito!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  5. Una receta muy atractiva y apetecible con solo verla. Una semana de viaje muy completa que os ha dado bastante para ver, aunque sea un poco de Polonia.Y bonito reportaje fotográfico.
    Feliz semana
    Bss

    ResponderEliminar
  6. se ve una ciudad muy bonita, y os lo pasasteis en grande, se nota al veros, y la sopita maravillosa, que rica...Bess

    ResponderEliminar
  7. Hola guapísima.
    Sin duda Polonia es una ciudad preciosa,
    Y el plato me parece espectacular con un colorido maravilloso y sin duda riquisima
    Besinos
    El toque de Belén

    ResponderEliminar
  8. Que viaje más chulo!!! y la receta sólo viendola entran ganas de comersela
    Bss

    ResponderEliminar
  9. Que plato tan bonito queda!!!!! Además no me cabe la más mínima duda de lo rico que tiene que estar.
    Tus viajes son sensacionales eh?
    Besazos.

    ResponderEliminar
  10. Hola guapísima !!!
    Una entrada maravillosa. La receta, el color, el viaje...no tiene desperdicio.
    Desde antes del verano estoy con mi producción de kéfir a todo tren, así que me ha hecho especial ilusión ver una receta hecha con él.
    Sois dos buenos disfrutones, me alegro mucho que lo paséis tan bien.
    Besotes gordos mi niña, feliz semana.

    ResponderEliminar
  11. Preciosas la imágenes de Polonia, me has hecho un recorrido virtual, que una se queda con ganas de ir y en cuanto a la sopa, la probé una vez, pero no se me ocurrió pedir la receta, así que con la tuya ya no tengo escusa, se ve fantástica, besos
    Sofía

    ResponderEliminar
  12. unas fotos preciosas y las receta me ha encantado , gracias por compartir , besitos

    ResponderEliminar
  13. unas fotos preciosas y las receta me ha encantado , gracias por compartir , besitos

    ResponderEliminar
  14. Riquísima debe de estar! Tus fotos me encantan! Y el viaje envidia absoluta jaja un besico y feliz lunes!!

    ResponderEliminar

Muchísimas gracias por vuestros comentarios, me hacen mucha ilusión.
Por falta de tiempo no participo en cadenas de premios pero muchas gracias por pensar en mí.