miércoles, 20 de mayo de 2015

Pastelitos australianos de carne


Ya sabéis que soy una apasionada de los viajes, siempre que tenemos unos días libres y la economía lo permite pillamos un avión y nos plantamos en cualquier lugar del mundo. Aún no hemos reunido los días ni los euros que necesitamos para ir a Australia así que por lo pronto me conformo con ir conociendo poco a poco su gastronomía, como estos mini pasteles de carne tan típicos en los picnics australianos. La receta es muy sencilla y para hacerlos vamos a necesitar 


Pediremos a nuestro carnicero que nos corte la carne en trocitos más bien pequeños (de 1cm) ya que vamos a rellenar moldes del tamaño de una magdalena. En una sartén grande ponemos un chorrito de aceite de oliva y en cuanto esté bien caliente doramos la mitad de la carne (yo prefiero hacerlo poco a poco para evitar que el aceite baje de temperatura y la carne se cueza en vez de freírse)


Una vez dorada la carne repetimos el mismo proceso con el resto de la carne y reservamos. En la misma aceite añadimos la cebolla y los dientes de ajo bien picados y sofreímos hasta que la cebolla esté transparente (unos cinco minutos). Añadimos de nuevo la carne y salpimentamos.


Añadimos el laurel, el concentrado de tomate, el vino y el caldo de carne (la carne debe quedar cubierta por el líquido) Bajamos a fuego medio-bajo, tapamos y lo dejamos cocinar entre cincuenta minutos y una hora (o hasta que comprobemos que la carne está muy tierna) removiendo de vez en cuando. Si vemos que el líquido se ha evaporado mucho podemos añadirle un poco más de caldo de carne.


Cuando veamos que la carne está tierna mezclamos la maicena con el agua y se la añadimos al guiso sin dejar de remover. Cocinamos cinco minutos más, hasta que la salsa espese (ojo que cuando el guiso se enfría la salsa espesa aún más) y rectificamos de sal. Retiramos del fuego y dejamos enfriar. 


Para montar los pasteleros vamos a necesitar unos moldes para magdalenas. Los rociamos con spray desmoldante y reservamos. Estiramos la masa de hojaldre y cortamos doce circunferencias de unos 10cm de diámetro, colocamos cada disco en el molde y con ayuda de los dedos damos forma a la base de nuestros pastelitos (formamos pequeños cuencos). 


Los rellenamos con el guiso de carne y los cubrimos con unos discos de masa de hojaldre de unos 8cm. Con la ayuda de un cuchillo hacemos un par de cortes en el hojaldre que cubre nuestros pastelitos. Los pintamos con huevo batido y los llevamos al horno precalentado a 180º entre veinte y veinticinco minutos (o hasta que esté bien dorados)


Los dejamos reposar unos minutos antes de desmoldarlos sobre una rejilla y servimos calientes, aunque he de decir que fríos también estaban de muerte. Estos pastelitos nos vienen genial para una cena informal con amigos, podemos hacer el guiso de carne con anterioridad y el mismo día formar los pasteleros por la mañana y hornearlo media hora antes de consumirlos. Seguro que sorprenderemos a más de uno así que espero que os gusten.


16 comentarios:

  1. Estos pastelitos me recuerdas cuando voy a Londres, alli los probé la primera vez. La foto del pastelito con sus salsa hace rato que la veo y me encanta. Estos minipies los he hecho un par de veces a ver si me animo mas en raciónes individual me gustan mucho. Bss

    ResponderEliminar
  2. Ojalá que podáis ir pronto, a mi me encanta viajar aunque a veces no viene bien económicamente ejej...bueno estos pastelitos te diré que me han encantado, qué fáciles son y el relleno que se sale ummmm qué hambre me ha entrado ajajaj...bsts guapa

    ResponderEliminar
  3. ¡Geniales! Me encantan como te han quedado y ese relleno saliendo del interior .... Mmmmm qué rico!!!!!

    Preciosas fotos!

    B7ssss

    ResponderEliminar
  4. Debo, me ha encantado esta receta!!!!
    Me encanta la comida del mundo, Australia es un gran desconocido y enfin.... unos pastelilos de lo más apeticibles!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Xddd hija, se salen de la foto, dan ganas de comer, cosa más rica!! Me encantan los pies y todos los pasteles que lleven masa, que le voy a hacer, me pierden!!
    Probaré estos tuyos seguro!!
    Mil besos reina!!!

    ResponderEliminar
  6. Te han quedado muy buenos, y nos dejas con ganas de meterlos mano¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡besos

    ResponderEliminar
  7. Se ven deliciosos tus pastelitos, tienen una pinta estupenda, Besitos..

    ResponderEliminar
  8. Mmmmm...me pido uno, tienen que estar buenisimos!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Qué buenos!!! Me encantan este tipo de pasteles y en versión mini mucho mejor! Besiños.

    ResponderEliminar
  10. que buenos!, asi individuales me encantan! tienen una pinta deliciosa!

    ResponderEliminar
  11. Uummmmmmmmmmmmm que pintaaaaaza tienen esos pastelitos de carne madre ,mira que estoy llenita pero es ver las fotos y darme ganas de incarles el diente te han quedado de relujo.
    Bicos mil y feliz finde wapa.

    ResponderEliminar
  12. Si hay algo por lo que yo muera son por las masas y rellenas de carne, ya ni te cuento Deb, con un poco de tiempo y respiro te vengo a visitar...para dejarte mucho cariño, llevarme tus delicias!!

    Mucha buena vibra ❤

    ResponderEliminar
  13. Lo de la "carne para componer" es super madre! Me ha hecho mucha gracia, ya no hablamos así, cuando esto era así desde antes del mundo :)

    Los pastelitos, un pecado, solo hay que ver como se desparrama el relleno...

    ResponderEliminar
  14. Gracias por tu visita de esta manera he podido conocer tu blog que recetas más ricas tienes son una pasada como estos pastelitos de carne que bien te han quedado, me quedo por aquí para seguir degustando tus recetas,saludos bst

    ResponderEliminar
  15. Son unos pastelitos fantásticos, me gusta mucho esa mezcla de salado y dulce. Y además las fotos lo dicen todo. Un saludo.

    ResponderEliminar

Muchísimas gracias por vuestros comentarios, me hacen mucha ilusión.
Por falta de tiempo no participo en cadenas de premios pero muchas gracias por pensar en mí.