lunes, 12 de enero de 2015

Eggnog cheesecake


El año pasado preparé unos Eggnog mini cakes que le encantaron a mi hermana Zeneida así que este año que por fin ha conseguido pasar parte de las navidades en casa no he podido resistirme a preparar otro postre con esta deliciosa bebida. Los ingredientes que vamos a necesitar para hacer el ponche y la tarta son:



Lo primero que tenemos que preparar es el ponche y para ello ponemos la leche, la nata, la canela y la nuez moscada en un cazo y lo llevamos a ebullición. Una vez hierva lo retiramos del fuego y dejamos que se enfríe. Batimos las yemas de huevo con 100 gramos de azúcar hasta que clareen. Retiramos el palito de canela y batimos la mezcla junto con las yemas con ayuda de la batidora. 


Lo volvemos a poner el el cazo y lo cocinamos unos diez minutos removiendo de vez en cuando para que no se nos pegue. Lo apartamos del fuego y lo dejamos enfriar completamente antes de llevarlo a la nevera al menos dos horas. Batimos las claras a punto de nieve y poco a poco le añadimos el azúcar restante. Una vez estén bien firmes añadimos la mezcla que teníamos reposando en la nevera y batimos con ayuda de nuestra batidora. Ya tenemos listo nuestro eggnog casero.


Para hacer la cheesecake comenzamos preparando la base de la tarta. Forramos un molde desmontable con papel para horno. Trituramos las galletas con ayuda de una picadura o de un rodillo y las mezclamos con la mantequilla derretida y un chorrito de leche. Forramos la base de nuestro molde con esta mezcla y con ayuda de nuestros dedos vamos aplanando para que quede una base bien firme. Lo dejamos reposar en la nevera mientras seguimos preparando la cheesecake.


Ponemos el ponche (eggnog) y la maicena en un cazo a calentar. Cuando comience a burbujear por los bordes lo retiramos del fuego (no lo dejaremos hervir) y le añadimos la gelatina. Removemos bien para que se disuelva y reservamos en otro bol en el frigorífico.  Montamos la nata y reservamos.


Batimos el queso crema con el azúcar hasta que quede cremoso. Le añadimos el ponche con la gelatina y una pizca de nuez moscada y continuamos batiendo hasta que se integren todos los ingredientes. Por último incorporamos la nata montada y mezclamos con movimientos envolventes para evitar que se nos baje la mezcla. Rellenamos el molde y lo dejamos en la nevera al menos seis horas.


Pare decorar podemos espolvorear con un poco de canela y añadir unas rosas de nata montada. Listo, ya tenemos un postre delicioso par sorprender a más de uno. 

7 comentarios:

  1. oooohhhhhhhh, con los ojos como platos estoy. Me encanta el eggnog desde que lo probé hace un par de años ty ver esta tarta es una pasada. Me la he llevado directamente a uno de los primeros puestos de pendientes. Bs

    ResponderEliminar
  2. alaa que delicia de tarta de queso, se me hace la boca agua. un beso!

    ResponderEliminar
  3. Adoro cheesecakes e achei este divino.
    Boa semana
    bjs

    ResponderEliminar
  4. Me encanta la cheesecake, esta tiene muy buena pinta con esos toques de whisky y canela!

    ResponderEliminar
  5. que postre para más rico y el corte de lujo.
    bs

    ResponderEliminar
  6. Un postre 10, gracias por compartirlo guapa.Bssss

    ResponderEliminar
  7. Todas las tartas de queso me chiflan y esta tiene una textura única, qué rica

    ResponderEliminar

Muchísimas gracias por vuestros comentarios, me hacen mucha ilusión.
Por falta de tiempo no participo en cadenas de premios pero muchas gracias por pensar en mí.