lunes, 17 de noviembre de 2014

Bobotie y nuestras vacaciones por Sudáfrica


Hace un par de semanas que regresamos de nuestras vacaciones por Sudáfrica y Swazilandia. Fueron 21 días inolvidables, llenos de emociones difíciles de olvidar. Sudáfrica se ha convertido en uno de mis países favoritos y recomiendo a todo el que le guste viajar que lo visite ya que no lo dejará indiferente. Es uno de los viajes en los que más me he sorprendido, me esperaba algo totalmente diferente y he de confesar que me he enamorado, de sus paisajes, de su gente y de su gastronomía (pocas veces hemos comido tan bien y barato como en este viaje). No tenía muy claro qué receta preparar para mostraros mi viaje, no sabía si hacer un postre típico como el malva pudín (seguro que lo hago antes de navidad) o el delicioso bobotie, un plato que probamos con carne de avestruz y con carne de kudú. Esta receta es sencilla y deliciosa pero eso ya os lo cuento más adelante que ahora quiero haceros un resumen del viaje. Ha sido muy difícil seleccionar las fotos, entre más de cuatro mil es como para volverse loco pero espero que os guste.
Nuestro primer día lo dedicamos a recorrer la península del Cabo. Visitamos la playa de Muizenberg con sus preciosas casetas de colores, Kalk Bay, Fish Hoek (en donde nos encontramos con un mercadillo con comida ecológica en donde compramos algunos dulces), Boulder Beach, una preciosa playa repleta de pingüinos y el famoso Cabo de Buena Esperanza.


El segundo día en Cape Town subimos muy temprano a Table Mountain (una de las 7 maravillas naturales del mundo) desde donde se ven unas espectaculares vistas de la ciudad. El resto de la mañana lo dedicamos a pasear por el centro de la ciudad antes de dirigirnos al muelle desde donde sale el barco para visitar Roben Island, isla donde estuvo encarcelado Nelson Mandela.


Dejamos Cape Town para dirigirnos por la costa hacia Hermanus para poder ver las ballenas desde la costa (todo un espectáculo) pero antes hicimos varias paradas como la visita a las famosas bodegas Boschndal situadas en el pueblo vinícola de Stellenbosch (justo delante de su ayuntamiento nos encontramos con grandes macetas en las que habían plantadas hierbas aromáticas para preparar diversos cócteles como el blody Mary o la limonada) Continuamos hacia otra colonia de pingüinos africanos, Betty´s Bay. Pasamos el resto de la tarde sentados en la costa de Hermanus contemplando ballenas australes. Aquí podríamos haber hecho una excursión para ver el temido tiburón blanco pero al final decidimos dejarlo para otra ocasión (soy un bocado demasiado apetitoso)


Llegamos hasta el Cabo Aghulas, famoso porque es aquí en donde se unen los océanos Atlántico e Índico. Dejamos la costa para visitar Oudtshoorn, un pintoresco pueblecito plagado de granjas de avestruces. Al día siguiente visitamos las Cango Caves, unas preciosas cuevas plagadas de estalactitas y estalagmitas. A medio día paramos en Knysa, famoso criadero de ostras en donde se pueden ver unas espectaculares vistas de su laguna. Para terminar el día visitamos el Parque Nacional Tsitsikamma en donde paseamos rodeados de cascadas, apuntes colgantes, hermosas playas, ...


Desde Port Elizabeth nos dirigimos a nuestra primera reserva de animales, el Parque Nacional Addo, una reserva dedicada principalmente a los elefantes. La verdad es que no puedo explicar con palabras lo emocionante que es ir conduciendo tu coche y encontrarte con una manada de elefantes cruzando la carretera, unas cebras jugueteando muy cerca de nosotros o unos suricatos  vigilando lo que ocurre.


Continuamos nuestro camino hacia el norte del país visitando East London y Durban antes de llegar al Parque Nacional Isimangaliso en Santa Lucía en donde vimos muy de cerca cocodrilos e hipopótamos y en donde visitamos un poblado Zulú.


Los siguientes dos día los pasamos en el pequeño reino de Swazilandia en donde visitamos los Parques Nacionales de Milwane y Hlane. Aquí vimos por primera vez jirafas, rinocerontes (muy muy cerca) y leones!! Qué emocionante.


De vuelta a Sudáfrica, dedicamos tres días a recorrer parte del enorme Parque Nacional Kruger (para que os hagáis una idea, este parque mide unas once veces lo que mide mi isla) Aquí conseguimos ver los big five (elefantes, rinocerontes, búfalos, leones y leopardos) Vimos infinidad de animales como cebras, kudus, guepardos, jirafas, hienas, hipopótamos, gacelas, monos, waterbuck, licaones, 


Después de tanto animal salvaje nos dirigimos hacia la capital del país por la ruta panorama. Un camino plagado de hermosas vistas de valles, cascadas y naturaleza en estado puro. Y con tanto gasto paramos en un pequeño y antiguo pueblo construido en plena fiebre del oro a ver si teníamos suerte con nuestra búsqueda.


El último día lo dedicamos a la capital sudafricana en donde visitamos el Museo del Apartheid en donde se explica la historia reciente del país y nos hace darnos cuenta de que no hace tanto tiempo en el que la discriminación por el color de la piel se veía como algo normal. Este país está haciendo un enorme esfuerzo por dejar atrás esta historia reciente y mira al futuro lleno de esperanza.


¿Qué os ha parecido? Increíble ¿verdad? No puedo más que recomendaros que visitéis Sudáfrica, un país hermoso lleno de contrastes. Ahora vamos a por la receta.


Nosotros probamos el bobotie de carne de avestruz y el de carne de kudu, ambos deliciosos. Como me explicaron en uno de los restaurantes en el que lo comimos, hay numerosas recetas de bobotie. Como pasa con las recetas tradicionales, en cada familia se prepara de un modo distinto. Hay quien usa mermelada de albaricoque en vez de chutney, o azúcar moreno en vez de mermelada. Los condimentos que se usan varían según a quién le preguntes así que yo os traigo el bobote que más me gustó. Para prepararlo vamos a necesitar.


Comenzamos dorando la cebolla picadita con un poco de aceite de oliva. Cuando esté transparente le añadimos la carne picada y rehogamos. Incorporamos las especias, el curry, la cúrcuma, el pimentón, el jengibre fresco rallado, la hoja de laurel y el azúcar moreno. Salpimentamos, removemos bien y continuamos rehogando a fuego medio.


Incorporamos las pasas y las almendras troceadas (no muy pequeñas) y regamos con un chorrito de vino tinto. Dejamos que el alcohol se evapore antes de añadir el caldo de carne y lo dejamos cocinar hasta que el caldo se reduzca completamente.


Retiramos la hoja de laurel y ponemos la carne en un molde apto para horno. Lo cubrimos con la mezcla de los huevos batidos con un chorrito de nata y lo llevamos al horno precalentado a 200º durante unos quince minutos o hasta que se cuaje el huevo. 


Servimos el bobotie con unas láminas de plátano maduro, un poco de mermelada de albaricoque y arroz blanco. Ya tenemos un exótico y delicioso plato con el que conquistar a nuestros comensales. Espero que os guste.


23 comentarios:

  1. Buenos días Déborah. Te había perdido la pista y al ver tu blog en otro he venido rápidamente a saludarte y me encuentro además con una entrada magnífica, preciosa, ese viaje es un sueño hecho realidad. Y la receta es otra delicia, el viaje de momento no lo voy a hacer pero la receta te aseguro que si.
    Gracias por compartir una experiencia tan maravillosa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Qué viaje tan bonito y qué preciosas son las fotografías, ya se ve que fue muy completo y lo disfrutasteis a base de bien.
    No conocía esta receta, pero viendo los ingredientes que lleva estoy segura que puedo decir que si me gusta.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Que envidia de viaje! me ha encantado todo! ojalá pudiera ir algún dia! besos

    ResponderEliminar
  4. Que viaje tan bonito , que envidia, 21 dias no saco yo a mi pareja de casa ni de broma. La receta me encanta , esas mezclas de sabores son mis preferidas., besitos

    ResponderEliminar
  5. Precioso viaje unas fotos espectaculares. Ño y esta receta me la llevo que rica ummm voy hacerla. Besitos paisana

    ResponderEliminar
  6. Qué gran viaje y qué preciosas son las fotografías, esta claro que fue muy completo y lo disfrutasteis a tope.
    No conocía esta receta, pero viendo los ingredientes que lleva bueno seguro¡
    Buena semana
    bss

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué maravilla de viaje! Entran ganas de hacer la maleta y visitar Sudáfrica. Sé que esta receta me va a gustar y mucho con todas esas especias. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Uma viagem de sonho lindas fotos, eu que adoro animais mesmo sendo selvagens ia-me perder
    A receita parece-me uma delicia
    Boa semana
    bjs

    ResponderEliminar
  9. ufffff menuda pinta tiene eso!! y con lo que me gustan a mi las especias! la probaré seguro!
    Y el viaje tiene que ser una maravilla, las fotos son preciosas!
    Besos!

    ResponderEliminar
  10. Menudo pedazo de viaje os habéis pegado!! y que fotos tan bonitas te has traido!! la receta me parece estupenda también, besos

    ResponderEliminar
  11. Muchas felicidades por tu estupendo viaje, se te ve muy contenta y eso me gusta.La receta agridulce muy buena y original.Bsssss

    ResponderEliminar
  12. Fabulosa receta!! y un viaje inolvidable ya lo creo que si, las fotos son una maravilla, se os ve disfrutando a tope...Bess

    ResponderEliminar
  13. Me encantan las preciosas fotos... Dan unas ganas enormes de ir.Tenía entendido que no era recomendable viajar solos por el país pero me alegra que la situación haya cambiado...

    ResponderEliminar
  14. Me ha encantado esta plato Debo... delicioso! y el viaje qué decir... lo habéis pasado de miedo y seguro que esos lugares son fantásticos!
    Lo probaremos!

    ResponderEliminar
  15. Hola mi Debo!!!
    Me alegro muchísimo de que haya sido un viaje tan gratificante y especial..a veces las expectativas son superadas por la realidad y cuando eso sucede es maravilloso!!
    Mira que yo no es uno de los lugares que más deseo visitar, pero leyéndote me entraron ganas ;)
    De este plato si había oído hablar en un libro que tengo de cocina sudafricana..y te aseguro que viendo el tuyo estoy deseando hacerlo!!!!me encantan estas combinaciones especiadas y agridulces :)
    miles de besitos preciosa...donde será el próximo viaje???? ;)

    ResponderEliminar
  16. vaya envidia de viaje!!!! me alegro que lo hayais disfrutado tanto! la receta me la llevo que tiene una pinta espectacular besazos

    ResponderEliminar
  17. Vaya viaje!! qué fotos tan preciosas y la receta riquísima. Un fuerte abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  18. Me he puesto de todos los colores posibles de los que se pueda vestir la envidia al leer tu entrada y ver la selección de fotos de ese maravilloso viaje que os habéis hecho. ¡Menudas vacaciones!

    La receta me ha encantado ¡La prepararé seguro en casa!

    ¡Besos mil!
    losdulcessecretosdecuca.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  19. Madre mía, que buena a de ser esta receta. Creo que la voy a probar, me apetece un montón !
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Que viaje tan alucinante!!!Un recuerdo para toda la vida!! =) Y la receta alucinante!!! Un besoo

    ResponderEliminar
  21. QUE MARAVILLA ¿verdad?
    Esas son de aquellas experiencias que quedan grabadas en el mapa de nuestra piel por siempre.
    GRACIAS POR COMPARTIR TAN ESTUPENDO VIAJE))))

    ResponderEliminar
  22. Que buena pinta tiene esta comida. Bobotie!
    Tengo curiosidad en probar este plato, la combinación de mermelada plátano y carne picada es muy interesante.
    Las fotos hablan por si solas, unas vacaciones estupendas>!.
    besos

    ResponderEliminar
  23. Increíbles fotos del viaje y seguro que riquísimo el bobotie

    ResponderEliminar

Muchísimas gracias por vuestros comentarios, me hacen mucha ilusión.
Por falta de tiempo no participo en cadenas de premios pero muchas gracias por pensar en mí.