lunes, 22 de julio de 2013

Pastel de salmón para recordar las vacaciones en los Países Bálticos


Hace unas semanas estuvimos de viaje por los Países Bálticos y la verdad es que después de tanto hospital nos venía muy bien desconectar. Disfrutamos de 12 días llenos de cultura, paisajes y diversión además de disfrutar de las "noches blancas"un fenómeno en el que el sol apenas se oculta durante el verano, era una gozada estar sentada a las once de la noche tomando una cervecita con luz solar.
Comenzamos visitando Letonia para adentrarnos en el increíble Parque Nacional de Gauja, conocido como la “Suiza letona”, en donde además de los paisajes naturales visitamos lugares históricos como Cësis y Turaida. Riga, la capital, es la ciudad más grande que tienen los países bálticos. Siempre ha sido un importante centro mercantil y sus calles están llenas de reliquias medievales, renacentistas y art nouveau. Es Patrimonio de la Humanidad y su casco antiguo alberga la mayoría de edificios, monumentos, iglesias, catedrales, museos y galerías importantes de la ciudad, es impresionante perderte por sus calles. Otro de los encantos del país los encontramos en Jelgava en donde pudimos visitar su impresionante castillo, que hoy en día alberga la universidad y la Catedral Ortodoxa de San Simeón y Santa Ana. Para despedirnos de Letonia visitamos Rundale y su castillo, joya barroca erigida en plena campiña letona. Diferentes estilos confluyen en esta joya arquitectónica que tiene habitaciones-museo y unos jardines de estilo francés que son una verdadera maravilla.


El siguiente país que visitamos fue la vecina Lituania y tras cruzar la frontera nos dirigimos hacia Siauliai ya que muy cerca se encuentra la famosa colina de las cruces. Todo empezó en 1831 con los levantamientos contra la Rusa zarista. A finales del s.XIX ya había 150 cruces grandes y el número fue en aumento. Pero en 1961 el régimen comunista, obviamente ateo, desmanteló la colina aunque el pueblo ha mantenido un tira y afloja con el gobierno plantando símbolos religiosos y desmantelándolos hasta que ha quedado como la podremos ver hoy en día. Kaunas, la segunda ciudad más importante del país llegó a ser capital y esto se nota en su casco antiguo con su precioso ayuntamiento con forma de iglesia y sus antiguas murallas. Dos de las joyas del país son el Monasterio de Pazaislis una de las más maravillosas obras arquitectónicas del barroco tardío, en el norte de Europa y el castillo de Trakai construido en ladrillo rojo sobre una isla. El casco histórico de la capital, Vilnius, es Patrimonio de la Humanidad y merece la pena callejear para visitar edificios como la catedral, la universidad y su librería, numerosas iglesias de distintos estilos y el palacio real, entre otros muchos. En Kernavé pudimos visitar una serie de fortificaciones, varios asentamientos no fortificados, diversos centros funerarios y otros monumentos arqueológicos cuya datación va del Paleolítico hasta la Edad Media (miles de años de historia). La última visita en el país es Daugavpils para visitar la Catedral Rusa Ortodoxa, que es la más grande del país, conocida como la San Boris y San Glebe. 


Antes de llegar a la capital de Estonia visitamos Tartu. La ciudad está levantada en torno a la neoclásica Plaza del Ayuntamiento con su 'Fuente de los Estudiantes Besándose'. Uno de los principales atractivos de esta ciudad es su universidad, fundada en 1632. En Rakvere nos acercamos hasta su castillo en donde se encuentra uno de los símbolos de la ciudad, una estatua de un toro con una cornamenta enorme. El casco antiguo de Tallín, capital del país y Patrimonio de la Humanidad, es de las reliquias medievales mejores conservadas del norte de Europa. Sus fortificaciones, torres y callejones serpenteantes confluyen en el centro de la plaza del ayuntamiento, corazón del casco antiguo y durante siglos plaza del mercado. Es la ciudad en donde más turismo encontramos, se notan los numerosos cruceros que paran en esta ciudad, pero a pesar del bullicio de las calles principales puedes encontrar lugares tranquilos donde empaparte del ambiente.



Nuestra última parada antes de regresar fue Helsinki, capital de Finlandia y una hermosa ciudad en donde descansar antes de volver a la rutina. Tiene su centro neurálgico en la Plaza del Senado, en la que en el siglo XVII estaba el mercado, el ayuntamiento, la iglesia y el cementerio. La plaza del mercado y la catedral ortodoxa son otras de las visitas imprescindibles. Cogimos un barco para visitar la isla de Suomenlinna, bueno, en realidad son cuatro pequeñas islas unidas entre sí por puentes y es la fortaleza más impresionante del Báltico que sirvió a suecos y rusos para defender sus intereses en diversas épocas.


En cuanto a la comida, que decir. Hemos probado de todo, desde un buen restaurante en Helsinki hasta unos sandwiches en el coche pasando por una antiquísima taberna situada en los bajos del ayuntamiento de Tallín en la que en una atmósfera medieval iluminados por velas comimos sopa y empanadillas variadas acompañadas por unos pepinillos impresionantes, cerveza casera y zumo de arándanos, todo hecho con las recetas originales de hace cientos de años, toda una experiencia. Hemos probado trucha ahumada, salmón, albóndigas de reno, salchichas de jabalí, ... Recuerdo la tarde que pasamos sentados en una terraza frente al ayuntamiento de Vilnius en la que además de un par de cervezas locales nos recomendaron una tabla de quesos de la región y unos bastoncillos de pan frito con una salsa de queso y ajo que estaba para chuparse los dedos. Unos de nuestros almuerzos en Helsinki fue en el mercado, justo en el puerto. Hay numerosos puestos que ofrecen salmón, salchichas o sardinas acompañados por verduras, papas y de postre unas picotas y un helado de speculoos para rematar la jornada. Aquí nos ocurrió una de las anécdotas del viaje. La chica que nos atendió nos avisó que tuviéramos cuidado con las gaviotas pero no entendí a qué se refería hasta que una gaviota se abalanzó a por mi plato de sardinas y yo, con lo caro que me había costado el plato, me aferré a él como si la vida me fuera en ello. Mira que vimos gaviotas robando comida y para terminar su almuerzo se tiraban en picado a por los puestos de picotas (no saben nada)



La receta de hoy no la comimos en el viaje pero como el salmón estuvo muy presente no está de más poner este delicioso pastel para amenizar mi historia. La verdad es que es una receta muy sencilla y versátil ya que podemos optar por variar los ingredientes según lo que tengamos en la nevera. Esta versión es de Cocinando con catman, un blog que me encanta visitar. Aquí van los ingredientes.


Comenzamos "sancochando" (cociendo) los huevos. Cortamos en cuadraditos los tomates, los huevos duros, el queso fresco y un par de hojas de lechuga y lo ponemos en un bol junto con una loncha de salmón ahumado troceado y un par de cucharadas de mahonesa. Lo mezclamos todo bien y lo reservamos en la nevera.


Para este pastel he utilizado el pan de molde sin corteza alargado, ese que es para enrollar. Vamos haciendo capas con el pan de molde y el relleno hasta terminar con el relleno. Yo no he necesitado ningún molde para hacer este pastel, simplemente he ido cubriendo bien cada cada de pan de molde con el relleno, extendiéndolo bien para que quede uniforme.


Para decorar el pastel lo untamos con una capa fina de mahonesa y lo cubrimos con las lonchas de salmón ahumado y lo dejamos en la nevera hasta la hora de comer.  Como ya os he dicho esta receta es muy versátil ya que si no te gusta el salmón lo puedes sustituir por gambas y surimi o por atún. Podemos añadirle aguacate o pepinillo e incluso piña. Ya veis, por opciones que no quede. Sólo os falta elegir una opción y prepararlo así que ya me contaréis.


Si queréis ver más fotos de este viaje por los Países Bálticos podéis visitar nuestros álbumes en Picasaweb y para ver cómo organizamos nuestros viajes más detalladamente os dejo la dirección del blog de mi marido, Siempre juntos por el mundo.

32 comentarios:

  1. Hola!!!

    Que bonito viaje, tomo nota ahora mismo para la compra y hoy detrás de nuestro primer plato que aún no se vendrá este tuyo, ya te comentaré de nuevo, me ha encantado.......

    ResponderEliminar
  2. Una gran idea para estos días de calor, así vamos cambiando la ensaladilla y el gazpacho por algo distinto. Lo voy a probar también con jamón de york en lugar de salmón que a mi hijo eso del pescado no le hace mucha gracia. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Quñe maravilla de viaje, las fotos, los lugares, se nota que lo pasasteis genial y pudiste recargar pilas despues de lo de tu padre. el pastel de salmon, me encanta, es un clasico en mi cocina todos los veranos y el corte es impresionante! un besote

    ResponderEliminar
  4. Es un gustazo leerte guapa!!!, que ganas dan de viajar de recorrer todos los lugares que tu describes tan bien :)..yo estuve en algunos de los lugares que comentas, pero hace muuucho tiempo..me diste ganas de completar la visita!!!
    Tu pastel es perfecto, tanto que se que lo voy a hacer muy pronto,tal vez esta semana, se me antoja tan fresco y me gusta tanto el salmón!!! UMMMMMM
    muchos besitos linda viajera!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Al igual que Juana, yo amo el salmón, y este pastel es ideal...los viajes son una inspiración, siempre que puedo me estoy escapando para poder disfrutar de otros mundos, costumbres y sensaciones. Tus reportajes, porque para mi van más allá de un post, son maravillosos, nos entregas momentos llenos de felicidad y buena vibra siempre...me encanta la pareja que hacen, tan llenos de vida y recorriendo el mundo juntos...que mejor forma de alimentarse el alma y el amor.

    Me alegra un montón que les hayan gustado los tacos...y que pronto puedan disfrutarlos en directo...mil abrazos preciosa!!!

    ResponderEliminar
  6. que envidia con lo que me gusta viajar! Me voy derechita a ver mas fotos que soy muy cotilla, je je je. Y esta receta me la llevo para cenar esta noche, ñammm
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  7. que bonitas fotos! desde luego que este pastel para verano es perfecto!

    ResponderEliminar
  8. Precioso y maravillosa receta en el que me encanta esa combinacion de cocina con viajes que has realizado. Pero nunca mejor dicho he dado un viaje por tu blog y la verdad que me ha encantado bastante todo lo que he visto en el que esta muy bien estructurado todo y como no me encanta con el cariño con que lo haces, por eso te digo que me quedo por aqui y si no te importa te invito a que visites mi blog si lo deseas www.lacocinadeltiti.blogspot.com. Un saludo y encantado

    ResponderEliminar
  9. Hola Déborah, que de tiempo sin pasarme por aquí, espero que todo bien guapi y estés animada, ya veo que las vacaciones te han sentado genial. Qué bonitos esos paises, no he estado pero espero poderlos visitar pronto, yo el viernes me voy a dinamarca y luego a suecia.
    Este pastel tiene una pinta deliciosa ideal para el verano.
    Un besote,

    ResponderEliminar
  10. Además de traerte de tus vacaciones muy buenos recuerdos y fotos también te has traído una receta espectacular. Bonita, deliciosa y tentadora.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Sin duda Tallín es la joya del viaje... pero esa tarta??? esa tarta es la leche! Me encanta el salmón ahumado y aunque acabo de comer, tengo ahora mismo una gula tremenda que estoy por incarle el diente a la pantalla del ordenador... Pero que buena pinta!

    ResponderEliminar
  12. vaya delicia!!!
    estoy de sorteo en mi blog x si quieres participar.
    http://www.lacocinademou.blogspot.com.es/2013/07/sorteo-400-seguidores.html

    ResponderEliminar
  13. Que pastel mas rico! y que recuerdos mas bonitos, un viaje estupendo.Besos

    ResponderEliminar
  14. Un pastel muy rico todo lo que le has puesto me gusta besos

    ResponderEliminar
  15. Un pastel delicioso, con unos ingredientes que me encantan , las fotografías del viaje son estupendas,!!Que bonito es conocer otros países con culturas diferentes a la nuestra!!.Besos corazón.

    ResponderEliminar
  16. Hola Déborah!

    El pastel tiene una pinta buenísima y con lo fácil que es me he animado a hacerlo para este domingo que tengo invitados. ¿Para cuántas personas sería? Somos 8, quizás es mejor que haga dos, ¿no?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Y qué resultones quedan estos pasteles fríos para disfrutar al volver de la playa ¿ Verdad?. Tomo nota de tu relleno, que el mío es bien diferente. Quiero probarlo!!! Precioso y sin molde, qué bien!!!
    Enhorabuena por tan fantástico viaje!!!

    ResponderEliminar
  18. Que viaje más bonito, yo solo conozco de todo Helsinki y me encantó y la comida, probar cosas nuevas, sabores diferentes. Tomo nota de tu pastel que se ve riquísimo. Un abrazo fuerte!!

    ResponderEliminar
  19. Que delicia con lo que me gusta el salmón me lo comía todo ;)

    ResponderEliminar
  20. Qué envidia de viaje! Cuanto sitio bonito pero además pedazo receta, los pasteles de salmón me encantan, así que una entrada perfecta!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  21. Seguro que lo pasásteis genial...menudo viaje más bonito a juzgar por las fotos y veo que comisteis bien ejej...bueno a lo que voy, este pastel me encanta porque el salmón me gusta muchísimo así que me llevo tu receta. besitos guapa

    ResponderEliminar
  22. HOla Deborah que viaje mas bonito me encanta las fotos preciosas el pastel de salmor riquisimo me encanta
    Tienes un premio en mi blog de agradecimiento por vuestros comentarios y lo geniales que sois conmigo solo tengo agradecimientos para todos
    http://eltoquedebelen.blogspot.com.es/2013/07/cupcakes-mariposa-premios-y-vacaciones.html
    !!!! besinos !!!!
    El toque de belen

    ResponderEliminar
  23. Que envidia de viaje, os lo debisteis pasar estupendamente. Asi que si con este pastel tan bueno os lo recuerda debe estar aún mas bueno de la pinta que tiene.
    Besines

    ResponderEliminar
  24. Ay!, que pasada de vacaciones, de cocina y de todo, menuda receta nos enseñas, con este relleno seguro que esta muy bueno. Te la copio.

    ResponderEliminar
  25. Hay que ver cómo te cunden los viajes. Qué guay.

    El pastel con el salmón es que guiña el ojo nada más verlo. Y para los calores, aciertazo.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  26. Mi querida amiga, que entrada mas amana, y entretenida, me la he leido de principio a fin, y que viaje, como bien dices lleno de cultura y cosas maravillosas, que castilloas has visto, es de esos viajes que jamas olvidaras, y lo que tampoco se puede olvidar es este rico pastel, que aunque no lo tomaras en el viaje, viene de cine con tu entrada, tiene una pinta espectacular. Mil besicos preciosa

    ResponderEliminar
  27. Hola, he dado con tu blog y me ha encantado, me quedo por aqui, y te invito a que visites el mio, http://madamenaroa.blogspot.com/un saludo enorme desde Uruguay

    ResponderEliminar
  28. Me he empapado de lo lindo con tu entrada. Ya te vi por facebook y luciéndote entre tanta estampa bonita. Todo lo que he oído comentar sobre estos paises es realmente bonito y produce mucho interés en ir a visitarlos. Yo tengo una larga lista; imagino que como la de muchos, y pasarán años y años hasta poder visitar al menos la mitad de una cuarta parte para que se haga realidad el sueño. Leer entradas como la tuya no hacen más que confirmarme que merece la pena visitarlos.

    Sobre el pastel, muy socorrido, fácil y completo. Una ensaladita y ya tienes lista una comida o una cena.

    Un beso y feliz finde!

    ResponderEliminar
  29. Hola guapísima, acabo de llegar de vacaciones y estoy poniéndome al día. Madre mía que viaje tan interesante, tiene que ser una pasada visitar los paises bálticos. Unas fotografías preciosas.
    En cuanto al pastel de salmón que te voy a decir, si me chifla el salmón ahumado. Solamente tendré que adaptarla para prepararla en versión mini porque en mi casa el salmón ahumado es solo para mi. Te ha quedado precioso y vistosísimo.
    Un besooo

    ResponderEliminar
  30. Hola Déborah!
    Gracias por la visita y por quedarte!Yo sigo tu blog desde hace tiempo,y la verdad es que me encanta aunque no te comente siempre!!!
    Que maravilloso recorrido nos has hecho por los Países Bálticos, se nota que lo has pasado de maravilla.
    Y que decirte del pastel de salmón me encanta,es estupendo para estos días de calorcito, además de queda precioso.
    Un besote!

    ResponderEliminar
  31. Que placer esta receta, me encantan los ingredientes, besicos

    ResponderEliminar
  32. Que buenísima pinta tiene este pastel, además me gusta mucho el salmón.
    Besos

    lagalletarota.blogspot.com

    ResponderEliminar

Muchísimas gracias por vuestros comentarios, me hacen mucha ilusión.
Por falta de tiempo no participo en cadenas de premios pero muchas gracias por pensar en mí.