lunes, 5 de marzo de 2018

Granola


El desayuno es la comida más importante del día, con ella nos recargamos las pilas para la jornada que nos queda por delante. Para mí, el desayuno completo tiene algo de fruta fresca, algún lácteo y cereales pero para que sea perfecto tiene que haber algo dulce así que esta granola cumple dos funciones en mi desayuno, me aporta energía y sobre todo ese toque dulce que necesito para activarme. Para prepararla vamos a necesitar:


Ponemos en un bol grande la avena junto con la canela, las pipas de calabaza, la chía, el lino dorado, las almendras y las avellanas. Podemos cambiar los frutos secos que le añadimos por los que más nos gusten. Remo vemos y le añadimos el sirope de arce y el aceite de coco derretido.


Removemos bien y lo transferimos a una bandeja de horno cubierta con papel para hornear. Lo llevamos al horno precalentado a 175º durante treinta minutos. Cada diez minutos sacaremos la bandeja del horno y removeremos para que la granola no se quede apelmazada. Los últimos cinco minutos añadiremos el coco en escamas para que se tueste. 


Una vez esté la avena tostada la sacamos del horno y la dejamos enfriar por completo. Le añadimos las pasas y los arándanos deshidratados antes de pasarla a un recipiente hermético para su conservación. Ya tenemos una dulce y crujiente granola casera lista para el desayuno.



1 comentario:

  1. Puede ser más completo y rico...jeje ...me encanta.bs

    http://directoalamesa.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Muchísimas gracias por vuestros comentarios, me hacen mucha ilusión.
Por falta de tiempo no participo en cadenas de premios pero muchas gracias por pensar en mí.